Trump contemplaría sanciones a República Dominicana en el DR-CAFTA, por vínculos con China

También se estudiaría sancionar a El Salvador y a Nicaragua. La preocupación con El Salvador y República Dominicana es si sus posiciones en el DR-CAFTA le han dado a China acceso a los mercados de los Estados Unidos. De Nicaragua, preocupa el deterioro de la democracia
Servicios de Acento.com.do - 9 de enero de 2019 - 5:05 pm - Deja un comentario
Foto: Acento.com.do/Archivo/Donald Trump.

WASHINGTON, Estados Unidos.-Después de concluidas las negociaciones para reformar el Tratado Comercial de América del Norte (TLCAN), entre Estados Unidos, México y Canadá, el presidente Donald Trump tiene su vista puesta en el Tratado de Libre Comercio de EEUU, con República Dominicana, Nicaragua, El Salvador, Guatemala, Honduras y Costa Rica (DR-CAFTA), con posibles sanciones a los gobiernos dominicano, salvadoreño y nicaragüense.

La preocupación con El Salvador y República Dominicana es si sus posiciones en el DR-CAFTA le han dado a China acceso a los mercados de los Estados Unidos.

En un texto escrito por Franco Ordoñez (*) para McClatchy DC Bureau (www.mcclatchydc.com), se explica que los motivos para posibles sanciones, que podrían llegar hasta la expulsión del DR-CAFTA están relacionados con las recientes relaciones diplomáticas y políticas de República Dominicana y El Salvador con la República Popular China. En el caso de Nicaragua, a la administración Trump le disgusta que el gobierno de Daniel Ortega se haya salido del carril democrático y continúa beneficiándose de las relaciones comerciales con los Estados Unidos a través del DR-CAFTA.

Explica que ahora que la administración de Trump ya ha renovado el Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte, está echando un vistazo a la expulsión de los países clave de su pacto hermano, el Acuerdo de Libre Comercio de América Central.

“Los funcionarios de Trump están analizando muy de cerca el pacto firmado en 2005 con seis naciones latinoamericanas para ver si pueden impedir que Nicaragua, República Dominicana y El Salvador mantengan el acceso preferencial a los mercados de Estados Unidos sin perturbar el resto del acuerdo”, indica el escrito.

Cita a funcionarios de la Casa Blanca que expresan gran preocupación por el desplazamiento de Nicaragua hacia el “autoritarismo” y los “cuestionables” lazos de El Salvador y República Dominicana con China.

“Como Estados Unidos ha dejado claro, no permitiremos que nuestros acuerdos comerciales, incluido el CAFTA-DR, se conviertan en puertas traseras para beneficiar a las economías que no son de mercado y a los actores represivos en la región”, resalta.

La administración Trump todavía tiene muchos análisis difíciles por hacer. Los funcionarios deben encontrar un mecanismo para eliminar a Nicaragua y República Dominicana del acuerdo. No existe ninguna cláusula de democracia específica en el acuerdo, pero se podría argumentar asunto de seguridad nacional

Eliminar a los tres países de CAFTA o CAFTA-DR no necesariamente les impedirá vender productos a Estados Unidos, pero estarán sujetos a aranceles más altos que estaban vigentes antes de que se firmara el acuerdo de 2005.

El hecho de que Estados Unidos esté cambiando sus miras al acuerdo de Centroamérica no es necesariamente una sorpresa. Desde que el presidente Donald Trump anunció planes para volver a trabajar en el TLCAN, los líderes de todo el hemisferio occidental esperaban que la administración finalmente prestara atención a sus acuerdos y aplicara cambios similares. El NAFTA sirvió como una plantilla para el resto de los 11 acuerdos de libre comercio en América Latina.

“Nicaragua, El Salvador y la República Dominicana también son países que se han encontrado a sí mismo recientemente en el punto de mira de Trump”, subraya.

Recuerda que la administración Trump ha estado imponiendo sanciones y aumentando la presión económica y política sobre Nicaragua a medida que el gobierno de Ortega ha aumentado su poder autoritario.

Asimismo, indica que la administración llamó a consulta a sus embajadores de El Salvador y la República Dominicana el año pasado después de que los dos países rompieron relaciones diplomáticas con Taiwán para acercarse a China, un adversario comercial de Estados Unidos que la administración ha acusado de “actividad económica depredadora”.

El CAFTA nunca fue solo sobre el comercio

El escrito precisa que cuando el Congreso ratificó el acuerdo, el presidente George W. Bush lo declaró como una manera para que Estados Unidos apoyara la democracia y la reforma económica después de años de guerra civil e insurgencias comunistas.

“Una parte del mundo que una vez se caracterizó por la inestabilidad y la dictadura ahora ve su futuro en las elecciones libres y el libre comercio, y no debemos dar por sentado estas ganancias”, dijo el presidente George W. Bush en ese momento. “Al transformar nuestro hemisferio en una poderosa área de libre comercio, promoveremos la gobernabilidad democrática y los derechos humanos y la libertad económica para todos”.

Eric Farnsworth, quien estuvo involucrado en las negociaciones del TLCAN como funcionario con el Representante de Comercio de los Estados Unidos y luego fuera del gobierno impulsó el CAFTA, dijo que tiene sentido que los Estados Unidos quieran echar un segundo vistazo a si Nicaragua debería continuar recibiendo el acceso a los mercados de Estados Unidos después de que se haya “salido de la pista de la democracia”

El comercio es una herramienta, pero no una panacea”, dijo Farnsworth, quien ahora es vicepresidente del Consejo de las Américas en Washington. “La pregunta es: ¿nos está llevando al impacto que buscamos o está brindando un sustento económico a una dictadura autoritaria? Eso es lo que tenemos que examinar detenidamente “.

La preocupación con El Salvador y República Dominicana es si sus posiciones en el CAFTA le han dado a China acceso de puerta trasera a los mercados de los Estados Unidos.

Asimismo, la administración Trump ve la firma de la Iniciativa de la Nueva Ruta de la Seda de China, el programa global de préstamos, como una trampa de deuda que alimenta una mayor dependencia económica.

El gobierno del presidente Donald Trump envió una señal clara con el NAFTA revisado sobre sus intenciones para China.

“Uno de los elementos quizás más significativos, pero menos conocidos, del nuevo Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá, es una pequeña sección del texto que permite a Estados Unidos retirarse del USMCA si un país busca un acuerdo de libre comercio por separado con un ‘país que no es de mercado’, el cual se considera en gran medida como una advertencia contra la búsqueda de acuerdos de libre comercio separados con China”, explica.

“No es una conexión formal en el sentido de que lo que sucede en el NAFTA está relacionado con el suyo, pero es el mismo impulso”, dijo Eric Miller, un asesor comercial que trabajó para el gobierno canadiense y que continúa asesorándolos sobre las negociaciones. “Lo que es fundamentalmente es que a Estados Unidos le preocupa la creciente influencia china en el hemisferio. Y están mirando todos los instrumentos que tienen para aprovechar esa influencia “.

La administración Trump todavía tiene muchos análisis difíciles por hacer. Los funcionarios deben encontrar un mecanismo para eliminar a Nicaragua y República Dominicana del acuerdo. No existe ninguna cláusula de democracia específica en el acuerdo, pero se podría argumentar asunto de seguridad nacional

“Nadie podría imaginar que se produciría un colapso en los países de la firma”, dijo José Cárdenas, quien se desempeñó en el Consejo de Seguridad Nacional bajo George W. Bush y habla regularmente con funcionarios de la administración de Trump.

Miller no ve un mecanismo fácil para expulsar a los tres países, pero dijo que eso se puede hacer. Una forma, dijo, sería que los funcionarios los suspendieran por motivos de seguridad nacional.

“Un objetivo de seguridad nacional se está convirtiendo en la nueva justificación favorita de este gobierno para cualquier cosa relacionada con América Latina”, dijo Miller.

Cárdenas dijo que la administración también debe tener cuidado de que cualquier cambio afecte a los líderes del gobierno y no a los ciudadanos a quienes quieren proteger.

“Es la decisión más difícil para los políticos”, dijo Cárdenas. “Cómo responder a la crisis en Nicaragua sin empeorar las vidas de los nicaragüenses comunes. Pero no puedes apartarte “.

*Franco Ordoñez es corresponsal de la Casa Blanca en McClatchy Washington Bureau con un enfoque en inmigración y asuntos exteriores. Anteriormente cubrió asuntos latinoamericanos para el Miami Herald y El Nuevo Herald. Se mudó a Washington en 2011, después de seis años en el Charlotte Observer cubriendo inmigración y trabajando en proyectos de investigación para el Charlotte Observer.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.