Para la comprensión de una obra de arte en contextos históricos

Odalís G. Pérez - 6 de diciembre de 2018 - 12:07 am - Deja un comentario

En la travesía lineal, cronológica, material y cultural la historia del arte occidental, oriental o medio-oriental aparece caracterizada como una travesía donde las imágenes están ligadas a la historia de los cuerpos, los documentos de saberes especiales y las formas artístico-culturales; lo que significa que la creación artística se reconoce localizada en  tiempo, espacio y sociedad. Este proceso habrá de constituir estructuras de la representación artística contextualizadas en una determinada movilidad sociocultural y en una coyuntura pública, económica, antropológica, religiosa y simbólica, entre otras.

Es por eso que la cristiandad occidental y sus vertientes han construido y representado a través de símbolos y signos fuerzas alegóricas y tópicos visuales, donde la mirada y el quehacer del sujeto histórico y cultural desarrolla sistemas de representación y producción propios de relaciones artísticas y economías simbólicas visibles en la dinámica misma de las creaciones culturales.(Véase, en este sentido, las explicaciones de Hans Belting: Florencia y Bagdad. Una historia de la mirada entre Oriente y Occidente, Eds. Akal, Madrid, 2012).

Así las coas, el arte de la baja y en alta cristiandad se ha apoyado en dominios tradicionales de conocimientos: matemáticos, ópticos, filosóficos, geográficos, cosmológicos, meteorológicos, anatómicos y otros saberes que encontramos en las obras de arquitectos, pintores, escultores, ingenieros y proyectistas; profesiones que en la época del humanismo, así como en el alto y bajo Renacimiento dieron lugar a una cultura que hizo posible la primera modernidad en la geografía espiritual y social europea.

Todo lo que en este sentido ocurrió se creó como producto de la indagatoria social, formando parte de una realidad artística que involucró a muchos artistas como científicos, poetas, viajeros, historiógrafos y otros creadores que fomentaron un orden cultural donde el arte influyó como condición sensible y filosófica.

Se podría decir que la travesía artística localizada en tiempo y espacio fue dada a conocer en los centros, escuelas, universidades, que se hicieron eco y espacio de la creación artística, haciendo que  la profesión del artista en la modernidad se reconociera como un modo de vivir y de reflejar o revelar el mundo.

Los diferentes manuales de artistas, diarios, historias, indagatorias y biografías se convirtieron en fuentes para el estudio y la investigación de los diversos oficios y modos de vida artísticos. Lo que hará necesaria la legitimación de las profesiones artísticas, de los quehaceres  creadores y liberales.

La noción de modelo y estado de representación implica también la noción de estilo y la forma que veremos en la pintura, la arquitectura, el dibujo y la escultura. Esto quiere decir que el concepto de representación será hasta el siglo XIX un concepto-eje taxonómico y referencial donde la creación artística será afirmada por el artista, su lenguaje y su modo especial de plasmar los objetos, las fases creadoras, las imágenes  y las visiones artísticas.

Todo lo anterior se fundamenta en el concepto de modelo de investigación, tipo, ley y canon. Lo que quiere decir que el arte presenta formas, funciones y soluciones, debido a que el estatuto de la creación artística hace posible el ente mismo de la creación y el tipo activo de la visión estética; todo lo cual indica una especie artístico-visual y un conjunto o conjunción de signos, contextos, contenidos y  técnicas asumidas en el orden creacional y cultural.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.