El Sol Naciente

Libre o esclavo por siempre

En mi costumbre inveterada de arribar a mi hogar con fundas de alimentos compradas en Supermercados, como un impulso del que no me puedo desprender a manera de hábitos( los hábitos son dueños del mundo por su automatismo), suelo al abrir la puerta vociferar:  «aquí llego el esclavo». Me miran con asombro los familiares y quizás no entiendan la simbología del porque de esta frase. También probablemente tampoco algunos de ustedes, mis estimados lectores.

El hombre se cree libre ( quiero decir ser humano, que incluye la mujer) pero por doquier abunda la esclavitud. En Guillermo Hegel ( filósofo alemán creador de las leyes dialécticas) en su obra la Fenomenología del Espíritu, nos comenta el dilema entre el amo y el esclavo, situando al amo como esclavo de su conciencia que no llega a comprender en su mente infeliz de que el otro ha de ser libre; ambos esclavos cada uno en su contexto situacional relacionado socialmente.

Libre y esclavo son dos caras de una moneda que circula con sus dos caras a cuestas, como pasa con la traviesa vida del humano; el se cree libre en todos sus antojos y voluntad, no se da cuenta racionalmente de que estamos sometidos a vicisitudes, presiones, obligaciones, responsabilidades, exigencias de competencias de las que no podemos obviar nuestros compromisos; la libertad asociada a ser libre lo proclamo Enmanuel Kant: el ser humano tiene un límite y ese límite se supedita a una voluntad que no puede desplegar todas sus impulsiones, todos sus deseos; existe entre los seres humanos en sociedad como nos dijera J. Jacobo Rousseau un » Contrato Social», como titula su obra.

Cuando nos paramos ante la vitrina de una tienda miramos con dubitación cual mercancía comprar, entonces aparece la condición del límite: ¿ es el objeto necesario, o es un deseo?.Es ahí el problema del límite. La voluntad se mueve entre el dilema de una libertad de acción y un compromiso desviado a esa misma condición, diferenciado a opciones diversas que nos impone la cultura, la educación y nuestros propios intereses personales y sociales. Tal como se manifiesta en el impulso consumista de este Black Friday en las tiendas de Estados  Unidos y República Dominicana, donde los clientes asaltan los escaparates de los negocios a son de una danza colectiva frenética.

Lo mejor que puede suceder es que el sujeto se sienta libre, pues ya esa misma pre-condición lo hace libre y en consecuencia su voluntad se realiza supuestamente con toda la fuerza de su libre albedrío, sin barreras que se le interponga. En mis análisis y la experiencia en tertulias con relacionados, nadie se proclama esclavo en serio, aunque vivimos sometidos a toda suerte de constricciones y limitaciones, que dudamos de una voluntad libre a toda costa; porque la voluntad se encuentra mediada por factores que escapan a su despliegue particular; factores sociales, culturales, educativos y políticos: la voluntad posee un alto ingrediente social, por eso en un juego deportivo la estrategia es de equipo, no individual, ni siquiera pesa más el alto porcentaje personal de un jugador ( véase Basquet Ball NBA), donde no siempre gana el equipo del mejor jugador en porcentaje de encestador, rebote o defensa.

Ahora bien, cuando las voluntades se armonizan en la búsqueda de una causa y se orientan en la misma dirección porque los intereses comunes o cardinales nos creemos salen premiados y los resultados serían óptimos a nuestra voluntad común de equipo, colectivo, o nación; la libertad encuentra la mejor circunstancia de cristalizar sus ideales y su objetivo para emprender la tarea que se ha propuesto construir como tal.

Posiblemente merme la condición de esclavitud entre los miembros del colectivo en función de la reciprocidad e intercambios que se produce entre los mismos, siempre y cuando una de las partes no se imponga y manipule los factores en común que se negocian o se equilibran  con voluntad de los componentes involucrados. Pero para eso hace falta educación, conciencia crítica, institucionalidad y aplicación de sanciones a todo tipo de violación que pueda deteriorar el equilibrio social y la preservación de la justicia social consagrada en la Constitución.

Reconozco que en una sociedad capitalista es muy difícil lograr ese equilibrio de los miembros sociales que las integran: por caso empresarios, trabajadores, profesionales, clase media, etc.. Se quedan con la mayor parte los empresarios, bajo el esclavizante criterio de que » generamos la riqueza invirtiendo nuestro capital», aunque sabemos de que el capital sin producción y sin circulación, terminaría agotado, convertido en moho en una caja fuerte, esclavo de su propia pretensión y de ahí que se hable de la libre circulación y del libre capital que nos termina esclavizando.

Libre y esclavo permanecerá el hombre, no podrá despojarse en su existencia de ese dilema por más discursos de derechos humanos, doctrinas religiosas y espirituales o corrientes filosóficas desfilen en el decurso de la historia: seguiremos sufriendo esa pre- condición con que nos doto la naturaleza humana. Una cuestión que embriaga a los pensadores en todo tiempo y no se agota en la curiosidad persistente de sus páginas producto de sus reflexiones, ubicando estos problemas humanos, tan deshumanos, ahora en la vanidad, en el egoísmo del individuo; otrora, en la naturaleza inherente del sistema de explotación y la ambición por acumular riquezas y poder de la elite que detenta los resortes del Estado.

encuesta

¿Cree usted que legisladores de oposición y leonelistas aprobarían reforma de la Constitución para la reelección de Danilo Medina?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.