Desaparición de Jesús de Galíndez podría torpedear el informe de Mueller sobre la campaña de Trump y Rusia

Foto: Abogado especial Robert Mueller

Por JOSH GERSTEIN/Traducción Iván Pérez Carrión

Un caso judicial poco notorio derivado del aparente asesinato de un profesor de la Universidad de Columbia hace seis décadas podría impedir que el abogado especial Robert Mueller publique información sobre la campaña de Trump y Rusia que obtenga mediante un gran jurado de Washington.

El fondo del caso no tiene ninguna relación con la investigación de Mueller sobre si alguno de los asociados del presidente Donald Trump ayudó a los esfuerzos de Rusia para intervenir en las elecciones de 2016.

Pero si un tribunal de apelaciones de Washington que se dispone a escuchar el caso relacionado con asesinatos el mes próximo se alinea con el Departamento de Justicia y falla que los jueces no tienen la libertad para divulgar información del gran jurado, que generalmente se mantiene en secreto, podría aplicarle una llave inglesa a cualquier plan que tenga Mueller de emitir un informe público sobre los hallazgos de su investigación, dijeron los abogados después del problema.

Jesús Galíndez

E incluso podría evitar que el asesor especial envíe un informe al Congreso, lo que haría tambalear las esperanzas de los demócratas de que un documento de este tipo pudiera proporcionar el ímpetu para el proceso de acusación contra el presidente.

«Es un ´sleeper case´, un caso dormido, dijo el profesor de Derecho de Harvard Alex Whiting. «Si el Circuito D.C. aceptara los argumentos del Departamento de Justicia (…) eso tendría potencialmente enormes implicaciones para el futuro de la información de la investigación de Mueller. Podría cerrar un camino por el cual esa información se haga pública».

El caso en la corte de apelaciones fue presentado por el abogado y autor Stuart McKeever, quien ha pasado décadas investigando la desaparición de Jesús Galindez, un profesor universitario de Columbia y activista político que desapareció en la ciudad de Nueva York en 1956. Su cuerpo nunca fue encontrado, pero son indicios de que fue secuestrado y llevado República Dominicana, donde puede haber sido asesinado.

El misterio no resuelto de 62 años, que también tiene que ver con la muerte de un piloto estadounidense y dos juicios en Washington de un hombre acusado de ser un agente de República Dominicana no registrado, es tan colorido y complicado que inspiró una película de 2003 protagonizada por Harvey Keitel, El expediente Galíndez.

McKeever, de 82 años, quiere que un juez divulgue el testimonio secreto dado a un gran jurado basado en el DC que investigó la desaparición de Galindez. Pero el Departamento de Justicia argumenta que los jueces no tienen «autoridad inherente» para divulgar dicha información a menos que caiga bajo las exenciones aprobadas por el Congreso, que no se aplican en el caso Galindez, o en muchos otros, incluida la posible investigación de Mueller.

«He estado casi 40 años viajando para contar esta historia», dijo McKeever el domingo en una entrevista telefónica desde su casa en Carolina del Sur. «El Departamento de Justicia no quiere que este caso rompa la represa».

Los argumentos en el caso de McKeever el mes próximo se llevarán a cabo en el Tribunal de Apelaciones del Distrito D.C. en Washington, dos pisos por encima de donde se reúne el gran jurado de Mueller.

Un vocero de la oficina de Mueller se negó a comentar si su equipo está rastreando el caso McKeever, pero un abogado que siguió de cerca la investigación Trump-Rusia dijo que los aliados de Mueller están al tanto de los problemas que el caso McKeever podría causarle al abogado especial.

Rafael Leónidas Trujillo

«Hay personas que están interesadas en las opciones abiertas para Mueller y su investigación, que reconocen el significado potencial de este caso», dijo Philip Lacovara, un abogado que se desempeñó como fiscal en el equipo de abogados especiales de Watergate. «Esto podría complicar las cosas, realmente».

Si los demócratas ganan el control de la Cámara en noviembre, todo el debate probablemente sea académico. En ese escenario, el Comité Judicial de la Cámara podría citar cualquier informe como parte de una investigación de acusación. Un juez probablemente aprobaría esa solicitud debido a una decisión del Circuito D.C. en 1974 que aprobó la transmisión de un informe a la Cámara sobre las acciones del presidente Richard Nixon en Watergate.

Es que, si los republicanos mantienen la Cámara de Representantes, y no hay tal citación judicial, la decisión de McKeever podría adquirir una mayor importancia. Lo que está en juego es una norma de la corte federal que rige el secreto del gran jurado y establece varias excepciones que permiten la divulgación. No hay exención en la regla que autorice explícitamente un informe al público o al Congreso para su posible uso en los procedimientos de acusación.

La ley utilizada para designar consejos independientes en los años 80 y 90 tenía una disposición para tal informe al Congreso y fue el mecanismo utilizado para el informe de 1998 que condujo a la impugnación del presidente Bill Clinton.

Sin embargo, esa ley expiró en 1999. Mueller fue designado bajo las normas del Departamento de Justicia que son similares al estatuto anterior, pero no hay ninguna disposición en esas reglas que garantice que el testimonio secreto del gran jurado pueda hacerse público, como había bajo la antigua ley de asesores independientes.

El abogado de Trump, Rudy Giuliani, ha dicho que la oficina de Mueller está preparando un informe sobre sus hallazgos, pero el mecanismo exacto por el cual se divulgaría no está claro. Los expertos en el secreto del gran jurado dicen que la suposición pública de que Mueller puede simplemente publicar sus conclusiones podría estar equivocada, especialmente, si la corte de apelaciones se alía con el Departamento de Justicia en el caso McKeever el mes próximo.

Libro de Stuart Mckeever

«La cuestión de cómo la información obtenida por Mueller en su investigación finalmente se hará pública es apremiante, y es un asunto complicado», dijo Whiting.

Más para el drama político en torno al caso McKeever: los jueces sorteados para decidirlo. El panel de tres jueces anunciado por el tribunal la semana pasada se inclina a los republicanos, lo cual es inusual, ya que la mayoría de los jueces activos del Distrito D.C. son demócratas. Además, el panel incluirá a la única persona designada por la corte de apelaciones, el juez Greg Katsas. También asignados al caso, el juez Douglas Ginsburg, designado por Reagan, y el juez Sri Srinivasan, designado por Obama.

El caso McKeever ya está afectando a otra pelea de divulgación políticamente sensible: una solicitud pendiente de CNN para acceder a los registros de varias batallas judiciales ante el gran jurado durante los años de Clinton.

La semana pasada, el Departamento de Justicia aceptó publicar un informe maestro especial de uno de esos casos. El informe, que detalla una investigación sobre presuntas filtraciones del gran jurado, no mencionó a Brett Kavanaugh, el candidato a la Corte Suprema de Trump que sirvió como miembro del personal del abogado independiente Ken Starr.

Un portavoz del Departamento de Justicia se negó a explicar por qué la agencia aprobó la publicación de ese informe, pero está batallando por mantener oculta la información en otros casos relacionados con el gran jurado. Sin embargo, el portavoz señaló un informe legal en el que los abogados de la justicia argumentaron que el informe del maestro especial no contenía secretos del gran jurado que no hubieran sido divulgados previamente.

Hay formas en que el panel del circuito D.C. podría desactivar el caso McKeever sin afectar a Mueller. Por ejemplo, los jueces podrían enviar el asunto al tribunal de distrito para considerar una solicitud restringida que el autor haya hecho para los registros relacionados con su caso. El panel de la corte de apelaciones también podría decir explícitamente que no está opinando sobre las divulgaciones potenciales al Congreso o aquellas relacionadas con las investigaciones de impugnación.

«Depende de cuán estrecha o ampliamente quieran escribir la opinión», dijo el profesor de derecho del Boston College, Mike Cassidy, un experto en jurados.

Donald Trump

Cassidy dijo que hay precedentes de que los grandes jurados publiquen informes públicos, particularmente al nivel estatal y local, como el emitido la semana pasada en Pensilvania sobre el abuso sexual de sacerdotes católicos romanos.

Al menos otros dos tribunales de apelaciones, el 2 ° Circuito con sede en Nueva York y el 7 ° Circuito, con sede en Chicago, emitieron fallos que determinaron que los jueces podían ordenar divulgaciones relacionadas con el gran jurado que no estaban explícitamente autorizadas en otros lugares.

McKeever dice que no está tan preocupado por el impacto que su caso podría tener en la investigación de Mueller, ya que se trata de la posibilidad de que se le niegue información que podría arrojar luz sobre lo que él cree que es la posible participación del gobierno estadounidense en la desaparición del profesor de Columbia, Galíndez, que fue un crítico del dictador y aliado de Estados Unidos que gobernaba la República Dominicana en ese momento, Rafael Trujillo.

McKeever dice que le preocupa que la corte de apelaciones pueda emitir un fallo que paralice a los historiadores, autores y periodistas para poder investigar los casos que los grandes jurados abandonaron o no terminaron. Ocho historiadores prominentes presentaron un breve respaldo a su posición.

“Mi objetivo total aquí es contar la historia a todos los niveles, a todas las ramificaciones», dijo McKeever. «¿Quién está a cargo de la verdad aquí?».

Nuevas revelaciones sobre caso Galíndez y los esfuerzos de EEUU para que Trujillo abandonara el poder

encuesta

¿Se dividirá el PRM ante propuesta de reforma constitucional para la reelección de Danilo Medina?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.