Los dominicanos estadounidenses solidifican su presencia y su peso político y económico en EEUU

Foto: Fuente externa/.John McCarten /Espectadores celebran el Día de la Independencia Dominicana, en Nueva York.

Fuente: nbcnews.com/Patricia Guadalupe

Versión en español libr de Iván Pérez Carrión

WASHINGTON – Máximo Contín, un agrónomo retirado, todavía recuerda cuando llegó a Estados Unidos desde la República Dominicana como un adolescente estudiante de intercambio a principios de la década de 1960.

“Esperaba encontrar estrellas de cine», se rió entre dientes, “pero fui a la pequeña ciudad de Visalia, en el Valle Central. Todos fueron muy amables y muy abiertos. Me sentí como si estuviera en un pueblo pequeño en la República Dominicana”, dijo a NBC News.

 La familia Contín en Santo Domingo, República Dominicana en 1966. Máximo con su brazo alrededor de su madre y su hermana Mayra junto a él. Foto cortesía: Máximo Contín
La familia Contín en Santo Domingo, República Dominicana en 1966. Máximo con su brazo alrededor de su madre y su hermana Mayra junto a él. Foto cortesía: Máximo Contín

Cuando regresó a casa, la situación era cada vez más inestable; Un dictador veterano había sido asesinado, un presidente electo democráticamente había sido derrocado en un golpe militar, y la agitación política significaba que la universidad en la capital, Santo Domingo, estaba cerrada la mayor parte del tiempo. En 1965, los marines de EE. UU. invadieron el país en un esfuerzo muy criticado por el presidente Lyndon S. Johnson para evitar lo que dijo que era “dictadura comunista”, como en la cercana Cuba.

La familia anfitriona de Contín en Visalia, California, lo invitó a estudiar en la escuela secundaria de la ciudad hasta que las cosas se calmaran. Contín terminó transfiriéndose y graduándose de la UC Berkeley, conociendo a su esposa y haciendo una vida en los EE. UU.

Desde la migración de Contín, muchos otros dominicanos han llegado y se han asentado en todo el país. Los dominicanos se han más que triplicado en población desde 1990, de 517,000 a casi 2 millones, y se han convertido en el quinto grupo latino más grande del país.

Los dominicanos de EE. UU. celebran su propio mes, el Mes de la Herencia Dominicana, que culmina el 27 de febrero con el Día de la Independencia de su país, que marca la independencia del país de Haití.

Según el Pew Research Center, más de la mitad de los dominicanos que viven en Estados Unidos no nacieron aquí, en comparación con el 35 % de los latinos en general. Casi la mitad de quienes inmigraron han estado en los Estados Unidos por más de 20 años.

La mayoría de los dominicanos y dominicano ̶ estadounidenses se concentran en varias ciudades grandes de la costa este, especialmente en Nueva York, Nueva Jersey, Florida y Massachusetts.

En la ciudad de Nueva York, la población dominicana ha crecido tan rápido que supera a la población puertorriqueña. El Centro de Estudios Latinoamericanos, Caribeños y Latinos en la City University de Nueva York estima que el número de dominicanos que residía en la ciudad en 2013  ̶ las cifras más recientes disponibles de la Encuesta de la Comunidad Estadounidense de la Oficina del Censo ̶  mostraron 747,000 dominicanos y 714,000 puertorriqueños.

Cesar Vargas con Miriam, su madre.
Cesar Vargas con Miriam, su madre.

César Vargas, un escritor que vive en Nueva York, llegó de República Dominicana dos meses antes de cumplir 13 años, “justo en el medio del invierno por un doble golpe de cultura y choque climático”, dijo.

 “No me sorprende que seamos uno de los grupos latinos de más rápido crecimiento”, dijo Vargas. “Estamos muy orientados a la familia extensa. Podríamos aprender todo ese individualismo fuerte en Estados Unidos, pero para nosotros, cuidar de nuestras familias es muy importante”.

Ser dominicano-estadounidense hoy en día en Nueva York es diferente a cuando Vargas llegó por primera vez a principios de la década de 1990, donde los dominicanos enfrentaron prejuicios, especialmente de otros grupos latinos.

“En aquel entonces ser dominicano te ponía una diana en la espalda en ciertos barrios. Muchos dominicanos incluso ‘pasaron’ por puertorriqueños para poder entrar en ciertos lugares, o incluso menospreciaron su cultura, cambiaron su acento y se negaron a hablar de nacionalidad por miedo a ser estereotipados”, dijo. “El sentimiento antidominicano estaba sin control. Ahora es diferente”.

La influencia cada vez mayor de los dominicanos se refleja mejor en la elección del primer congresista dominicano-estadounidense, el representante Adriano Espaillat, DN.Y., en 2016. Casi tres décadas antes, Guillermo Linares se convirtió en el primer dominicano elegido para un cargo público en Nueva York, sirviendo en el Concejo Municipal y la Asamblea del Estado de Nueva York y luego sirviendo durante la administración Clinton en la Comisión Asesora Presidencial sobre Excelencia Educativa para los hispanoamericanos.

En Providence, Rhode Island, Angel Taveras, hijo de inmigrantes dominicanos, se convirtió en el primer alcalde latino de la ciudad, obteniendo un perfil nacional después de que la ciudad ganara un premio de US$5 millones por esfuerzos para mejorar las habilidades lingüísticas de los niños de bajos ingresos. En Maryland, la nativa de República Dominicana y abogada Joseline Peña-Melnyk es miembro de la Cámara de Delegados.

Uno de los dominicanos más prominentes en la escena política nacional es el presidente del Comité Nacional Demócrata, Tom Pérez, quien se desempeñó como secretario de trabajo en el gobierno de Obama y fue considerado como un posible candidato a la vicepresidencia en el boleto de Hillary Clinton en 2016.

Pero como es el caso con otros grupos de inmigrantes en rápido crecimiento, uno de los mayores problemas es cómo aprovechar la influencia política en las urnas. El grupo sin fines de lucro Dominicanos USA, con sede en Nueva York, ha estado llevando a cabo una agresiva campaña de registro de votantes. Un estudio de Pew Center revela que poco más de la mitad de los dominicano-estadounidenses son ciudadanos de EE. UU. con un registro de más de 150,000 en los últimos dos años.

Aún más importante, están trabajando para movilizar a los jóvenes de la comunidad. “La mayoría de las personas que hemos registrado son millennials que nacieron después de 1980”, dijo Omar Suárez, de 26 años, director de Dominicanos USA en Nueva York, en una entrevista en 2016.

Tony Affigne, profesor de ciencias políticas en el Providence College, dijo que “espera plenamente” que más dominicanos ocupen puestos de poder, pero, como muchos otros grupos latinos, su influencia no se refleja en sus números. “El único grupo que está representado proporcionalmente en política es la ‘América blanca’”.

Adriano Espaillat primer dominicano-estadounidense electo al Congreso de EE.UU.
Adriano Espaillat primer dominicano-estadounidense electo al Congreso de EE.UU.

Aunque la mayoría de los dominicanos viven en la costa este, hay otros como Máximo Contín que viven en California. Las cifras más recientes del censo ubican a la cantidad de dominicanos en el Estado Dorado en poco más de 11,000, una fracción del grupo latino más grande de California, los mexicano-estadounidenses, en más de 11 millones.

Confín vive en Aptos, California, mientras que su hermana, Mayra Contín Álvarez, divide su tiempo entre Carolina del Norte y Virginia Occidental, donde ella y su esposo tienen a sus nietos.

Hay aproximadamente 15,000 dominicanos en Carolina del Norte, mientras que Virginia Occidental tiene menos de 400. “La gente tiene curiosidad, pregunta”, dijo Contín Álvarez. Cuando quiere cosas que le recuerdan su hogar, compra en un supermercado dominicano en Carolina del Norte. “A mis nietos les encantan el arroz con pollo y los tostones”.

A medida que los dominicanos crecen en número e influencia, su cultura se está volviendo cada vez más conocida, ya sea de libros de autores dominicanos galardonados como Junot Díaz y Julia Álvarez, o de los sonidos del merengue o la bachata.

Pero dominicanos-americanos como Contín recuerdan cuando este no era el caso.

“Una vez me invitaron a comer en la casa de alguien y me prepararon comida mexicana porque estaban haciendo algo que pensaron que echaba de menos, y era chiles picantes y demás. En República Dominicana no comemos alimentos picantes”, dijo. “Mucha gente no se daba cuenta de que, si usted fuera latino, podría ser diferente a los mexicano-estadounidenses”.

encuesta

¿Leonel Fernández renunciará al PLD para irse a otro partido?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.