El Sol Naciente

Recordando la Revolución de Octubre

No podemos dejar pasar por alto el mes de Octubre, por su grandioso significado político- social para la historia de la humanidad, que representó aquel octubre con la Revolución Rusa, que se transmutaría en  Revolución Soviética, por aquello de los Soviets, u organización de los obreros en las fábricas. Modelo basado en los principios marxistas expuestos por Vladimir Ilich Lenin, que emergiera como guía de la Revolución que haría caer el viejo sistema de los Romanov, la dinastía que gobernara a Rusia.

Lenin, consciente de la doctrina que orientaba sus pasos políticos en la Rusia semi feudal, escribió en “Tres Fuentes Integrantes del Marxismo”:  que este lo conformo la filosofía clásica alemana, el socialismo utópico y la economía clásica de David Ricardo, Adam Smith y John Stuart Mill. Elementos que asociados crearían en la doctrina la concepción de la historia, la cultura y el ideal socialista y por necesidad de la economía, la comprensión del sistema capitalista, que se proponía derrumbar por otro comunista, de sociedad sin clases.

Todo comenzó con las ideas y principios elaborados por Carl Marx y Federico Engels en los años 1840s y 1880s contenidos y desarrollados con gran pasión y profundas investigaciones sociales y económicas trazadas en sus obras: La Ideología Alemana, Tesis sobre Feuerbach, El Capital ( en varios tomos), La Dialéctica de la Naturaleza ( F. Engels), los Congresos de la Internacional Comunista, La Comuna de París, La Guerra Civil en Francia, y un largo etc.de obras, de documentos y cartas. Legado que comprendió la concepción de la sociedad sin clases, la doctrina que derivó en marxista, la disección anatómica de la sociedad capitalista y el método de la dialéctica materialista de la historia. Un Congreso de la Internacional bajo el liderazgo de Marx sentencio: un fantasma recorre el mundo…. y la verdad que sus ideas cruzaban las fronteras europeas con vuelos que atemorizaban a las clases gobernantes en todas las regiones del planeta, concentrándose en la vieja Europa revuelta de esos tiempos.

Estos principios del llamado Socialismo Científico, avanzada del Socialismo Utópico de Tomás Moro y Saint Simón, como titulara Federico Engels a un escrito, trazaría los lineamientos doctrinarios de la nueva sociedad a que aspiraban los revolucionarios de Rusia bajo el liderazgo de Lenin; quien orientado en la filosofía y base política del gran maestro Jorge Plejanov y las ideas anarquistas de Bakunin, produjeron la ruptura del sistema social implantado por años por la Dinastía Romanov, que terminaron en la Soga con toda su familia. Apareció entonces una nueva sociedad de los Soviets, que entregaba todo el poder a la clase obrera ( proletaria) y determinaría el futuro de cruentas luchas revolucionarias en el mundo por revertir el sistema ” explotador”, al decir de los encumbrados y seguidores ardientes del Socialismo, que dio a conocer en la práctica el paradigma de los Soviéticos.

El paradigma Soviético se autoproclamó como el único Socialismo posible, pero con el tiempo hubo de pasar por cruentas vicisitudes y luchas intestinas que termino en el enfrentamiento de dos mundos: el capitalista y el comunista, hasta la aparición de la Revolución Popular China  bajo el liderazgo de Mao Tse Tung, en 1949, que trajo en sus ideales sociales un Socialismo diferenciado del Soviético y con ello contradicciones insalvables entre los dos colosos de la ingente doctrina; al punto que los chinos consideraban revisionista al sistema post- leninista ( ejecutado por Josef Stalin) y los continuadores. El mundo revolucionario se sacudió y el enfrentamiento ideológico se constituyo en una constante en la historia que reprodujeron los partidos, movimientos políticos e intelectuales de las sociedades, convulsionadas con la fiebre y pasión de crear una sociedad a imagen y semejanza del nuevo modelo, a lo soviético o a lo chino.

Nadie escapó a verse envuelto en este fuego ideológico que enardecía las aspiraciones por construir una “nueva sociedad”; la juventud se abrazó de esos ideales, mirando con ansias libertarias a la Unión Soviética o a la República Popular de China.

En Santo Domingo emergieron partidos y movimientos que siguieron y plasmaron en su plataforma la doctrina marxista o comunista, refractando las mismas diferencias ideológicas del otro lejano mundo, que encontró en la Universidad Pública las cruzadas propagandísticas y las polémicas más encendidas en aras de esos ideales socialistas diferenciados, que episódicamente derivaban en “lucha a muerte” por imponer sus alegados principios.

Conocemos de los enfrentamientos entre el MPD y el PACOREDO, así como de otras fuerzas políticas de izquierda. De manera, que la política dominicana y particularmente el espacio universitario recibió con intensidad el fantasma que hubo de recorrer el mundo, como postulará Marx en el ” Manifiesto Comunista” en 1848. Se justifica que Octubre de 1917 no debe ser ignorado por las nuevas generaciones por haber sido un hecho gigantesco que gravito en la política mundial con inusitadas derivaciones ideológicas, doctrinarías y sociales como jamás habían visto las sociedades.

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Contáctanos vía WhatsApp y haz tus denuncias aquí