Atalaya del escrutinio

La cara opaca del Internet oscuro

Los internautas sabemos intuitivamente qué es el Internet.  Apreciamos sus bondades y riesgos- aunque quizás sin entender mucho de su funcionamiento y extensión- como admiramos y respetamos la inmensidad del océano. Sin embargo,  muchos internautas no saben de la importancia y las características de la Internet profunda (“Deep Web”) y sobre todo ignoran el sub conjunto conocido como Internet oscura (“Dark Web”), pues la mayoría de los usuarios navegamos en la superficie visible (“Surface Web” o “Clear Web”) sin restricciones ni peligros mayores.

El contenido de la Internet profunda  no es indexado por los motores de búsqueda convencionales debido a diversos factores y restricciones de acceso.  Es el caso de los servicios bancarios en línea, ocultos detrás del portal de entrada del banco. Si hacemos este tipo de transacciones electrónicas,  es en páginas vedadas  al público (y no indexadas por los buscadores), y en efecto nos sumergirnos en las profundidades de la virtualidad sin darnos cuenta cuando pasamos al Internet invisible  ingresando con nuestra clave personal. La idea es que solo el poseedor de la clave y los administradores de la plataforma en el banco tienen acceso  a esa información, por lo menos eso esperamos. Por tanto son compartimientos estancos, pues de las páginas de nuestra cuenta bancaria no podemos pasar a las del vecino.  Muchas personas ni siquiera sospechan de la enorme actividad sigilosa que se mueve por debajo de la superficie virtual, fuera del alcance de los principales motores de búsqueda como Google- y por tanto oculta para la mayoría de los internautas.  Por tanto, ese gran espacio virtual que escapa el control de buscadores convencionales y que sería 400 veces más grande que el visible” es un enigma para la gran mayoría de usuarios del Internet.*

Dentro de ese gigantesco espacio que es la Internet profunda existe un relativamente diminuto substrato conocido como la Internet oscura, donde se intercambian informaciones y también se ofertan y compran bienes y servicios de toda índole en completo anonimato, contrario a lo que ocurre en el sitio de Internet banking donde nuestra identificación autorizada es esencial para ingresar y navegar. A la Internet oscura solo se accede intencionalmente y no por un portal indexado por Google o Bing, como en el caso del banco. Por ende, los términos “Internet profunda” e “Internet oscura” no son intercambiables, aunque desafortunadamente muchas personas no lo saben, cometen ese error y nos confunden. En opinión del confeso “tecnohólico”,  Yubal FM:

Si la Deep Web es el 90% de Internet, la Dark Web ocuparía únicamente el 0,1% de ella. Es una porción de Internet intencionalmente oculta a los motores de búsqueda, con direcciones IP enmascaradas y accesibles sólo con un navegador web especial. La Dark Web por lo tanto forma parte de la Deep Web, pero son cosas diferentes. Por ejemplo, si la Deep Web fuera una ciudad, la Dark Web serían varios barrios. Forman parte de la ciudad, pero no son la ciudad.”**

Para entrar en esos barrios que conforman la parte oscura del Internet profundo se precisa de una llave especial, pues las que usualmente utilizamos navegando no abren esas redes y esos portales.


Confesamos nunca haber buceado en la Internet oscura. Por tanto no podemos hablar en base a experiencia propia, sino desde la atalaya de la curiosidad, procurando conocer sobre el uso y abuso de los instrumentos que permiten desplazarse por la red en el anonimato.  Pues la premisa de la Internet oscura es que los intercambios solo se realizan de manera anónima y confidencial mediante un complejo proceso de cifrado nodal múltiple que oculta la dirección IP (numero único de identificación asignado a cada  dispositivo inteligente), así como del sitio visitado. La terminación del dominio de nivel superior para los portales cifrados de la mayor red oscura es .onion,  y estos no son indexados por Google, Bing y otros navegadores convencionales. El instrumento por excelencia para mantener el anonimato es Tor (acrónimo de “The Onion Router”, por las diferentes capas de cifrado que utiliza), y según leemos se puede descargar este navegador con facilidad, seguridad y sin costo alguno. Su desarrollo inicial fue responsabilidad de la armada estadounidense (Navy), y fue financiado en gran medida por el gobierno de EE.UU. Hoy Tor es gestionada por una ONG que actualiza constantemente ese instrumento para mantener la seguridad de sus productos.

Tor permite tanto al sitio virtual como a sus visitantes mantener oculta su dirección IP.  Este instrumento también puede utilizarse para navegar en las redes visibles de manera anónima, aunque hay portales que limitan algunas de sus funciones. Por ejemplo, Wikipedia permite al internauta leer su contenido ingresando vía Tor, mas no le deja crear o editar artículos en línea porque rechaza a los contribuidores anónimos.

Aparentemente la mayoría de los usuarios de Tor no tienen intenciones aviesas al navegar en la superficie sin identificarse o al sumergirse en el Internet oscuro por diversas razones valederas. Muchos usuarios estamos más familiarizados con las ventajas del uso de un VPN para despistar en cuanto a nuestra ubicación e identidad cuando navegamos en la superficie, y este recurso se puede considerar un paso intermedio hacia el anonimato total que ofrece Tor. Por ejemplo, el VPN es apreciado por muchas familias que quieren evitar se conozca la ubicación e identidad de los menores de edad. En cambio también hay usos ilegales de VPN porque constituyen un engaño para obtener ventajas indebidas. Lo mismo ocurre con Tor.

Periodistas y defensores de los derechos humanos en naciones donde la libertad de expresión es restringida son frecuentes usuarios (entre muchos otros) de Tor para sacar sus reportes al mundo exterior porque ofrece más seguridad que un VPN. Y hay muchos otros navegantes que procuran el anonimato por razones legítimas. Pero el anonimato provisto por Tor también es utilizado en la Internet oscura cada vez más para hacer transacciones ilícitas que van desde la pornografía infantil pasando por todo género de narcotráfico hasta la supuesta contratación en línea de sicarios. Los pagos se realizan siempre en bitcoin u otras criptomonedas para mantener el anonimato de ambas partes. Debe existir un alto índice de fraudes, aunque muchas transacciones se realizan utilizando un sistema de fideicomiso para completar el pago contra confirmación de entrega. Y copiando a Amazon y EBay, también hay un sistema de evaluación y comentarios sobre los proveedores. De hecho, un reciente estudio indica que en general la calidad de las drogas compradas en los mercados de la Internet oscura es superior a la adquirida en la calle, y la diferencia se atribuye a este atributo de las plataformas digitales.

En 2013 las autoridades desmantelaron una plataforma llamada Silk Road que operaba como mercado virtual en la Internet oscura y que hacía transacciones millonarias en comercio ilícito. Su fundador-propietario, Ross William Ulbricht, fue recientemente condenado por una corte federal de Manhattan a cadena perpetua sin la posibilidad de libertad bajo palabra. Pero han surgido muchas  plataformas similares que también son perseguidas por las autoridades. El anuncio la semana pasada del desmantelamiento de dos de las más grandes sustitutas de las varias Silk Roads clausuradas, AlphaBay y Hansa***, evidencian tanto el creciente volumen de cibercrimen como la diligente persecución en base a cooperación internacional de este abuso del Internet oscuro para suplir la demanda de bienes y servicios ilícitos.

Tor es a todas luces un poderoso instrumento de uso legítimo para mantener la confidencialidad y/o el anonimato en  la  navegación, el intercambio de mensajes y las transacciones en la Internet. No es el único medio, pero es hasta ahora el más utilizado. Nuevos inventos de la comunidad académica prometen más garantías de mantener el anonimato mediante métodos  más eficaces de cifrado de la información, aunque aún falta ver los resultados de Riffle anunciado a mediados de 2016. ****

Como todo instrumento diseñado para hacer el bien, Tor también sirve para propagar el mal y el odio, facilitando el comercio ilícito, la conspiración, el tráfico de armas, y el terrorismo, para solo mencionar algunas actividades criminales perseguidas por  las autoridades encargadas del monitoreo continuo de la cara más opaca del Internet oscuro. Solo los usuarios podemos determinar si utilizamos las herramientas digitales a nuestra disposición para fines constructivos o destructivos, para salvar vidas o causar miseria con nuestras acciones deliberadas.

* http://www.20minutos.es/noticia/2527445/0/internet-profunda/actividades-ilegales/drogas-pornografia/  

** https://www.xataka.com/basics/que-es-la-dark-web-en-que-se-diferencia-de-la-deep-web-y-como-puedes-navegar-por-ella    

*** http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-40674538   Duro golpe contra los traficantes de armas y drogas en la internet oscura: FBI y Europol cierran los mercados AlphaBay y Hansa”          

**** http://computerhoy.com/noticias/internet/riffle-plataforma-online-mas-segura-que-tor-47992        

encuesta

¿Apoyaría usted una alianza de Luis Abinader y Leonel Fernández contra el PLD?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.