El séptimo presidente dominicano: Gaspar Polanco y Borbón

Juan Ventura - 14 de marzo de 2017 - 12:07 am - Deja un comentario

Gaspar Polanco y Borbón nació en Corral Viejo, paraje Guayubín[i] hacia el año 1816, hijo de los señores: Valentín Polanco y Martina Borbón.[ii]

No asistió nunca a una escuela y por tanto no aprendió a leer ni a escribir. Sí, sabía firmar su nombre.

El reconocido historiador, periodista, profesor y escritor, doctor Euclides Gutiérrez Félix lo ha descrito así: “Templado en la dureza del medio material en el cual vivió, creció y desarrolló, Gaspar Polanco constituye, en su larga vida del hombre de armas, un caso particular en la historia del pueblo dominicano. Su figura es el más acabado modelo del hombre criollo: rudo, tosco, impulsivo, valiente y honrado, carente de toda ilustración, analfabeto, pero al mismo tiempo dotado de los defectos, cualidades y virtudes que han sido piezas fundamentales de la nación dominicana”.[iii]

Gaspar Polanco y Borbón casó con María Ortega.

Participó muy activamente en la Independencia Nacional, del 27 de Febrero de 1844, destacándose en las batallas de Jacuba, Sabana Larga y de Talanquera, alcanzando el grado de Coronel de Caballería por su bravura en combates.

El 18 de marzo de 1861, cuando el país era anexado a España por el general Pedro Santana, Polanco apoyó la misma, pero cuando estalló la Guerra Restauradora se integró al lado del pueblo para combatir a los españoles, en donde se distinguió como una de las figuras de más dimensiones en dicha Guerra contra España. En Puerto Plata dirigió y derrotó a los españoles.

Firmó el Acta de Independencia del 14 de septiembre de 1863.

Hombre muy valiente y decidido en sus actuaciones. Siempre estaba dispuesto para el combate, no importando las horas. Manejaba el arma y el machete con muchas habilidades.

Ocupó la presidencia de la República, desde el 10 de octubre de 1864, siendo derrocando el 24 de enero de 1865.[iv]

Ha sido una figura vilipendiada en la historia nacional. Se le ha acusado de haber fusilado en Maimón, Puerto Plata al General Pepillo Salcedo, hecho ocurrido el 5 de noviembre de 1864.

Y, se le ha comparado con la del principal héroe y adalid de esa Guerra, el general Gregorio Luperón. Su gran defensor lo fue el doctor Alcides García Lluberes, cuando sostenía: “Además, en nuestro humilde parecer, Gaspar Polanco y Borbón es la primera espada de nuestra asombrosa Guerra Restauradora”.[v]

Posteriormente el profesor Juan Bosch acogió ésta tesis sin jamás decir, que la misma no era original de él, sino de Lluberes García, planteada en mayo—junio del año 1952 en la revista Clío, y retomada por Bosch a principios de los años 80 en varios artículos en los periódicos Vanguardia del Pueblo, órgano del PLD y en el Listín Diario y reproducidos en su libro: La Guerra de la Restauración, de que “Gaspar Polanco quedó convertido en el jefe de los restauradores”.[vi]

El ex presidente de la República y reputado historiador Prof. Juan Bosch ha dicho de Gaspar Polanco: “El pueblo dominicano cree a pie de jundillas que el gran héroe y jefe militar de la guerra Restauradora, fue Gregorio Luyeron, y sin dudas fue un héroe y un jefe militar, y además del prestigio que conquistó en esa guerra iba a llevarlo al liderazgo del Partido Azul; pero el gran jefe guerrero fue Gaspar Polanco, a quien se menciona de tarde en tarde como si tuviera menos categoría que Benito Monción, cuyo nombre les ha sido dedicado a plazas, calles y hasta a un municipio, y lo cierto es que si una mano poderosa hubiera podido sacar a Gaspar Polanco de la fila de los restauradores en los primeros veintiún días de la guerra, es casi seguro que la historia de esa epopeya sería otra.

“Gaspar Polanco era general de caballería de las fuerzas españolas, pero dominicano, soldado de las guerras contra Haití, en los cuales alcanzó el grado de coronel, y fue ascendido por Santana al de general de brigada. De origen campesino, nacido en un paraje de Guayubín llamado Corral Viejo, nunca había aprendido a escribir ni siquiera su nombre, pero tenía la más extraordinarias condiciones de jefe de armas que hasta el año 1863 se habían reunido en un dominicano”.[vii]

El General Gaspar Polanco y Borbón, murió en la ciudad de La Vega, el 28 de noviembre de 1867. Los restos de él fueron llevados al Panteón Nacional en el año 1974.

 

Notas

[i] Según otros en Montecristi.

[ii] Véase Rufino Martínez. Diccionario biográfico—histórico dominicano, (1821—1930), segunda edición. Santo Domingo, Editora de Colores, 1997, páginas 438 y 440. Emilio Rodríguez Demorizi. Próceres de la Restauración. Noticias biográficas. Santo Domingo, Editora del Caribe, 1963, página 263.

[iii] Héroes y Próceres Dominicanos. Santo Domingo, Editora Alfa & Omega, R. D., 1995, página 57.

[iv] conformando su gabinete así: Comisión de Interior y Policía, Máximo Grullón Salcedo y Silverio Delmonte; Comisión de Relaciones Exteriores, Manuel Rodríguez Objío; Comisión de Hacienda y Comercio, Pablo Pujol y Rafael M. Leyba; y Comisión de Guerra y Marina, Julián Curiel y el Coronel Candelario Oquendo.

[v] Duarte y otros temas, Editora del Caribe, C. Por A., Santo Domingo, R. D. 1971, página 431

[vi] La Guerra de la Restauración. Primera edición. Santo Domingo, Editora Alfa y Omega, 1982, página 117.

[vii] Obra citada, página 199.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.