Jaime Colson, el más grande pintor dominicano

Juan Ventura - 26 de marzo de 2017 - 12:08 am - Deja un comentario

Jaime Colson fue un extraordinario y universalmente reconocido pintor dominicano.

Jaime Colson murió en Santo Domingo el 20 de noviembre de 1975, siendo enterrado su cadáver en el cementerio municipal de su ciudad natal de Puerto Plata.

Su nombre completo era Jaime Antonio Gumercindo González Colson. Nació en Tubagua, Puerto Plata, el 13 de enero del año 1901, hijo de los señores Antonio González (quien era de origen español y se dedicó en Puerto Plata en compañía de su cuñado Jaime Henry Colson Tradwell a la explotación de un negocio comercial) y de la señora Juana María Colson Tradwell. Bautizado en la Parroquia San Felipe de Puerto Plata, el 23 de junio de 1901

Colson era de una amplia cultura y era un artista—intelectual. Ha sido considerado como el más grande pintor dominicano. Era un tertuliano y bohemio en el más amplio sentido de la palabra. Un maestro de la plástica dominicana.

El pintor Jaime Colson ha sido reconocido internacionalmente como uno de los más grandes pintores del mundo y el más importante de su país. Vivió en Madrid, París, Barcelona, México, La Habana y Santo Domingo.

Al pintor Jaime Colson se le confunde con su tío el escritor Jaime Colsón (1863—1954), quien se destacó en el campo de la literatura, publicando más de quince libros, principalmente como novelista. Vivió en Estados Unidos de América y París, Francia. Hoy en día olvidado. Entre sus libros, cabe mencionar: El general Babieca (1916), Moral filosófica (1917), El abogado (1918), El procivilismo (1919), La religión del derecho (1921), La gran rapsodia (1922), El gran drama (1922), Lucha eterna (1929, Sinfonía poética (1936), Estrofas de la vida (1943) y otras tantas.

.

Desde su infancia tuvo inclinación hacia las artes. La afición por la pintura se lo había despertado a él su madre. En su juventud partió a Barcelona, España en 1918, gracias una beca de RD$20.00 de la Logia Restauración No. 11, de Puerto Plata y más la ayuda de su familia, en donde inició estudió preparatorio de dibujo en La Lonja, donde estaba la Escuela de Bellas Artes de Barcelona, donde tuvo de maestros a Julio Romero de Torres, Cecilio Pla y Pedro Carbonell. Allí dio inició a leer a los clásicos griegos y a Carlos Marx y Federico Engels.

Su óleo La puerta sur de la Catedral de Barcelona, del año 1919, es una gran muestra de su talento para esa época.

De ahí se trasladó a Madrid, España y se inscribió en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando y allí fue condiscípulo de Dalí, en los años 1921 y 1922. También coincidió con Maruja Mallo, Fernando Briones, Francisco Pérez Mateo y Cruz Collado. Tuvo entre sus profesores al pintor Sorolla, Ramón María del Valle de estética.

Ingresó en el Real Círculo Artístico de Nonell y estando en éste conoció a: Manolo Hugué, José Cañas, Palencia, Iturrino, Gines Parra, Joaquín Sunyer, Luisa Granero, y otros.

En España cambió el apellido González por ser muy común y utiliza el materno Colson. A partir de ahí se llamará como Jaime Colson.

En Madrid, España expone en el Salón de Otoño en 1923, siendo alabado por la crítica de arte de ese entonces. Conoce a Toyo Yutaka Kurimoto, destacada pintora, dibujante y ceramista japonesa y casó con ésta.

Se graduó en dicha escuela de Madrid, España, de pintura, escultura y grabado. Allí participó en exposiciones colectivas.

En París, Francia vivía un coterráneo de nombre Rafael Díaz Niese e invita a Jaime Colson a trasladarse a aquel país, así lo hace y allí conoció otro dominicano Tomás Hernández Franco y gracias a éste conoció el Cubismo en 1924.

En 1925 realiza su Autorretrato.

En París conoció a Pablo Picasso, Juan Gris, Braque y otros.

Dentro de los años 1926 y 1928 abrazó esta tendencia y escuela. Conoció al cubista Leonce Rosenberg, abanderado esta tendencia. Luego abrazó la corriente Neoclasismo.

También tuvo inquietudes filosóficas.

En París exhibió en el Salón des Independents en los años 1926—28 y 1928—1929. También en el Sur Independent en 1929—1930. A partir de ahí su nombre fue reconocido en los círculos avanzados como un destacado pintor.

En 1934 viajó a México y estando allí tuvo contacto con el humanista dominicano Pedro Henríquez Ureña. Trabajó como profesor en la Escuela de Arte para Trabajadores. Participó en varias exposiciones. Conoce a los pintores María Izquierdo, Wilfredo Lam y otros.

Visitó en 1938 a La Habana, Cuba en compañía de su alumno Mario Carreño. Realiza una exposición individual

En el año 1938 regresó a ciudad Trujillo (hoy Santo Domingo). Expone en su país por primera vez en el Ateneo Dominicano.

Después de su rotundo éxito en Ciudad Trujillo, regresó de nuevo a París, Francia y expone una exposición individual en abril de 1939. Vuelve de nuevo a Barcelona, España en 1940 y hace una exposición individual.

En 1950 regresó de nuevo a su país desde París, Francia, siendo nombrado como Director General de Bellas Artes. Colson fue forjador de una generación de pintores. Fue profesor de una generación de pintores como: Domingo Liz, Rafael Faxas Canto, Juan Medina, José Ramírez Conde, Norberto Santana, Fernando Ureña Rib, Virgilio Méndez, Rosa Tavárez, Amable Sterling, Vicente Pimentel, Roberto Flores, Elsa Núñez, Félix Brito, Cándido Bidó, Dionisio Blanco, Leopoldo Pérez, José Rincón Mora y otros tantos.

En 1968 regresó de nuevo a Puerto Plata al balneario de Long Beach, que fuera propiedad de don Luis A. Pelegrín y allí pernoctó durante varias semanas, entregándose a su labor artística.

Jaime Colson celebró sus cincuenta años de labor artística en enero de 1969.

En 1969 nuevamente es nombrado como Director General de Bellas Artes, desde dicho cargo realizó una excelente labor hasta el año 1971. Fundó en Bellas Artes el taller de murales.

Recibió una pequeña pensión del Estado Dominicano. Vivió los últimos años en precaria situación económica.

Jaime Colson, encabeza la lista de nuestros mejores pintores puertoplateños y del país, seguido de Rafael Arzeno Tavárez, Alberto Ulloa, Jorge Severino Contreras, Luis Oscar Romero, Rafael Vásquez Moya (a) Rafí, Servio Certad, Luisa Bordas Castellanos, Danilo de los Santos, Camilo Carrau Villanueva, Ángel Muñiz (Pulin), Jochy Russo, Miriam Morales, Soucy de Pellerano, Eunice Castillo, Rafael Castillo (a) Rafo, Francisco Jiménez (a) Pery, Francisco Santos (a) Frank, y otros, que son los más representativos pintores con que cuenta Puerto Plata dentro de la plástica dominicana.

Dejó sus Memorias de un pintor Trashumante, que fuera publicada por su fundación con prólogo Darío Suro, en 1978.

Jaime Colson fue un destacado pensador y crítico, ahí están sus escritos y reflexiones, reproducidos en el libro Colson. La Vanguardia Trashumante, de Ricardo Ramón Jarne.

También Jaime Colson fue poeta con mucha sensibilidad.

Recibió galardones en su patria y en el extranjero. Recibió el premio de honor de la Exposición Estampas de América, celebrada en México, en 1937. Fue primer premio de la Exposición Internacional celebrada en Bilbao, España, en 1954. Obtuvo el primer premio de pintura en la VII Bienal de Santo Domingo, en 1956. Además, consiguió el primer premio del Ayuntamiento del Distrito Nacional, en la Décima Bienal, de 1960. Y Segundo Premio de Dibujo, en la XI de 1965. En 1969 fue condecorado con la orden del mérito de Duarte, Sánchez y Mella en el grado de Caballero, mediante el decreto No. 3251.

El pintor y maestro Colson llevaba dos años sufriendo de problemas respiratorios que le habían forzado a dejar el oficio.

Su extensión producción está dispersa en museos y en colecciones privadas.

Jaime Colson hizo exposiciones individuales en París, Utrecht, Zurcí, Barcelona, México, La Habana, Haití y en República Dominicana en Santo Domingo, Santiago de los Caballeros y su ciudad natal de Puerto Plata.

Formó parte del Grupo “Los Cuatro”, en compañía de Gilberto Hernández, Clara Ledesma y José Gausachs, realizando dicho Grupo varias exposiciones de rotundo éxitos.

La obra de Jaime Colson perdurará en el tiempo por su calidad. Fue un artista excepcional.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.