Historia de la Medicina Dominicana: Jorge Abraham Hazoury Bahles

Su visión como educador lo lleva a desarrollar la Universidad Iberoamericana (UNIBE) en el año 1982, de la que fué su primer rector
Herbert Stern - 8 de abril de 2013 - 10:00 am - Deja un comentario

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Un infarto cardiaco puede ser un freno, pero para el Dr. Hazoury fue un inicio, ya que a partir de ese momento se consagró a la lucha contra la diabetes.

Con gran inteligencia y entrega, creó una institucion ejemplo de la atención a los diabéticos en el mundo. Para dar una idea de su visión, concibió y llevó a cabo un telemaratón simultáneo en Santo Domingo y Nueva York, que fué la primera transmisión en vivo desde Estados Unidos a un país de Latinoamérica.

Nacido en 1924, desarrolló en su natal Barahona su carisma y su liderazgo, cultivando amistades que conservó durante toda su vida.

Al terminar su bachillerato llega a la capital a estudiar la carrera de medicina en la Universidad de Santo Domingo, graduándose en la misma, en el año 1950.

Cae preso en los años de la tiranía y es liberado y relegado.  Luego, fue nombrado director del Hospital Regional del Seguro Social del Ingenio Barahona,  donde realiza una brillante labor como Médico General, y como era el único en ese centro hacia de todo, en todas las áreas médicas, y allí se puso en contacto con la terrible realidad de la diabetes, detectando múltiples casos y tratando como podia, a aquellos pacientes.

Desde que se enfrentó a la Diabetes tuvo la idea de fundar  una sociedad  para  diabéticos y, el 9 de Noviembre del 1966, funda la Sociedad Dominicana de Diabetes

Luego de finalizada la era de Trujillo, decide profundizar sus estudios en diabetes y endocrinología, y parte con su familia a Madrid, España, a la Fundación Jimenez Diaz.

Hazoury luchó titánicamente para prevenir y reducir la diabetes en el país
Roberto Guzmán/ Acento.com.do

Tras su regreso inicia su trabajo en el Hospital Dr. Salvador B. Gautier, y alli realiza los primeros trabajos de genética realizados en el país. Simultáneamente fue nombrado Profesor Titular de Medicina Interna y Endocrinología, en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU).

Desde que se enfrentó a la Diabetes tuvo la idea de fundar  una sociedad  para  diabéticos y, el 9 de Noviembre del 1966, funda la Sociedad Dominicana de Diabetes,  (SODODIA) y seis años después, funda “El Patronato  de Lucha Contra la Diabetes”. Luego funda el Instituto Nacional de Diabetes, Endocrinología y Nutrición.

Se sobrepone a un infarto y mediante los históricos telemaratones y con el aporte de todos los dominicanos, sobretodo de los más humildes, a fuerza de donaciones de 5,10 y 20 pesos, consigue inaugurar en 1983 el Hospital Escuela para diabéticos, que hoy lleva su nombre y que es una obra única en su genero, que con facilidades como el área de pie diabético o el campamento permanente para niños diabeticos, sobresalen en nuestro continente.

Su visión como educador lo lleva a desarrollar la Universidad Iberoamericana  (UNIBE) en el año 1982, de la que fué su primer rector.

Su temperamento altruista y humano, lo lleva a fundar junto al Padre Luís Rosario, un centro donde se recogen los niños de la Calle y se les da educación y alimento.  Durante  su vida recibió honores, distinciones, y reconocimientos como de  la Asociación Médica Dominicana (AMD), hoy (CMD), que lo acredita como Maestro de la Medicina Dominicana.

Recibió la medalla de Oro de la Fundacion Jimenez Diaz de Madrid, y la medalla Hagedorn del la Asociacion Latinoamericana de Diabetes.

Dedicó su vida al bien comun, a su familia, sus pacientes y sus amigos. Hombre generoso y entrañable, dejo en este mundo al partir en el 2004, una estela de servicio social ejemplar y una obra a favor de los diabéticos de nuestro país, que el unico calificativo que se acerca a su dimension es extraordinario. Pero como el siempre decia, su mayor satisfaccion era ver la felicidad y la esperanza en la cara de los pacientes y sobretodo la de los niños diabeticos del Hospital.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.