Política

Ministro de la Presidencia instruyó a PN sobre la ocupación local del PRD

Por Gustavo Olivo Peña


SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Hipólito Mejía, quien fuera el último candidato presidencial del Partido Revolucionario Dominicano, se vio precisado a negociar con autoridades del gobierno de Danilo Medina la entrega de la Casa Nacional del PRD, que sus parciales habían ocupado este domingo tras desalojar a los dirigentes fieles a Miguel Vargas Maldonado.

“La dirigencia histórica del Partido Revolucionario Dominicano todavía no sale del asombro”, comentó una fuente del PRD.

La Casa Nacional del PRD ahora está bajo custodia de la Policía Nacional, una autoridad que depende del gobierno de quien fuera adversario de Mejía en las elecciones del 20 de mayo, el presidente Danilo Medina.

Hipólito Mejía conversó con el jefe de la Policía Nacional, mayor general José Armando Polanco Gómez, quien le dijo que tenía el mandato superior de proteger a la ciudadanía, y de paso proteger la casa del partido político.

El ex presidente le reclamó que se trataba de un bien de un partido político, y que la Policía no tenía nada que buscar.

Sin embargo, la transacción fue consultada con un funcionario del gobierno, Gustavo Montalvo, Ministro de la Presidencia, en razón de que la encargada temporal del Poder Ejecutivo es Margarita Cedeño de Fernández, la esposa del ex presidente Leonel Fernández, líder del Partido de la Liberación Dominicana, organización rival del PRD.

La orden superior era ocupar la Casa Nacional del PRD y llevar a cabo una investigación sobre los incidentes violentos en horas de la mañana.

Miguel Vargas Maldonado y sus seguidores salieron huyendo por la parte trasera del local, protegido por agentes privados y públicos de seguridad, por temor a ser agredidos físicamente por el grupo de hipolitistas que irrumpió violentamente en el local perredeísta.

El incidente violento, en el cual ocho personas resultaron heridas, ocurrió luego de que se impidiera a los seguidores de Mejía participar en la reunión del Comité Ejecutivo Nacional convocado con los parciales de Miguel Vargas Maldonado.

Orlando Jorge Mera, Cesar Cedeño, Milagros Ortiz Bosch, César Sánchez, Guido Gómez Mazara, Tirso Mejía Ricart, Rafael Fafa Taveras, Andrés Bautista, Enmanuel Esquea Guerrero, Geanilda Vásquez, y Rafael Suberví Bonilla, entre otros perredeístas, se presentaron y afirmaron que estaban dispuestos a “defender el derecho de los perredeístas a utilizar su casa, cerrada por Miguel Vargas Maldonado”.

Posteriormente, parte de las bases del PRD fieles a Hipólito Mejía, que ocuparon la Casa Nacional, se resistían a entregarlo a la Policía Nacional.

La regidora Consuelo Despradel, dirigente del PRSC, pero que obtuvo la curul en la boleta del PRD, acudió a mediar y habló con los jefes de los policías presentes, persuadiéndolos para que no ocuparan el local.

Según testigos presentes, la diligencia de la periodista Despradel evitó una posible tragedia, ya que los perredeístas se resistían a dejar pasar a los policías, pero éstos tenían órdenes de ocupar el local principal del PRD.

Por otro lado, Hipólito Mejía, desde el local del Instituto de Formación Política José Francisco Peña Gómez, de la avenida Bolívar, se quedó esperando la llamada del Jefe de la Policía, general Armando Polanco Gómez.

Lo que hizo Polanco Gómez fue reiterar las instrucciones de ocupar el local del PRD.

En esos momentos el ex presidente Leonel Fernández estaba en el Parque Independencia, acusando a los perredeístas de representar lo contrario al pensamiento y acción de Juan Pablo Duarte y los peledeístas, porque con sus actuaciones “conspiran contra la salud de la Patria”.

Finalmente Mejía conversó con Gustavo Montalvo, ministro de la Presidencia, quien garantizó que el local no sería entregado a Miguel Vargas ni a ninguna facción, sino a quien resulte favorecido con el mandato de las bases para tener los derechos legítimos del Partido Revolucionario Dominicano.

Aunque de manera indirecta, este solo acto incluyó en el conflicto a Danilo Medina, quien se encuentra en Chile, y había evitado la confrontación con las facciones en pugna del PRD.

Por el contrario, al ex presidente Leonel Fernández se le acusa de controlar las decisiones del Tribunal Superior Electoral, entidad que ha estado favoreciendo al grupo de Miguel Vargas Maldonado en la litis que mantiene con el grupo de Hipólito Mejía por el control del PRD.

Mientras tanto, el gobierno del PLD, en tanto que administrador del Estado Dominicano, a través de la Policía Nacional, se ha quedado con el control del local más importante del PRD.

El caso seguirá en los tribunales, porque Vargas acusa a Hipólito Mejía de ejecutar un plan para matarlo a él, y a sus seguidores Aníbal García Duvergé, Fiquito Vásquez y a Julio Maríñez, y adelantó que hará un sometimiento judicial.

Por su lado, Tirso Mejía Ricart y Rafael Suberví Bonilla acusaron a Miguel Vargas Maldonado de haber sido el agresor, y resaltaron que todos los heridos son de los seguidores de Mejía. Además, argumentaron que se trató de algo insólito, pues un presidente del PRD “apostó francotiradores en el techo de la Casa Nacional para disparar contra los perredeístas”.

Pasada la 1 de la tarde, luego de serias y largas discusiones, los perredeístas decidieron salir del local y entregarlo a la Policía Nacional.

Rápidamente los agentes policiales cercaron y protegieron las inmediaciones y se quedaron con la administración de la Casa Nacional del PRD.

Este hecho es institucionalmente poco usual, ya que nunca se había visto fuera de una situación de represión dirigida por un gobierno dictatorial o autocrático, como los que dirigieron Joaquín Balaguer y la dictadura golpista del Triunvirato.

Reclamo por la lista del CEN

Los seguidores de Hipólito Mejía continuaron este domingo denunciando que fueron excluidos de la lista oficial de los miembros del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) por parte de Miguel Vargas Maldonado.

Alegaron que pudieron comprobar que Miguel Vargas Maldonado sacó de la lista de miembros del Comité Ejecutivo Nacional del PRD a 632 perredeístas con un historial de trabajo superior al que exhibe el presidente del partido blanco.

Entre los excluidos estarían Hugo Tolentino Dipp, Rafael Suberví Bonilla, Orlando Jorge Mera, Andrés Bautista e Hipólito Mejía.

Los hipolitistas afirmaron que Vargas Maldonado trataría de darle legalidad a “un partido distinto al PRD”.

Salida de Miguel Vargas de la Casa Nacional

Dirigentes perredeístas presentes en las cercanías de la Casa Nacional al momento de producirse el enfrentamiento a tiros en la mañana de este domingo, afirmaron que nadie vio salir a Miguel Vargas Maldonado y a sus colaboradores más cercano.

Por esta razón especularon que Vargas Maldonado y su gente debieron salir “en estampida, con algún procedimiento establecido, como escaleras, que les permitieran a todos salir sin lesionarse por una pared de varios metros de altura”, que incluso está protegida con alambres de púas.

Policía Nacional identifica a las ocho personas heridas en los líos del PRD

Miguel Vargas Maldonado acusa a Hipólito Mejía de supuesto “atentado criminal”

La Casa Nacional del PRD queda bajo control de la Policía Nacional

El PRD podría perder su Casa Nacional por tercera ocasión desde 1973

El Partido Revolucionario Dominicano al borde de su peor división

El PRD ha sufrido 10 grandes crisis desde su fundación en el año1939

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes