Crónicas ciudadanas

Visión crítica de la bienal del Caribe...(*)

Por Carlos Francisco Elías

(*) Visión crítica de la bienal del Caribe, su historia y origen verdadero, sus falacias también...

In Memoriam  Frantz Fanon (1925-1961)

El proyecto

Pasaban presurosos los días del Quinto Centenario, 1992 (para otros como yo, el Quinto Sanguinario). Era el tiempo para algunos de celebrar lo que antropólogos y estudiosos más inteligentes, llamaban el  encuentro de mundos, la mejor fórmula antro-política de no ceder a la imbecilidad hispánica, de Descubrimiento de América, cuando a estas alturas sabemos bien que los Vikingos, estudiosos de corrientes desde Terranova, habían cruzado por aquí y solo encontraron en una isla de posesión francesa, que se llama en la actualidad Saint Bart, cuya capital Gustavia, es en honor nombre del rey Gustavo de Suecia.

La denominación es cariñosa, pero de modo oficial su nombre  San Bartolomé, es una colectividad territorial de ultramar perteneciente a Francia, ubicada en el mar Caribe, a 175 km al norte del archipiélago de Guadaloupe.

Bien  Eugenio Pérez Montás (cuyo nombre no estoy autorizado a usar en este artículo, que es de mi sola responsabilidad), arquitecto entusiasta, vio con muy buenos  ojos la idea que en la primera reunión sobre festejos del Quinto Centenario, venía del Museo de Arte Moderno (en ese momento Galería de Arte Moderno).

Fue un encuentro de amigos y fraternizaban con la idea de la Bienal de Caribe:

Abil Peralta Agüero, Eduardo Fiallo, Orlando Menicucci, Amable López Meléndez, Porfirio Herrera y Carlos Francisco Elías.

Sociólogo, Voluntario  promotor de las artes, Frank Marino Hernández.

Todo aquel que quiera agregar su nombre a los fundadores, que busque papeles y que lo muestre, Éste un  país donde  hay que estar alerta, te roban el niño antes de nacer..

Frank Marino Hernández no participó en este encuentro, pero como siempre: alentó con pasión la idea y dijo que era simpática y nos convenía como Nación.

La celebración de Quinto Centenario, debía generar ese proyecto para que nuestra República Dominicana, fue mi exposición primaria, pudiera por medio de las artes acercarse al resto del Caribe, Holandés, Francés e Inglés, porque desde muchísimo antes  los Carifesta, era evidente que no nos veían bien

en ese seno, yo lo viví y puedo contarlo : nos veían como marcianos y en uno de esos Carifesta, en San Kitt y recuerdo que hubo que hacer reclamos a una Comisaría inglesa, hacia el año 2000.

El objetivo del proyecto, con una  persona que fuera enlace y miembro del Ministerio de Exteriores Dominicano, era según mi tesis aún defendida, mejorar las relaciones con el resto de nuestros hermanos del Caribe.

Curiosamente, al proyecto de la Bienal del Caribe, la gente Guadaloupe y Martinica se integraron muy bien, no he investigado para este artículo cuántos premios han ganado, no es tema que viene al caso. Lo importante es el  trato a los artistas una vez en suelo nacional.

Para entender este asunto debo hablar sobre África y la negritud, si me lo permiten.

Africanidad, herencia étnica y  orgullo de los temas de esclavitud

Léopol Sédar Senghor, poeta, ex presidente de Senegal

El tema de la trata negrera, su visión extrema según la experiencia del resto del Caribe Menor, generó una conciencia fuerte de rechazo a esa trata y los resultados de esa dominación, ello explica que en el resto del Caribe los temas identitarios sean de honda sensibilidad.

La esclavitud no tiene gradación, esclavitud es esclavitud, en este sentido ¿Qué sucedió en el Santo Domingo Español que al cabo del tiempo esa memoria de la esclavitud al final no ha formado parte de los grandes reclamos de la historia con el vivo ardor que en el resto del Caribe ?.. ¿Quizás la experiencia nuestra fue diferente aún con los mismos ingredientes que ya conocemos en el resto del Caribe  en relación Amo-Esclavo ?...

SALTODELINEA¿Habrá sido también que generaciones de intelectuales hispanistas intentaron borrar esa memoria en sus argumentaciones historiográficas ?..

Paradojal o no, el resultado ha sido que esos mismos temas que tanto calaron en el resto del Caribe Francófono y Anglófono, en lo que luego se llamó República Dominicana, no fueron desarrollaron del mismo modo: ¿Culpa de una colonización más benigna?

En el resto del Caribe hay una obsesión con el África, como si esta fuera única e indivisible y no una y diversa, es como si todavía las ideas del nacionalismo negro de principio de siglo (Marcus Garvey, 1920), estudiadas muy bien por  Theodore Draper, tuvieran una vigencia absoluta.

Marcus Garvey 1924-08-05, panafricanista y líder mesiánico

Aquí mismo en la República Dominicana, el tratamiento del tema no está excepto de algunas aberraciones, tales como reivindicar el movimiento de la negritud nacido en Francia con la revista Presencia Africana, cuyo valor histórico es innegable, pero cuya aplicación hoy es insólito y fuera de contexto: la negritud correspondió a un estadio de la lucha de los intelectuales negros asentados en Francia mientras de modo paralelo se desarrollaba la guerra de Argelia, el mejor aporte fue el de Frantz Fanon, que sigue vigente por la frescura de su análisis marxista sobre la colonización y la ideología del dominador. Se debe recordar que en su libro Peaux Noire Masques Blancs (Piel Negra máscaras Blancas, 1952) refutaba a la negritud su defensa a ultranza de lo racial, llegó a calificarlo de narcicismo tardío, entendía que el mal de la explotación cubría a todos los oprimidos, sin distingo de color, Fanon fue más allá.

Un poco lo que le costaría la muerte a  Malcom X, en los Estados Unidos, haber hecho conciencia de que más allá de lo racial lo social era importante y más aglutinador.

«El mundo colonial es un mundo en compartimientos».

Marcus Garvey 1924-08-05, panafricanista y líder mesiánico

El panafricanismo mesianista promovido desde París, hoy es antropología de la historia y los datos.

Algunos de sus más importantes líderes llegaron al poder en algunos países de África Leopoldo Sedar Senghor, de Senegal ; Kawme Nkrumah , de Ghana. Aimé Césaire en Martinica y se describe hoy como corriente literaria lo que Aimé Césaire y Sedar Senghor llamarían negritud, termino afirmando que panafricanismo tuvo muchas corrientes y la repartición del África antes de la primera guerra mundial por parte de los europeos avivó el abolicionismo junto a estas corrientes panafricanistas.

Para el resto de los habitantes del Caribe nuestra identidad adolece de esos elementos, en este sentido, Haití es un modelo y un referente para el resto del Caribe, por su revolución y por  la pureza de su africanidad y el ethos cultural que significa..

Parte de la no conexión  de la República Dominicana con el resto del Caribe no hispano, viene de esa sospecha étnica de que no se  sienta con un pasado esclavo legítimo y que en consecuencia, el tema de lo negro como ficha indentitaria, esté relegada al olvido, a un olvido que impide un orgullo neto cultural y de ascendencia. Pues  bien, una  de las razones por la que pensamos la Bienal del Caribe, era una estrategia  para acercarnos vía el arte al resto del Caribe y Centro América, ofrecer una convivencia pacífica que lograra tratar diferencias en armonía, aunque dejando siempre el debate abierto sobre el tema aquí planteado.

Esa fue una de las razones de base para hacer la Bienal del Caribe.

El objetivo no era traer artistas de alllí a la brigandina y tratarlos sin entender su sicología e irrespetarle su visión del mundo, que la tienen.

El ministerio de relaciones exteriores  y la bienal del Caribe

Frantz Fanon, ideólogo, escritor militante del FLN de Argelia

Su rol era de anfitriona esencial para con los artistas visitantes, un enlace entre  el Museo de Arte Moderno y el hoy ministerio era fundamental para esta tarea, por qué ¿?..

La idea era buscar un acercamiento vía las artes con el resto del Caribe, ese era el objetivo y como tal ese ministerio debía jugar un rol importante y tomar nota, su departamento o división del Caribe.

¿Alguna vez se puso a funcionar ese mecanismo, al margen de diligenciar visas?...

Quienes diseñamos la Bienal del Caribe lo hicimos con plena conciencia de los hándicap que la República Dominicana tenía en su relación con el resto  de las islas no hispanófonas del Caribe.

Las consecuencias y los resultados de la falta de vision en la puesta en escena

de la Bienal del Caribe

1/   Se hicieron Bienales al margen esencial de los objetivos trazados incialmente.

2 / El manejo de los temas de traducción fue pésimo, habida cuenta de que los habitantes del resto Caribe, no están obligados como visitantes a hablar castellano o español, como si quiera.

3/ El tema étnico tampoco fue tomado en cuenta y originó roses innecesarios

4/ El ejercicio burocrático con respecto al traslado o envío de obras tampoco fue el mejor, aspecto que se debió cuidar como parte de un buen anfritrionaje, aunque se debe admitir que en eventos de este tipo,es corriente que temas de envío o recepción de obras creen problemas momentáneos.

5 / ¿Había conciencia al celebrar Las Bienales del Caribe sobre cuál era su objetivo final, su inspiración, la búsqueda de sus resultados inmediato en el flanco de nuestras relaciones caribeñas ?...

Lamentable es decirlo: nunca estuvo claro el objetivo y la misión final mucho menos, ello explicaría también porque todavía luego de casi 40 años ( al margen de las implicaciones económicas y la capacidad productiva de la República Dominicana ante esas islas, somos miembro observador y no de pleno derecho en el Caricom, otro de nuestros  dolores de cabeza  promovido por Haití )

Logo del Caricom

Los deberes de la Bienal del Caribe en la actual coyuntura, a pesar del pasado

De celabrarse de nuevo, el Museo de Arte Moderno debe replantearse los criterios de este evento, que es importante para las relaciones culturales de la República Dominicana con el resto del Caribe y CentroAmerica y ese rol correspondería a la Comisión Permanente de la Bienal, por crear y con criterio de independencia y libertad, de lo contrario es una maldita farsa.

Esa Comisión con rigor y juicio debe evaluar los resultados de las otras ediciones y resaltar beneficios y fracasos, sin favor ni temor. Debe además, hacer un informe ponderado y riguroso sobre esta Bienal del Caribe, herencia directa de los años Porfirio Herrrera en el Museo de Arte Moderno.

Sin una clara política de extranjería en relación con esa Bienal del Caribe, perdemos tiempo, dinero y mal planteada la Bienal, reputación en el Caribe.

Aimé Césaire, Gobernador eterno de Martinica, gran poeta y autor de uno de los libros base de la negritud: Cahier d' un retour au pays natal. (Cuaderno de retorno al país Natal)

La imagen de la República Dominicana era buena, era vista en materia de arte como un modelo.

¿Qué ha pasado desde entonces ?...

Hay que rehabilitar la Bienal del Caribe y tengo fuerza moral para pedirlo : he sido uno de sus fundadores, guardo aún con celo puntilloso  los papeles fundacionales de esa Bienal Del Caribe, entendida como una proyección estratégica, hacia el resto del Caribe vía las Artes.

A lo largo de mucho tiempo, hoy vale la pena recordarlo, algunas personas se que han querido adjudicar las iniciativas correspondiente a este evento, desconociendo las verdaderas razones de su fundación, doy fe de que  la Bienal del Caribe mal planteada, nos creó más problemas que éxitos, porque finalmente no se erigió como se debía: Un acto de cortesía diplomática de la República Dominicana hacia el resto del Caribe. Asumo totalmente, la responsabilidad de ese criterio..

Hay que restituir la Bienal del Caribe, pero hacerlo con la responsabilidad de un conocimiento de causa, que no nos deje en el ridículo como país anfitrión, si no estamos preparados para ello, señora directora del Museo Arte de Moderno, no hagamo hacia el futuro papelazos que nos cuestan la imagen de este bello pequeño país, donde hay personas, muchas, que si saben hacer las cosas con la senbilidad y el tacto debido. (Cfe)

 

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes