Fe, Esperanza y Claridad

“Todos los pueblos son conservadores”. Y sin embargo hacen revoluciones…

Por Luis Ulloa Morel

Les presento un diálogo que me inventé hace aproximadamente un año y que forma parte de un escrito más amplio que hice circular entre amigos. Tiene que ver con el atributo deconservadorescon el que suele calificarse a algunos pueblos.

¿Es el dominicano, por ejemplo, un pueblo conservador? Esto he leído y escuchado recurrentemente y a muy distintas personas: que somos particularmente conservadores, atados a lo existente, renuentes al cambio, políticamente resignados.

Muy discutible. Material para historiadores, sociólogos, sicólogos, antropólogos, politólogos. ¿Conservadores los dominicanos? ¿Resignados? ¿O no será el asunto mucho más complejo, tocante a un pueblo que se levantó en armas en 1965 y que enfrentó una intervención extranjera?

No voy por ahora a discutirlo. En todo caso estaríamos ante un conservadorismo especial, particularmente acentuado. Porque en verdad todos los pueblos son esencialmente conservadores. Incluso aquellos que han protagonizado las más típicas revolusiones…He aquí el segmento del diálogo:

—Entonces, no siempre es malo que nos ataquen —deduje yo.

—Siempre es malo que nonos ataquen —se me respondió—. Pero lo que importa es qué es lo que nos dirán. Y le aseguro que lo peor que nos pueden decir, si lo saben decir, es que representamos un peligro o, en todo caso, lo incierto, la incertidumbre.Lógicamente que esto vale para todos.

—Por favor, explíquenos esto.

Es un error muy frecuente, en especial entre gente de izquierda, suponer que el primer impulso de los pueblos para tomar decisiones lo aporta la idea del cambio, cuando en verdad el primer factor de impulso es la búsqueda de su seguridad. La tendencia primaria de los pueblos es primero a asegurar su sobrevivencia y evitar lo que creen peor; solo luego buscarán el cambio hacia lo que creen mejor.

—¿Significa que los pueblos son básicamente conservadores? —preguntó con desconcierto uno de los nuestros.

—En cierto modo, aunque solo en cierto modo. Los pueblos, y de alguna manera toda persona normal, somos conservadores en el sentido de que buscamos conservar algo, en el caso de pueblos conservarse como tales. Si se mira bien, hasta las propias revoluciones son hechos sociales que ocurren como medios de conservar.La necesidad imperiosa, a veces desesperada, por conservar o conservarse suele tomar la forma de un fuerte deseo de cambio. La revolución rusa —tomemos este ejemplo de un cambio social indudablemente radical— fue posible porque solo la revolución salvaba al pueblo ruso. Fíjese que los bolcheviques no ofrecieron nada extraordinario, nada que no fuera lo que la mayoría de la gente creía necesario para preservarse como pueblo: pan (el hambre azotaba despiadada), tierra(lo que ansiaba el campesino) y paz (la guerra diezmaba la población). ¿Qué otra manera de conservarse como pueblo quedaba a los rusos sino dar paso al cambio? (Todas las revoluciones parecían imposibles, y en sus inicios se han parecido muy poco el inicio de una revolución).

—¿Se puede esto traducir, en sentido práctico, como que una campaña electoral, en específico la nuestra, debería basarse en valores tradicionales? —inquirió uno de nosotros.

—No creo que deba interpretarse de esta manera. La gente actúa ciertamente en base valores, pero suele olvidarse que también actúa en medio de circunstancias y que las necesidades suelen tener caras  de hereje. Un enfrentamiento electoral puede tener como telón de fondo un enfrentamiento entre sistemas de valores, digamos entre una visión autoritaria y una visión democrática, o entre visiones diferentes sobre lo socialmente justo, pero se trata más bien de una contienda política, por tanto circunstancial,en la que entran en juego variados factores que llaman coyunturales. Por lo demás, tradicional no siempre quiere decir atrasadoni nuevo quiere decir avanzado.De hecho —y debo reconocer que su pregunta ha sido muy útil—, saber conectarse con valores tradicionales sanos es parte de la sapiencia que hay que tener. Aunque, naturalmente, eso no basta.

—Pero yo quiero volver a la idea de conservación —saltó el nuevo consultor—. No hay que confundir la natural tendencia humana a conservar y a conservarse con el conservadurismocomo ideología. El conservadurismo es la actitud más o menos permanente y obcecada de preferir la preservación de las cosas, en especial la sociedad, tal como están. Es miedo al cambio por el cambio mismo. Puede que un pueblo asuma una cierta cultura conservaduristay esto por supuesto que es un factor que dificultará el impulso del cambio. Pero esto siempre será relativo, como ya explicó el colega, y, en segundo lugar, lo principal es esto: debemos entender que los pueblos no son aventureros ni mucho menos suicidas; aventureros podemos ser yo o alguno de ustedes, pero no los pueblos. Ahora bien, que no sean aventureros e incluso que estén afectados por alguna tradición conservadurista no significa que no se vean de cuando en vez obligados al cambio, necesitados e interesadosen él.

—Ahí reside nuestra fuerza potencial, supongo —concluyó una dirigente nuestra.

—Ahí reside —confirmó el consejero—. Y ahí entra en juego nuestra capacidad, nuestra inteligencia política.

—En términos electorales, ¿qué es lo principal a tomar en cuenta? —preguntamos.

—Ya se ha dicho. Recuerde aquello de que lo peor es dejarnos tirar encima en san Benito de la incertidumbre, la idea de que representamos el peligro.¡Que el peligro lo representen otros, precisamente los contrarios! ¡Hay que mostrar en concreto, gráfica, clara e insistentemente lapeligrosidad ajena: lo bueno que se puede perder o puede no  lograse, y lo malo que se puede mantener votando por ellos! Nosotros somos la seguridad, lo conveniente sin riesgos. Los pueblos no votan ni siquiera por el que creen mejor sino para tratar de asegurar algo, aun solo sea quitarse de encima algún calvario o una amenaza…Hay que ofrecer lo nuevo haciendo entender que en lo nuevo está no solamente lo mejor sino también la seguridad.

Fin de la auto-cita…

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes