Fogaraté

Sólo los humanos…

Por Ramón Colombo

En medio del formal debate sobre la formal realidad, pido incluir en las crónicas del tiempo un hecho humano extraordinario, aunque muy triste, que ha sucedido en La Descubierta, lugar que queda muy lejos de la República Dominicana, y que, según se ha sabido, está a orillas del lago Enriquillo (si es que acaso ese lago tiene orillas): Rafael Cuevas se ahorcó en su vivienda porque “no podía vivir sin amor”. Sépase que así lo dejó dicho en una carta en la que pidió perdón a sus hijos (y, claro, a todos los mortales que reciben amor).

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes