En los espejos de un café

Querida Blackberry…

Por Raúl Baz S.

“Carta de un amor que nunca fue”

Te conocí en el año 2003.

En aquel momento pensé que fue amor a primera vista, pero -hoy- sé que no fue amor, ya que el amor es eterno y, lo que siento hoy por ti, tan solo se resume en lástima.

No pasaron más de 2 meses desde la primera vez que te vi, hasta el día en que decidí pasar mi vida a tu lado.

Éramos inseparables… la paraje del año, y yo, la envidia de muchos y hasta de muchas.

Nuestros primeros años juntos fueron los mejores.

Yo me preocupaba porque siempre tuvieras los mejores accesorios, y tu te encargabas de hacerme la vida más fácil.

Me levantabas por las mañanas, me recordabas mis citas, me comunicabas con quien tuviera que hablar y hasta me permitías tener conversaciones a cualquier hora del día con quien fuera.

Sin lugar a dudas, eras la mejor…

Jamás olvidaré cuando en junio del 2007, al trasladarme a la República Dominicana, donde tu NO podías vivir, me esperaste en México y 4 meses después, en octubre, logramos que pudieras alcanzarme y seguir nuestras vidas de la mano, en todo momento.

Muchas personas me decían que yo era tu esclavo.

Muchas personas se burlaban de nuestra relación.

Pero yo siempre supe que lo nuestro me hacía mejor persona.

Durante nuestra relación, tuvimos los típicos problemas de una pareja y -hoy- tengo los pantalones de confesarte que en el 2009 estuve con alguien más… ¡SI!, TE FUI INFIEL.

Dichas relación extramatrimonial no duró mucho, 6 meses para ser exacto, y la única razón por la cual decidí terminar con ella, fue porque me percaté que lo que tu me dabas era mucho más… me hacías mejor persona.

A pesar de que nuestra vida aparentaba estar bien, tu y yo sabíamos que en la intimidad las cosas eran MUY distintas.

Tu sabes MUY bien que comenzaste a fallarme.

Sabe muy bien que traté de todas las formas habidas y por haber de que las cosas se arreglaran.

Fuimos a terapia,  e ¡incluso! estuviste internada varias veces y yo siempre al pendiente de que te mejoraras para que nuestra vida volviera a ser lo que aparentemente jamás iba a volver a ser.

A nadie la cabe la menor duda de que traté… de hecho, todos me decían que te dejara, pero yo seguí insistiendo hasta que estar a tu lado se volvió inmanejable… una pesadilla.

Fue el 2012 el año en que nos separamos, pero –públicamente- yo siempre te respeté… Opté por recordar lo bueno de lo que fue nuestra vida juntos, y dejar en el olvido los malos momentos.

A pesar de que los rumores decían que ibas de mal en peor, preferí ignorarlos, ya que me dolía de sobre manera saber que ibas por mal camino.

Hace unos meses me enteré de que habías cambiado y de que –posiblemente- te volvería a ver.

Confieso que me emocioné.

Lo rumores decían que, a pesar de yo tener una relación estable con alguien más, íbamos a poder  vernos y convivir.

Hace unas semanas, quedó confirmado que el sábado en la noche iba a ser el gran día.

Me emocioné.

Te esperé.

Te busqué.

De pronto, me llegó el rumor de que –de nuevo- me ibas a fallar, y lo que era tan solo un rumor, volvió a ser verdad.

Dicen que si vas a llegar… Eso está por verse.

Cualquier ilusión de que algún día vuelvas a ser lo que eras antes, ya lo veo como algo imposible.

Si llegas o no, ya no me importa.

Sé que no puedo confiar en ti, y –aunque me duela- siempre recordaré nuestros días juntos como los mejores…

Blackberry, jamás te desearé el mal… por el contrario; pero sé que de esta NO te levantarás.

De ser aquella a la que todo el mundo quería  y anhelaba, te volviste una más que no cumple sus promesas… te cualquierizaste.

Gracias por haberme dado tanto, pero ya jamás esperaré nada nuevo ni bueno de ti.

Espero estar equivocado, aunque por tu reciente comportamiento, veo imposible que te vuelvas a levantar.

@RaulBaz

 

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes