En los espejos de un café

Prudencia 2.0= Inteligencia 2.0

Por Raúl Baz S.

Con el uso de las redes sociales, hemos comprobado que la prudencia NO es una cualidad común.

La Real Academia Española, define a la palabra “Prudencia” como:

1. f. Templanza, cautela, moderación.

2. f. Sensatez, buen juicio.

3. f. Rel. Una de las cuatro virtudes cardinales, que consiste en discernir y distinguir lo que es bueno o malo, para seguirlo o huir de ello.

La tercera definición muestra que es una de las cuatro virtudes cardinales, siendo las otras tres la fortaleza, la templanza y la justicia.

Para efectos del presente, la prudencia es aquella que nos llama la atención, sobre todo en relación al uso de las redes sociales.

No hay duda de que medios como Twitter y Facebook, le han dado voz a quienes antes no tenían ningún medio a su alcance para emitir opiniones públicamente, pero creo que se ha abusado de dicha facilidad.

Siempre he sido un convencido de que las personas famosas como cantantes, deportistas y actores, tienen la obligación de servir como ejemplos.

Tristemente, esto NO es así.

Todos los días leemos sobre excentricidades y locuras llevadas a cabo por quienes deben de ser un ejemplo a seguir, volviéndose encabezados en los medios de comunicación por acciones y actitudes que dejan mucho que desear.

El lunes pasado (hace una semana) la República Dominicana se levantó y tuvo la desgracia de leer un Tuit emitido por la cantante Rihanna, donde se quejaba de una mala experiencia que tuvo durante su estadía en el país, haciendo énfasis en que esas cosas solamente pasan en la República Dominicana.

Para un país cuya actividad económica principal es el turismo, algo de esta índole es MUY mala noticia, sobre todo porque el incidente del que se quejaba Rihanna, pudo haber sucedido en cualquier lugar del mundo, y siendo ella una superestrella con más de 30 millones de seguidores en Twitter, la impresión que deja sobre el país es muy mala.

En el caso mencionado, se atentó en contra de la imagen de un país, pero hay cientos de miles de ejemplos en donde la reputación e imagen de personas han sido destruidas en las redes sociales por personas que sacan situaciones de contexto y usan su “popularidad” (mucho o poca) para afectar a alguien más.

Ayer, el mundo se quejaba de que no tenía medios para manifestarse.

Hoy, el mundo tiene en sus manos la facilidad y medios para poder hacerlo, pero –en la mayoría de los casos- no tiene la prudencia para saber hacerlo de forma educada y acertada.

Considero que es MUY valido quejarse y hacer uso de las redes para emitir opiniones y reclamos, pero castigo CONTUNDENETEMENTE a aquellas personas que hacen uso de herramientas como Facebook y Twitter para arruinar y/o perjudicar a alguien más.

Incentivar a las personas a hacer uso de las redes sociales es válido, aceptable y necesario, pero considero de vital importancia que vaya de la mano con la educación sobre las mejores prácticas de prudencia y sentido común (el menos común de los sentidos).

Es necesario que todos, absolutamente todos los que tienen algún tipo de participación en las redes, haga conciencia sobre los mensajes que se emitirán, ya que NO es valido ni justo afectar la reputación de alguien o la imagen de algo, por falta de criterio y prudencia.

Ya sea alguien con 30 millones de seguidores o alguien con 30, es responsabilidad de todos mantener los diálogos correctos y sin ataques.

Los debates son válidos, las discusiones son necesarias, pero jamás con insultos e injurias.

No presumas ser inteligente en el uso de redes sociales.

Mejor, muestra prudencia y todos nos daremos cuenta de que eres una persona inteligente.

@RaulBaz

 

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes