Agenda Glocal

Mustafa Kemal Atatürk

Por Luis González

El 10 de noviembre de 1938, hace 75 años, murió Mustafa Kemal Atatürk, el padre de la República de Turquía. Falleció exactamente a las 9:05 de la mañana, por tal razón a esa hora  cada año las sirenas suenan, paralizando por dos minutos a todo el país, el tránsito, los trabajadores, estudiantes, amas de casa, todo se paraliza en honor a su memoria.

Pero, ¿quién es Mustafa Kemal Atatürk?

Para muchas dominicanas y dominicanos nos es más que el nombre de una calle, ensanche Naco, entre la Tiradentes y la Ortega y Gasset, en el Distrito Nacional en la República Dominicana.

No obstante, Mustafa Kemal Atatürk es mucho más que eso, es el ideólogo, el que pensó una Turquía más allá del Imperio Otomano, una Turquía libre y soberana, una Turquía republicana y laica. Mustafa fue un verdadero revolucionario, los cambios extraordinarios que produjo en los 15 años que gobernó de manera decidida, a Turquía, son su mejor carta de presentación.

Medio año después de proclamada la República, en marzo de 1924, se abolió el califato, o sea, la posición máxima de la fe islámica de la que estaban investidos los sultanes otomanos. La era del poder político heredado o vinculado a la religión, habían llegado a su fin.

Terminó con la justicia teológica, adoptándose códigos, para lo civil, penal, comercial, con base a los sistemas jurídicos europeos. Promovió leyes para la emancipación de las mujeres, se prohibió el uso de velo, se les exhortó a vestir como las occidentales e incorporarse al mercado de trabajo.

En diciembre de 1934, ocho años antes que en la República Dominicana, se les concedió el derecho a voto y a ser elegidas como miembros del parlamento. Lo que, desde mi óptica, fue una “Revolución Cultural”, primero que la promovida por Mao en China entre 1966 y 1976, aunque con otras características, tuvo en 1928 su clímax, cuando el gobierno decretó el reemplazo de la grafía árabe por un alfabeto latino modificado al turco, más fácil de escribir y de aprender.

Se planteó el renacimiento del idioma turco, sustituyendo muchos términos árabes y persas por palabras turcas. En 1934 la Asamblea Nacional de Turquía aprobó la “Ley en relación a los apellidos”, que permitió que todos los ciudadanos turcos adoptasen un apellido y de paso se le asignó a Mustafa Kemal el apellido de “Atatürk”, que significa “Padre”.

Además, Mustafa y su Gobierno, promulgaron una Constitución política para organizar la nueva república que nacía, adoptaron el calendario gregoriano occidental, se declaró a Turquía como Estado Laico y el domingo como día de descanso.

La Turquía de hoy, aunque como todos los países tiene asuntos pendientes, reivindicaciones sociales por atender, es una sociedad avanzada, en franco desarrollo y crecimiento económico, miembro del G-20, economía 17 del mundo desde el punto de vista de su PIB.

Ni hablar de la importancia geopolítica que tiene, al controlar la Anatolia, la comunicación entre el Mediterráneo y el Mar Negro, por los Dardanelos y el Bٕósforo.

La nueva Turquía, la República de Turquía se lo debe todo a su “Atatürk”, Mustafa Kemal, pero igual otros líderes del mundo tuvieron en él un paradigma a seguir, por eso hoy lo recordamos, 75 años después de su muerte.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes