Arquitectura y energía

La máquina para vivir. Una máquina sana IV

Por Juan C. Sánchez González

A modo de intro (dedicada a un compañero)

Desde luego no es posible trazar pautas teóricas desde nuestra mesa de trabajo, ausente por demás de la realidad del proyecto específico del lector. Que sirvan estas líneas como meras pautas genéricas, dando por sentado que el diseño y/o composición espacial de una vivienda no siempre puede ser decidida por su usuario, sino más bien todo lo contrario:  compra a un promotor inmobiliario el producto terminado. Nos atreveremos, como en las semanas anteriores, a sugerir cierta disposición  de elementos y mobiliario que permita armonizar lo mejor posible el espacio. Nos referiremos a la disposición más adecuada para el estar familiar, la cocina y el baño. Lo obvio y de sentido común está servido en este artículo.

El salón familiar

Al momento de organizar el salón de estar, el punto más relevante es la colocación de los muebles y en especial de los asientos. Lo más recomendable es ubicar el sofá principal fuera del trayecto de acceso y salida al estar y próximo a las zonas con mejor iluminación natural que no es lo mismo que decir debajo de las ventanas. También es conveniente situarlo en un lugar desde donde se puede tener una visual completa del espacio.  La luz natural debe ser la protagonista principal del espacio y con las fuentes de luz artificial  se debe conseguir una iluminación tanto homogénea en todo el espacio como tener la opción de poder focalizarla en una sola parte. Como ya hemos mencionado en otra ocasión, los colores suaves combinados con toques de colores más fuertes permiten dotar a este lugar de ocio y descanso del equilibrio deseado.

La cocina

Si la casa es una máquina para vivir, la cocina es el motor principal de esa máquina. Una cocina , sea grande o pequeña, si está mal articulada puede ser un verdadero incordio para el usuario. La clave está en tratar de conseguir no saturar el espacio y dotarlo de la fluidez de movimiento que permita desarrollar en él la actividad para la que ha sido destinada. Tenemos cocinas con comedor y/o desayunador integrado o cocinas con una simple y única encimera. Sea cual fuera será primordial la ventilación y la iluminación natural. Cuando la cocina está integrada a otro espacio, como sucede con los diseños tipo loft, es aconsejable dotarla de una ventana que le permita, de manera natural, la evacuación de olores y humos y la entrada de luz. Otro punto favorable sería que el acceso a la misma estuviera próximo a una entrada a la vivienda pero no con una comunicación lineal directa. En cuanto a los colores se recomiendan lo tonos cálidos aunque la  agradable tendencia hacia el blanco no deja de ser una buena opción para posibles combinaciones. Los acabados de superficies (paredes, armarios y utensilios) deben permitir su fácil limpieza sin que afecte la naturaleza de los mismos.

El baño

En muchas ciudades frías se tiene la tendencia de no dotar al cuarto de baño de ventilación directa hacia el exterior. Existen razones justificadas para la temporada de invierno, pero no deja de ser una solución mediocre a la disposición espacial de los ambientes de una vivienda. Es posible dotar al baño de una ventana con el adecuado nivel de inercia o tramitación térmica y que permita tanto en verano como en invierno ventilar el baño. En zona tropical es condición indispensable que el baño este ventilado.

La ubicación de lavabo, inodoro y bañera/plato de ducha puede variar según las necesidades familiares. A una familia numerosa con un solo baño le convendría separar ( dentro de la misma habitación) el espacio del inodoro del espacio de la ducha o bañera y así facilitar el uso de uno con independencia del otro. Esto no siempre es posible por temas de espacio, pero lo que sí es posible y necesario es que tanto el inodoro como la ducha o bañera no queden directamente enfrentados a la puerta de acceso.

Lo ideal es que la orientación del baño en una vivienda u oficina sea al oeste para dejar las mejores orientaciones a los espacios donde se desarrollan más nuestras actividades de ocio y el descanso. Lo interesante sería que sumado a esto la ubicación del cuarto de baño quedara desvinculada de la línea directa de acceso al edificio.

La combinación de colores fríos y cálidos en los elementos compositivos del baño puede ser una alternativa interesante aunque la tendencia hacia lo monocromático  y minimalista (con predomino del blanco) es también muy agradable.

El equilibrio

Cuando el Maestro (Le Corbusier y luego todos los demás) hace el planteamiento de que el espacio para vivir debería ser como un máquina, haciendo la analogía con lo que para su época significaba el concepto de máquina,  proponía que la vivienda (o la obra arquitectónica en general) estuviera por encima de cualquier otro objetivo al servicio de su usuario y en correspondencia con su entorno social y natural.

Conseguir este objetivo máximo de confort y salud del usuario + equilibrio medioambiental ( la suma de ambos) sigue y seguirá siendo el norte que marca la ruta. Parece obvio decirlo aquí - una vez más- pero no siempre se puede plantear como prioridad en la agenda conjunta de cliente y proyectista.

Crear, idear, modificar y/o adecuar el espacio para armonizar la actividad humana con el entorno natural y social es tarea primaria de quienes diseñan los espacios, pero al final del cuento es parte de la experiencia vivencial que el usuario puede y debe tener en pos de la máquina para vivir….Adelante.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes