Ágora

La mano dura del Presidente

Por César Pérez

El presidente Medina ha demandado mano dura a la Justicia. Lo ha hecho ante el cadáver de la alta oficial de la Policía encargada de la seguridad de su hija, victima de la mano criminal de delincuentes, por lo que casi automáticamente se da por sentado que esa petición se limitaría al combate a la delincuencia común y no que el brazo de la Justicia se extienda y actúe duramente contra los desfalcadores del Estado y los violadores de la Ley que ocupan altos puestos en este gobierno.

Por pura coincidencia, el sentido y pertinente pedido del Presidente se hizo en la misma semana en que el periódico Acento denunciara que el director de la Comisión de Ética y Combate a la Corrupción del Gobierno de Medina, violó la Ley 79-82 de Declaración Jurada de Bienes, al incurrir en el perjurio por no declarar gran parte de sus bienes ni la paternidad de dos hijos al momento de firmar dicha declaración.

Se trata del director del organismo que en su discurso de juramentación el Presiente dijo que tendría "la potestad por el sólo rumor público, citar, interrogar, requerir a entidades públicas y privadas y aplicar sanciones disciplinarias...". Por lo tanto, es de justicia que se le pregunte al Presidente, si la "mano dura" de la Justicia no debe caer sin dilaciones ni contemplaciones, sobre un funcionario que viola los principios de la institución que él dijo sería la garantía de que su gobierno sería transparente, basado en la honestidad.

Puede semejante funcionario, investigar y sancionar actos reñidos con el Régimen Ético y Disciplinario de la Función Pública? Imposible. Sólo en un país como este, donde no existe un régimen de consecuencias, puede un funcionario cometer una violación de la Ley y de elementales principios de educación de hogar de tal calado, sin ser cancelado inmediatamente y sin que se le aplique la "mano dura de la Justicia".

En ese, como en otros casos, se requiere la "mano dura de la Justicia" y que el Ministerio Público de este gobierno, cuyo Procurador General es objeto de los peores calificativos de parte del referido funcionario, tenga el suficiente coraje de no desestimar sin investigar denuncias de corrupción en diversas áreas del presente y pasados gobiernos, como la  interpuesta  por Guillermo Moreno contra el ex presidente Fernández y su Fundación por violación a los Artículos del Código Penal que sancionan la prevaricación.

“Mano dura” para investigar innumerables denuncias de nepotismo en diversas instituciones del Estado, de violación a las leyes de Libre Acceso a la Información, de Venta y Contrataciones, del Presupuesto, de la Administración Públicas que limita el número de viceministros, el dinero de la Sun Land y los depositados por la Odebrech para el pago de las prestaciones laborales a los trabajadores que participan en sus obras.

También, tomándole la palabra al Presidente, el Ministerio Público debe aplicar  "mano dura” contra los curas pedófilos que han abusados sexualmente de niños y niñas y son protegidos por una alta jerarquía del clero muy dada a exigir mano dura contra la criminalidad y los indocumentados, básicamente contra aquellos de origen haitiano.

Una Justicia que sólo use la mano dura contra la delincuencia común y sea blanda o indiferente ante los tantos crímenes de cuello blanco, que mantenga la impunidad para los desfalcadores del Estado, se constituye en el principal factor para que se acentúe la delincuencia y la inseguridad que están deteriorando toda posibilidad de desarrollo de este país. Si la  mano dura de la Justicia que pide el Presidente sólo ataca los efectos y no al sistema de impunidad que es la causa de la criminalidad, seguirá creciendo el estado de inseguridad que impide cualquier posibilidad de desarrollo de este país.

 

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes