Opinión

Hijo meritorio

Lejanos están aquellos días en que la luna plateada acariciaba las olas vibrantes del mar caribe torneado plata, convocando a los sueños de los primeros amores

Por Freddy Angel Castro Díaz

A Damián Castro,  Luis Miguel Peña y Julio César Peña.

Lo importante no es llegar, sino llegar con todos y a tiempo (León Felipe)

Recientemente el Ayuntamiento de Andrés, Boca Chica aprobó una resolución que declarara hijo meritorio, a quien suscribe este artículo.

Lejanos están aquellos días en que la luna plateada acariciaba las olas vibrantes del mar caribe torneado plata, convocando a los sueños de los primeros amores. Que en las aguas del Brujuelas se mezclaban con algas marinas en la noche de San Juan; allí, hacíamos el mejor manjar aunque este estuviera lleno de arena y sal.

El ímpetu de la juventud que recorría los años 70, cuando ya la vida nos pauta agenda social.  El primer reto fue seguir estudiando, pero no había donde, nos embarcamos con los compañeros de infancia a construir el Liceo Andrés Avelino García, con lucha sociales abiertas consiguieron darle continuidad.

Así continuaba la vida logramos la primera promoción en 1978 del bachillerato. Caminando en paralelo sobre el azúcar y la aldea de pescadores, que nunca Vicente Castro reclamó al tirano su mejoría, aunque este guarda campestre del Ingenio Boca Chica abandonaría su estancia de apenas metros de convivencia común, antes de entrar al ejército e iniciar su ascendente carrera a la dictadura.

Hay que destacar que una trilogía de joven de pensamiento liberal de la época, con matizadas tendencias como Damián Castro, el gran orador de verbo efervescente para el discurso político, quien deleitaba como su prosa montesina a los cultos líderes políticos.

El otro era Luis Miguel Peña economista, visionario con estándares internacionales de calidad, nos había superado en la ignorancia y avistó la posibilidad de que Andrés, Boca Chica   fuera declarado municipio. Él nos convocó  al Sindicato de Arrimo Portuario en una tarde sabatina. Él sabía que con la entonces geografía del Distrito Nacional no era posible continuar prestando los servicios municipales. En ese encuentro se plantó el germen de la semilla municipal.

Julio César Peña concretaba esta avanzada, la poesía, los versos de Neruda, Pedro Mir, León Felipe, Mateo Morrison, Tony Raful, Manuel del Cabral y Aída Cartagena Portalatín. Esperábamos recorriendo las calles polvorientas de Andrés, cual macondo septembrino con la última poesía publicada exhibida como la estatura de un trofeo olímpico.

Pienso que producto del debate fue la creación del grupo de poesía coreada, este fue un salto cualitativo. Aquello fue un verdadero taller literario, instalado en la casona con su piso de tablas y su sonido crujiente. Entonces, empezamos a escuchar la Excelente Música del Mundo. Y aprendimos que había una Isla Negra que era bonita.

El movimiento trabajadores industriales, portuarios, educativos, no solo nos llevó a su organización y participación por mejores reivindicaciones para el sector laboral, expresado en los Pactos Colectivos.

Estudiando Ciencia Política y Derecho, con nuevos mentores, profundizando nuestros estudios de los clásicos. Marqué preferencia por el Derecho Internacional, conociendo sus postulados y doctrinas.

Posteriormente, a partir de los acontecimientos de la guerra de Irak 1991, un nuevo escenario se abría al análisis internacional, con la coyuntura de la guerra que se estaba reproduciendo, el país visualizaría mi presencia   en los medios de comunicación a nivel nacional.

El tránsito hacia el análisis de la política era cada vez más importante, desarrollado nuevos aportes, como la interpretación de análisis de datos de las encuestas más prestigiosas del país, preservando la objetividad en el análisis, nunca he errado en un pronóstico político nacional.

El tránsito hacia lo jurídico, fundamentalmente al Derecho Público, también se ha dado, sobre todo después de la creación del TCRD, es la omnipresencia en las cátedras de derecho constitucional y nuestros nuevos aprendizajes con entusiasmos junto a derecho electoral.

Al llegar a estos 34 años de vida docente, quedan muy pocas aspiraciones en la academia, debido a que he recibido honores y títulos de la más alta distinción. Uno de los grandes aportes a lo largo del camino de la vida, es haber formado muchos profesionales del Derecho y la Ciencia Política.

Hoy que decido transitar otros caminos, ha llegado este reconocimiento del Ayuntamiento de Andrés, Boca Chica, presidido por su Síndico Fermín Brito, quiero agradecer el noble gesto hacia mi persona. Con la comprensión del momento histórico, pretendiendo emprender una nueva etapa para bien del país. Espero honrar como mi conducta, el reconocimiento del que soy investido

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes