Detalles

El subsidio de la Superintendencia

Por Antonio Almonte

El pasado lunes 2 de septiembre, la Superintendencia de Electricidad (SIE) emitió una declaración de prensa  que contenía una mentira del tamaño de un templo.

Concretamente, en un párrafo de la nota de prensa se afirma que:

"Como resultado de las variaciones antes citadas, la tarifa indexada para el mes de septiembre experimento un aumento de 1.52 % con  relación a la del mes de agosto . Sin embargo, como la tarifa aplicada vigente continua siendo  menor que la tarifa indexada en un 43.63%, el Estado deberá subsidiar con $ RD 2, 014.96 millones la tarifa eléctrica para mantener invariables los precios a los usuarios en el mes de septiembre. El subsidio acumulado por este concepto para el periodo enero- septiembre  se estima en $RD 17,818.95 Millones".

En primer lugar, la tarifa indexada es un invento sin ningún fundamento técnico ni relación con los costos reales de producción de la energía en el país. Su origen se remonta a la Resolución SIE-31-2002 y fue concebida como tarifa de transición en lo que entraba en vigencia la tarifa técnica en el 2003.

Pero, la tarifa técnica nunca se ha aplicado, y la indexada ha sido utilizada para justificar subsidios a las distribuidoras, que no a la población.

Según la tarifa indexada, para este mes de septiembre el precio del kilovatio hora seria de

33 centavos de dólar a clientes que consuman más de 300 Kwh al mes,  lo cual resultaría un absurdo mayúsculo en cualquier país con los tipos de plantas y combustibles predominantes.

Lo que sucede es que a las distribuidoras les conviene mantener una tarifa indexada inflada porque aunque no se la aplican a los clientes, si la usan para pedirle al Gobierno mas dinero dizque para compensar el déficit de tarifa.

La diferencia entre la tarifa indexada y la que se aplica a la población la cobran las distribuidoras al Gobierno a través del Ministerio de Hacienda cada mes. En realidad, más que un déficit de tarifa se trata de un truco para enmascarar las pérdidas de las distribuidoras debido a la incapacidad operacional, despilfarro y clientelismo político.

Si la SIE comparara la tarifa aplicada con la ultima tarifa técnica que fue determinada en un estudio de la firma consultora internacional INECON , esos cerca de18 mil millones de subsidios se reducirían a casi 10 mil millones.

Que los funcionarios de las distribuidoras hagan maquillajes de cifras y subterfugios verbales se entiende, pero que la autoridad reguladora del sistema, la Superintendencia, los avale y los publique es un asunto gravísimo, una barbaridad.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes