Opinión

Con el Cardenal….

Por Miguel Luís Llenas

Desde hace ya algunos años he mantenido cierto silencio en escribir sobre temas espirituales, en especial Bíblicos, como creyente que soy en el Señor Jesucristo y su Obra en la Cruz. Por hoy abandono ese silencio.

Siendo yo un joven de apenas unos 25 años y a ese entonces predicador en una de las más hermosas Iglesias Evangélicas en Santo Domingo (IBSJ) recibí unos de los más grandes insultos que he recibido en toda mi vida (y he recibido muchos): El cardenal López Rodríguez me llamo “energúmeno” debido a mi predicación bíblica semana tras semana. “Energúmeno” significa bruto, inculto, torpe, ignorante y lo peor, ¡endemoniado!Era una etapa de la vida cristiana en Santo Domingo donde ser evangélico era una gran deshonra social. Me refiero a los años de la década de los ochenta.

Muchos años han pasado después de ese entonces y jamás me imaginé que escribiría algo a favor del cardenal. Y lo que voy a decir es muy simple: celebro su postura ante la homosexualidad y la designación de un embajador, del país que sea, propagador de la doctrina gay, ya que la misma ha dejado de ser una conducta privada y se ha convertido en una especia de culto, en una doctrina que hay que promover y celebrar. La etimología de la palabra Gay significa “sexualmente alegre”, perturbador y su uso fue clásico con las prostitutas francesas y la conducta irreverente y travesti de grupos de la sociedad francesa y europea. Es decir, ser un “gay” no era un reconocimiento meritorio ni moral. Era una aberración.

Por lo tanto faltaría a la verdad si no concuerdo con la postura de cardenal ante el tema de la homosexualidad. En otros temas estoy totalmente en desacuerdo con él y sigo siendo el mismo energúmeno, retrogrado de siempre.

Hace muy pocos días estuve en la hermosa colina frente al Partenón de Atenas (conocida como el Areópago) donde Pablo se dirigió a los griegos, casi dos milenios atrás, diciéndole que el predicaba al dios que ellos no conocían. Al Señor Jesucristo. Todo mi ser se estremeció a ver su valor de decir esto en una sociedad inmensamente inteligente, culta e idolatra  y donde la conducta moral estaba en su más bajo nivel. Para los griegos ser homosexual estaba casi ligado con lo divino. A lo largo de toda Grecia predicó que al igual que los ladrones, los adúlteros y los idolatras, los homosexuales no entrarían al Reino de Dios, salvo que hubiese un arrepentimiento y como consecuencia un cambio de brújula. Y ese mensaje no ha cambiado ni un ápice al día de hoy.

Más tarde a los Romanos ( hoy diríamos a los Italianos) le escribió lo mismo:

”Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad; 19porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. 20Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. 21Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. 22Profesando ser sabios, se hicieron necios, 23y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.

24Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, 25ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.

26Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, 27y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío. 28Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen; 29estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades; 30murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, 31necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia; 32quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican” ( Carta de Pablo a Los Romanos, capitulo 1)

El tema de la homosexualidad no es de hoy. Es tan viejo como el hombre mismo. Lo que es de hoy es el afán, la agenda en convertirlo en algo grande, trascendente, sublime, en algo digno de ser copiado y alabado. El tema es tal a nivel mundial, que los gobiernos tiene prisa en designar la unión legal entre sexos iguales como “matrimonio” aun con capacidad de adoptar hijos. Nunca en la historia de la civilizaron humana tanta barbaridad ha sido vista.  Las puertas de la destrucción de la civilización tal como la hemos conocido hoy por hoy han sido abiertas de par en par. “ ¡Y ay, ay, de lo que nos opongamos a ello”!!

Para Pablo la conducta “gay” no era más que la consecuencia del abandono del Dios de las Sagradas Escrituras. En los últimos 20 años de mi vida he recorrido casi todo el mundo y he visto lo mismo en cada país: mientras más alejados de Dios están, más aberrantes las prácticas homosexuales. Impublicables algunas de ellas. Esto lo he visto en la India, en Nigeria, en Indonesia, en toda América Latina, en los países Árabes…. En Brasil.

Unas de las últimas palabras de Cristo advirtiendo los eventos mundiales antes del fin de la historia que hoy conocemos y como preámbulo a su Segunda Venida a la tierra fueron estas:

<Porque como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Pues así como en aquellos días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dándose en matrimonio, hasta el día en que entró Noé en el arca, y no comprendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos; así será la venida del Hijo del Hombre> ( Mateo 24: 37-38)

«Asimismo como sucedió en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; mas el día en que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y los destruyó a todos. Así será el día en que el Hijo del Hombre se manifieste» (Lucas 17:28-30)

La época que vivimos es posible que sea una de las difíciles de la humanidad: como “energúmeno” que soy prefiero creer a mi Maestro y Señor y creer de ahora en adelante que la incidencia homosexual será tan grave y tan destructiva a la sociedad y la familia que solo decimos: “Ven Señor Jesús” (Apocalipsis 22:20).

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes