Duendes del periodismo

Carta de nieto de Trujillo..(*)

Por Roberto Valenzuela

(*) La aclaración debe ser a los familiares de los héroes

En relación con una carta que remite el nieto de Trujillo, Ramfis Trujillo,  al distinguido director de Acento.com, Fausto Rosario, quejándose de que yo lo habría difamado, debo hacer la siguiente puntualización.

Mi artículo está basado en el testimonio de la gente del lugar y, fundamentalmente, de los familiares de los seis sobrevivientes asesinados en Nigua, San Cristóbal. Ellos se sienten ofendidos.

Estos,  muy compungidos –hubo hasta lágrimas y abrazos– denunciaron en un acto público en el mismo lugar la visita de Ramfis y, lo que ellos consideraron, una agresión a la memoria de los héroes del 30 de Mayo.

El “desmentido”,  “aclaración” o “disculpa”  –si es que debe haber–  no debe ser a mí,  sino a los familiares de  Pedro Livio Cedeño, Wascar Tejeda, Tunti Cáceres, Modesto Díaz, Salvador Estrella Sahdalá y Roberto Pastoriza.

Para ser más especifico, uno de los que reaccionaron  públicamente en el acto, hablando a nombre de la familia, y denunció que Ramfis había estado en ese mismo lugar fue Luis Salvador Estrella (hijo de Estrella Sahdalá).

Luis Salvador Estrella narró que Ramfis dijo que iba al lugar (donde funcionaba Hacienda María) a “recrear escenas familiares y a ver el monumento a esos perros”.

Acto seguido, mirando al héroe de la Revolución de Abril, Claudio Caamaño,   golpeaba  en el pódium y decía: “Los perros están muertos, pero los cachorros están unificados para enfrentar a los que quieren santificar a Trujillo, distorsionando los hechos”.

“La funesta era de Trujillo no tuvo luces y sombras, fue una noche tenebrosa de 31 años.  ¿Hubo luces y sombras en Nigua? Aquí había un centro de torturas. Decía el refrán: ¡Es mejor tener nigua en un pie y no un pie en Nigua!”, dijo Estrella.

Los familiares de los héroes de Nigua hicieron la denuncia sobre la presencia de Ramfis en el lugar y lo entendieron como un imperdonable desafío  a ellos.

Es por esto, que al final del acto, un grupo ex combatientes de la Revolución de Abril, encabezados por Claudio Caamaño, sacan sus armas y lanzaban tiros al aire y frente al Mar Caribe, donde se supone que fueron lanzados los cadáveres de los seis  héroes del 30 de Mayo.

Como pueden ver no es un invento, es una denuncia de los familiares de los ajusticiadores de Trujillo en un acto público, en que también hubo una misa oficiada por el cura de Nigua, Carlos Montoya.

Esa misa también dedicada al fallecido presentador de televisión y combatiente de la Revolución de Abril, Freddy Beras Goico.

Carta del nieto de Trujillo a Fausto Rosario Adames

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes