Gerencia y Estado

Agropecuaria en su gerencia actual

Por Ramón Morrison

En el 2011 se analizaban posibles escenarios de crecimiento agropecuario en los que se proyectaban tasas 3.1%, 3.9%, 5.3% y 6.4%;  el último escenario (6.4%) era el recomendado e  implicaba un mayor aprovechamiento de las potencialidades del agro, una mayor eficiencia del uso de las tierras, del agua y de los recursos fiscales.

Para el periodo enero-marzo de 2013 de acuerdo a cifras del Banco Central, el  sector agropecuario experimentó un crecimiento de 1.2% en comparación al año 2012, mientras que toda la economía en términos reales crecía  un 0.3%. En los tres meses subsiguientes el crecimiento para el conjunto de la economía dominicana  fue de 2.8%, mientras que para el sector agropecuario promediaba aun al término de los seis meses, 1.2%.

En 13 meses no es posible esperar resultados extraordinarios. Fallas estructurales de profunda raigambre explican el limitado aprovechamiento de las potencialidades. Se suma un factor coyuntural  de fuerte  impacto negativo: la gran sequía que afectó la siembra y cosecha de los principales cultivos tanto para el consumo interno como aquellos bienes agropecuarios destinados a la exportación.

Se demuestra una vez más que desarrollar exitosas cadenas productivas agropecuarias y agroindustriales no es de fácil solución con todo y el  importante incremento del presupuesto al sector  y del financiamiento que sólo en el primer trimestre del  año  fue de  2 mil 654 millones de pesos, 88% de incremento respecto a igual periodo del pasado año. A lo que se agrega algo no menos relevante, que las máximas autoridades del área lucen muy inspiradas y rodeadas de equipos de alta calificación profesional y experiencia.

La presión de la cotidianidad con tantos y variados problemas  ha de combinarse con respuestas gerenciales de gran calado. Es momento ya de  acciones gerenciales en dos direcciones fundamentales: Plan Maestro de Desarrollo Agropecuario 2030 y su sistema de seguimiento  en correspondencia con la Estrategia Nacional de Desarrollo, y el rediseño de las anquilosadas estructuras organizacionales.

Diversos estudios nacionales e internacionales con la colaboración de calificados técnicos  y organizaciones dominicanas, especialmente los de la CEPAL y de la Junta Agroempresarial Dominicana facilitan el proceso. Tres desafíos ya identificados y detenidamente estudiados han  de ser la base: 1- ) Rentabilidad y crecimiento 2- ) cohesión social mediante el aumento del bienestar de los pobres del campo,   y 3- ) competitividad.

La presente administración de dirección y gestión del Estado dominicano  tiene en la Agropecuaria y la Agroindustria la oportunidad de hacer una gran contribución al país.

Aun no es tiempo de ceremonias de reconocimiento.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes