Editorial

El país no puede ser inducido a una explosión, ni a la violencia


La sentencia 168 del Tribunal Constitucional ha provocado muchas reacciones y seguirán llegando otros puntos de vista. Como país estamos en la obligación de escuchar todo lo que desee decir la comunidad internacional, como ya lo han hecho varios organismos multilaterales.

Boston Globe, un diario importante de Estados Unidos, solicitó al gobierno de Obama presionar a la República Dominicana para que respete los derechos de las personas afectadas, que son ciudadanos dominicanos.

Varios medios de Estados Unidos, Europa y el Caribe se han expresado sobre el particular. Las cartas que debe estar recibiendo cada día el Palacio Nacional deben seguir generando inquietudes en el gobierno. Y con razón el presidente Danilo Medina está obligado a actuar con mucha moderación. Se sabe que sostendrá una reunión con el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, para hablar sobre el tema.

Entendemos que en el país hay mucha gente enardecida, utilizando mucha agresividad verbal y hasta violencia física en los medios televisivos. Hay gente incluso denigrando al presidente Danilo Medina, agrediéndole sin consideración ni respeto. Se les ha olvidado que el presidente merece toda la atención del país.

Pareciera que estamos perdiendo los estribos, y que quienes deben ser ejemplo de cordura y sensatez están convirtiéndose en motivo de agresividad. Lo que no es posible en una sociedad democrática.

Un comentario sobre esto:

 

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes