HOUSTON EE.UU (EFE).- El toletero dominicano Albert Pujols mantuvo el protagonismo del poder ofensivo de los peloteros latinoamericanos al hacer sonar su bate en el béisbol de las Grandes Ligas.

Mientras que el colombiano Orlando Cabrera consiguió marca personal con su bate oportuno en la pasada jornada de las mayores.

Pujols y su novena viajaron al Nationals Park, en Washington (D.C.), y aunque jugó con equipo perdedor, su bate no perdió el protagonismo y con cuadrangular apoyó el ataque de los Cardenales de San Luis, que cayeron derrotados 6-8 contra los Nacionales.

El inicialista dominicano ligó su cuadrangular número 15 en lo que va de campaña al superar los lanzamientos del abridor cubano Yuneski Maya en el primer episodio.

Pujols pegó por todo lo alto del jardín izquierdo para desaparecer la pelota ante Maya con un corredor en los senderos, cuando el cubano había conseguido un "out" en el episodio.

El triunfo de los Nacionales se lo acreditó el relevo venezolano Henry Rodríguez (2-1) en un episodio de trabajo desde el montículo.

El cerrador dominicano Francisco Cordero (14) lanzó un episodio, permitió un imparable, una carrera, dio una base y retiró a uno por ponche para acreditarse el rescate. Para Cordero fue su salvamento 304 de por vida

Rodríguez lanzó el séptimo episodio, dando una base y ponchando a uno para sumar su segundo triunfo en lo que va de campaña, al dominar a tres enemigos con 16 envíos, 10 perfectos y ponchó a dos.

Con el mismo protagonismo y también en la derrota, el parador en corto colombiano Orlando Cabrera conectó su imparable número 2.001 para romperle el juego sin hit al abridor Justin Verlander en el octavo episodio, pero los Tigres de Detroit vencieran por blanqueada de 4-0 a los Indios de Cleveland.

Verlander no aceptó imparables hasta que Cabrera conectó sencillo con una línea al jardín central, con un "out" en la octava entrada del duelo de equipos punteros de la División Central de la Liga Americana.

El domingo, Cabrera se convirtió en el décimo séptimo jugador activo con 2.000 imparables en su carrera al pegar uno contra los Yanquis de Nueva York.

El intermediarista nacido en Cartagena (Colombia) debutó en las mayores en 1997.

En el camino de la victoria el segunda base dominicano Robinson Canó jonroneó para los Yanquis, que superaron por paliza de 12-4 a los Vigilantes de Texas.

Canó (13) pegó de vuelta entera en la sexta entrada sobre los lanzamientos del relevo japonés Yoshinori Tateyama, sin corredores en el camino cuando el lanzador buscaba terminar el episodio, sacando el tercer "out".

Con menos jonrones en su cuenta y en la derrota jugó el receptor venezolano Miguel Montero, quien jonroneó para los Cascabeles de Arizona, que perdieron 5-6 contra los Gigantes de San Francisco.

Montero (8) conectó batazo de cuatro esquinas en el sexto episodio ante los lanzamientos del abridor Matt Cain, a quien le desapareció la pelota llevando a dos corredores en circulación.

El venezolano pegó batazo por todo lo alto del jardín derecho cuando había un out en la pizarra.

Mientras que el parador en corto dominicano Starling Castro puso fin al duelo al pegar sencillo productor del triunfo en el décimo episodio y llevó a los Cachorros de Chicago a una victoria por 5-4 sobre los Cerveceros de Milwaukee.

Castro pegó tres imparables y remolcó dos carreras, incluyendo una en el décimo episodio al mandar a la registradora al guardabosques Tony Campana, que marcó la victoria.

El receptor puertorriqueño Geovanny Soto (5) y el antesalista dominicano Aramís Ramírez (5) apoyaron el ataque de Castro con sendos vuelacercas.

Soto (5) pegó de cuatro esquinas en la séptima entrada, sin corredores en circulación. El boricua cazó los envíos del abridor mexicano Yovani Gallardo y le sacó la pelota por todo lo alto del jardín izquierdo.

Mientras que un episodio más tarde le tocó turno a Ramírez (5) de desaparecer la pelota del campo, al castigar los servicios del relevo Marco Estrada.

Ramírez pegó de cuatro esquinas llevando a un corredor en el camino, cuando había un out en la pizarra.

Con bate productivo, el parador en corto venezolano Alcides Escobar pegó tres imparables y remolcó dos carreras en el triunfo de los Reales de Kansas City por 7-4 sobre los Atléticos de Oakland.

Escobar viajó cinco veces a la caja de bateo y remolcó dos de las siete carreras de los Reales.

En la lomita el cerrador mexicano Joakim Soria (10) lanzó un episodio, dio una base por bolas y ponchó a dos para acreditarse la victoria.

Soria enfrentó a cuatro enemigos con 20 envíos, 11 dirigidos a la zona perfecta del strike y dejó en 4,80 su promedio de efectividad.

En el mismo trabajo monticular, el abridor dominicano Johnny Cueto trabajó siete episodios y llevó al triunfo a los Rojos de Cincinnati por 3-2 sobre los Dodgers de Los Ángeles.

Cueto (4-2) permitió cinco imparables, una carrera, dio una base y ponchó a cinco para acreditarse la victoria.

El serpentinero mandó 104 envíos, 73 perfectos, y dejó en 1,68 su promedio de efectividad al lanzar contra 25 enemigos.

Cueto limitó a los Dodgers a una carrera en una juego de revancha del 4 de junio contra Clayton Kershaw, en Cincinnati, en donde ambos lanzadores salieron sin decisión.

Para el dominicano fue su salida número 100 de por vida, y logró un triunfo sobre los Dodgers por primera vez en cinco aperturas.

El cerrador dominicano Francisco Cordero (14) lanzó un episodio, permitió un imparable, una carrera, dio una base y retiró a uno por ponche para acreditarse el rescate. Para Cordero fue su salvamento 304 de por vida.

El abridor dominicano Juan Nicasio lanzó seis sólidos episodios y logró su mejor cifra de por vida en ponches, con nueve, para llevar a los Rockies de Colorado a una victoria por 6-3 sobre los Padres de San Diego.

Con su triunfo, los Rockies detuvieron una racha de tres derrotas consecutivas y se afianzan terceros en la División Oeste de la Liga Nacional, que lideran los Gigantes y los Cascabeles son segundos.

Nicasio (2-1) lanzó seis episodios, permitió seis hits, un jonrón, dos carreras, dio una base y ponchó a nueve para apuntarse el triunfo.

El lanzador dominicano concluyó su labor con 108 envíos, 67 a la zona perfecta, y dejó en 3,38 su promedio de efectividad, después de controlar a 26 enemigos. EFE