Actualidad

Piden al CARICOM ayudar a RD a evitar abuso y discriminación por TC 168

Por Carolina Batista/Acento.com.do


SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La Conferencia Episcopal de las Antillas pidió a la Comunidad del Caribe (CARICOM), evitar el abuso y la discriminación con la aplicación de la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional Dominicano, que deja sin nacionalidad a miles de dominicanos descendientes de indocumentados, en su mayoría, haitianos.

El organismo instó a los dirigentes de los distintos territorios y al CARICOM, a utilizar su influencia con el gobierno de la República Dominicana para que pueda proteger plenamente los derechos y la humanidad de decenas de miles de los que desde ya están siendo afectados con la sentencia.

También recordaron las palabras del Papa Francisco cuando él insistió en que todos los seres humanos poseen la misma dignidad.

Lea íntegro el documento de laConferencia Episcopal de las Antillas

La Conferencia Episcopal de las Antillas está cada vez más preocupada por la situación y el estatus de hasta cuatro generaciones de personas nacidas en el país caribeño, la hermana de la República Dominicana, cuyos padres nacieron fuera del país, principalmente en Haití.

A raíz de una sentencia del Tribunal Constitucional Dominicano del 23 de septiembre de 2013, el obispo dominicano Rafael Leónidas Felipe Núñez, de Barahona, cuya diócesis se encuentra en la frontera sur que separa el país de Haití lamentó en una declaración pública la decisión del Tribunal.

“Muchos haitianos vinieron a la República Dominicana y han permanecido aquí. Ellos nacieron en Haití, es cierto, pero después de eso, fueron traídos aquí y aquí han creado sus familias. Algunos de ellos han vivido en el país durante 30 o 40 años, con una familia. Otros han estado aquí durante dos generaciones, hijos y nietos, que nacieron aquí. Si estas personas han vivido en el país por un tiempo tan largo, no saben nada acerca de Haití, y son, por lo tanto, dominicanos", precisó.

El 9 de octubre de 2013, la Asamblea de los superiores de todas las congregaciones religiosas de la República Dominicana emitió una declaración diciendo “Nosotros, Superiores Mayores, estamos indignados por la decisión N º 0168/13 del Tribunal Constitucional de 23 de septiembre de 2013 y la condenamos unánime y totalmente”.

Los jefes de las órdenes religiosas observan que muchos de los afectados “han obtenido sus documentos de identidad y tarjetas de voto electoral y han viajado con sus pasaportes dominicanos, se han casado y tienen sus certificados de matrimonio, y ahora, de repente, la Sentencia 0168/13 de la Corte Constitucional les está negando la nacionalidad dominicana”.

Citaron Éxodo 3,7 “Yahvé dijo entonces: ‘En verdad he visto la aflicción de mi pueblo en Egipto. He escuchado su clamor pidiendo ayuda por causa de sus capataces. Sí, estoy muy consciente de sus sufrimientos’” y dijeron que los religiosos de República Dominicana “no pueden permanecer indiferente ante el grito de Dios en el sufrimiento y la exclusión de cientos de miles de dominicanos que están siendo afectados por la sentencia del Tribunal Constitucional”.

También recordaron las palabras del Papa Francisco cuando él insistió en que todos los seres humanos poseen la misma dignidad. “El fundamento de la dignidad de la persona no se encuentra en criterios de eficiencia, productividad, clase social, etnia o grupo religioso, sino en haber sido creado a imagen y semejanza de Dios (cf. Gn 1, 26-27) y por otra parte, al ser hijos de Dios, cada ser humano es un hijo de Dios” (Mensaje del Papa para la Jornada Mundial de los Migrantes, 2013). A la luz de la Palabra de Dios, expresó solidaridad con todos los afectados por la decisión 0168/13 del Tribunal Constitucional, y “alzamos nuestras voces con sus voces y exigimos que se anule dicha sentencia, que viola gravemente los derechos fundamentales del hombre, pues ninguna la ley puede ser más importante que los seres humanos, ni puede ser aplicada con carácter retroactivo”.

La AEC comparte las preocupaciones y ofrece apoyo pleno en la oración a los líderes religiosos y otros en la República Dominicana que trabajan generosamente y sin miedo para contrarrestar el impacto que la legislación pueda tener sobre decenas de miles de los más pobres y marginados de la República Dominicana. Cristo nos insta, “Hagas lo que hagas al más pequeño de mis hermanos y hermanas, lo haces por mí (...) En la medida en que dejasteis de hacerlo a uno de los más pequeños de estos, dejasteis de hacérmelo a mí" (Mateo 25, 31-45)

La AEC invita a las oraciones de los antillanos por el gobierno y el pueblo de la República Dominicana, y muy especialmente, por los muchos miles que se enfrenta al futuro incierto de la pérdida de la identidad nacional.

La AEC, que incluye las diócesis de la región del CARICOM, también insta a los dirigentes de los distintos territorios y al CARICOM como un órgano, a utilizar su influencia con el gobierno de la República Dominicana para que pueda proteger plenamente los derechos y la humanidad de decenas de miles de los “menos de sus ciudadanos”, y para tratar de evitar la discriminación y el abuso de los menos capaces de protegerse a sí mismos.

Emitido por el Arzobispo Patrick Pinder de Nassau, Bahamas

Presidente de la Conferencia Episcopal de las Antillas

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes