SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La manifestación que movilizó a centenares de maestras y maestros esta mañana empezó como producto de una desconsideración y terminó con otro desaire.

La primera desconsideración surgió hace unos días cuando una maestra de Constanza (La Vega) fue a dar a luz y en el policlínico de esa localidad se negaron a practicarle un parto porque tenían órdenes de la Asociación Nacional de Clínicas Privadas (ANDECLIP) de no prestar servicios de salud a profesoras ni profesores.

El Seguro Médico de los Maestros (SEMMA) tiene una deuda de 200 millones de pesos con la ANDECLIP, razón que ha sido el alegato de los propietarios de clínicas para negarse a atenderlos cuando llegan con consultas o de emergencia a los centros médicos.

El segundo desaire sucedió justo hoy, martes 22, cuando representantes de las educadoras y educadores encontraron cerradas las puertas de la entidad y no pudieron entregarles a las autoridades de ANDECLIP un documento con sus exigencias, luego de una marcha desde el Colegio Médico en demanda de que se reestablezcan los servicios de salud.

“Esto es una muestra de cómo se comportan, porque yo creo que si te van a visitar, a entregarte un documento lo menos que se puede hacer es recibirnos, frente a un cuadro como el que tenemos”.

Radhamés Camacho, presidente de la ADP, y María Teresa Cabrera, ex presidenta de la entidad, deslizaron los papeles bajo la puerta de ANDECLIP. Y nueva vez los manifestantes se indignaron por el trato y la actitud que ha tenido frente al conflicto la institución de centros médicos.

La mayoría de quienes protestaban expresaban consignas en contra del propio Camacho, que no marchó con ellos bajo el sol y desde el Colegio Médico, y que se integró a la caminata justo en la entrada de la plaza donde funciona ANDECLIP.

Gritaban también en contra de Melanio Paredes, el Ministro de Educación. Piden que abandone el cargo por su supuesta incapacidad. Otros y otras, sin embargo, preferían no involucrar a los políticos e insistían en que se “enfilaran los cañones” solo contra la agrupación de las clínicas.

El monto que se adeuda a las clínicas ya se está pagando, según explica María Teresa Cabrera.  “Nosotros –dice la maestra- reconocemos, sabemos que el dinero que SEMMA debe a los centros se les debe de pagar y ha habido un acuerdo de pago. Y han estado cumpliendo conforme a ese acuerdo que se hizo. Entonces ¿por qué presionar a los centros que quieren dar el servicio a los maestros?”.

En cuanto a las puertas cerradas de ANDECLIP, Cabrera lo califica así: “Esto es una muestra de cómo se comportan, porque yo creo que si te van a visitar, a entregarte un documento lo menos que se puede hacer es recibirnos, frente a un cuadro como el que tenemos”.

{Gallery dir=’ADP'}