Actualidad

La miseria suma fuerzas al cólera en Loma de Corea, San Cristóbal

Por Aileen Said Ceballos


SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La epidemia del cólera que se expandió en la provincia de San Cristóbal a mediados del mes pasado sobrepasó los niveles de sanidad por la miseria y pobreza en la que habitan gran parte de los afectados.

La comunidad conocida como Loma de Corea en el municipio de Nigua, un lugar olvidado por las autoridades donde apenas llega el agua en ocasiones cada tres días, con un total de 102 viviendas fue la zona con mayor número de pacientes infectados.

Hasta el momento, las estadísticas contabilizaban sólo en Nigua 60 personas ingresadas en los distintos hospitales de la zona con síntomas de diarrea, dolor de cabeza, dolor abdominal y vómito  según confirmó el director provincial de salud doctor Manuel Hilario Acevedo.

Aunque las autoridades sospechan que la gran cantidad de infectados en Nigua fue por la ausencia de baños o letrinas, de 102 viviendas 47 no tienen donde hacer las necesidades fecales, y por el uso del agua del rio para la manipulación de alimentos y utensilios de cocina, los moradores de Loma de Corea padecieron por sobrevivencia.

Estas familias sobreviven a la miseria que les envuelve la falta de recursos económicos, lo mismo que los lleva a usar el rio Nigua como fuente de abastecimiento del recurso natural porque el acceso al agua potable es casi nula y los que no pueden comprar agua de los camiones cisterna acuden al rio, del cual se afirma mantiene altos niveles de contaminación y donde van a parar todo tipo de desechos y hasta animales muertos.

Otros para ganarse la vida también acuden al rio y de manera ilegal sacan arena para la comercialización de esta, situación que arropa a gran parte de la población juvenil e infantil que no tiene acceso a la educación por la falta de útiles y uniformes escolares, según explicó Yohanna Rafelina, moradora de la comunidad.

En un recorrido por las calles de Loma de Corea, reporteros de Acento.com.do comprobaron como estos habitantes viven en estado de casi pobreza extrema, en hacinamiento y sin los recursos que permitan cubrir varias de las necesidades básicas del ser humano.

Niños totalmente desnudos sentados en las calles, mujer embarazada descalza utilizando agua sucia para limpiar los utensilios de la cocina en los patios, hombres medio sumergidos en el rio contaminado sacando arena para venderla, niñas transportando colchones en la cabeza de un extremo a otro de la comunidad, son las cotidianidades que se presencian en el lugar.

Aunque las autoridades dominicanas acudieron a la comunidad después de desatada la epidemia el problema continúa siendo la pobreza y esta y otras situaciones similares que puedan presentarse no dejarán de afectar a estos moradores hasta que el punto focal no sea resuelto.

Contagio

Los vecinos dijeron que en una vivienda a la cual no tuvimos acceso 6 miembros de una misma familia fueron contagiados, aunque no se produjo ninguna muerte por la causa.

Mientras los reporteros realizaban el recorrido, dos personas fueron trasladadas al centro asistenciario con los síntomas que produce la bacteria.

 

La basura

Por ser esta una comunidad rural, los colectores de basura del ayuntamiento no llegan a la zona y los moradores se ven en la obligación de quemar los desechos para deshacerse de ellos, otros optan por echarlos al rio.

Ambas acciones, que afectan gravemente al ecosistema, no son justificables, sin embargo es imposible que el ser humano conviva con desechos y en gran parte descompuestos, por lo que los habitantes de la Loma de Corea, aun queriendo, no logran obtener buenos niveles de saneamientos para su comunidad.

Acciones del Estado

En la zona afectada se desplegó un operativo para impedir que el cólera continúe propagándose entre los moradores, con el apoyo del Ministerio de Salud Pública, Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (INAPA), Ayuntamiento de Nigua y otras entidades.

Salud Pública desplegó una campaña de concientización e instrucciones para evitar el contagio, mientras INAPA ha llevado a cabo la construcción de 47 letrinas para las familias que carecían de ella.

No obstante, aunque la respuesta ha sido efectiva, los moradores se quejan de las pocas oportunidades que tienen los padres de familias en Nigua.

Denunciaron que el nivel de niños, niñas y adolescentes sin acta de nacimiento es sumamente algo al igual que la poca asistencia a las escuelas.

{Gallery dir='Nizao---Colera'}

 


Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes