Actualidad

Desde Argentina piden al presidente Danilo Medina revertir sentencia TC


BUENOS AIRES, Argentina.- Numerosas organizaciones y personalidades de Argentina se solidarizaron con organizaciones dominicanas y haitianas que el pasado 23 de octubre realizaron una jornada mundial de solidaridad con los dominicanos de ascendencia haitiana que serían despojados de la nacionalidad por la sentencia del Tribunal Constitucional del pasado 23 de septiembre.

En una carta dirigida al presidente Danilo Medina dicen que debe evitarse un nuevo atropello a los derechos humanos, y solicita revertir la decisión.

La acción de las organizaciones argentinas se enmarca en una jornada de movilización realizada el 23 de octubre en diversos países de la región y el mundo, buscando evitar la aberrante y masiva violación a los derechos humanos que su ejecución implicaría, a un mes de la sentencia del Tribunal Constitucional dominicano”, dice la presentación del documento.

A continuación, el texto de la Carta enviado al Presidente Danilo Medina, seguida por los textos de las cartas oportunamente enviadas por organizaciones dominicanas y haitianas.

Los autores de la carta invitan a nuevas actuaciones de solidaridad “haciéndonos llegar su adhesión o bien, comunicándose directamente con la Embajada de la República Dominicana en Argentina, a la dirección  embajadombaires@fibertel.com.ar”.

Señor Presidente

Danilo Medina

República Dominicana

De nuestra consideración,

Reciba en primer lugar el atento saludo de las organizaciones y referentes abajo firmantes, reconocidos en Argentina por su defensa de los derechos humanos, su lucha por lograr el pleno respeto a las personas que por distintos motivos han migrado o han sido forzado a desplazarse de su país de origen y su compromiso más general en la construcción de condiciones de vida dignas para todos los pueblos de nuestra América.

Nos dirigimos a Ud. en esta oportunidad para expresarle nuestra más firme rechazo a los términos de la sentencia No. 168/13, del Tribunal Constitucional de la República Dominicana, y para solicitarle tome las medidas necesarias para lograr la plena vigencia de sus derechos humanos inherentes y una solución justa para las decenas de miles de personas, en su vasta mayoría haitiano-descendientes, cuya vivencia cotidiana como ciudadanos y ciudadanas dominicanas esta sentencia pone en vilo.

Hacemos nuestra las consideraciones, denuncias y pedidos realizados por conjuntos importantes de organizaciones sociales y de derechos humanos dominicanas y haitianas, en sendas Cartas dirigidas a su gobierno, el 1 y el 3 de octubre respectivo, y cuyos textos transcribimos en anexo a la presente.  Agregamos nuestra especial preocupación por la posibilidad de que esta situación, si no es rectificada a corto plazo, redunde además en nuevos atropellos en contra de la población haitiana que enfrenta en su propio territorio, una situación de ocupación militar y de sistemático agravio a sus derechos más fundamentales.

Es en este contexto, y en aras de promover la plena vigencia de los derechos humanos de todas las personas habitantes de la isla Hispaniola y de propiciar la convivencia e integración pacífica entre pueblos hermandados por su cercanía, su historia, sus culturas y sus deseos comunes de un presente y futuro dignos para todos y todas, que solicitamos respetuosamente su urgente atención y acción.

Atentamente,

Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz

Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora

Mirta Baravalle, Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora

Comité de solidaridad por el retiro de las tropas argentinas de Haití

Diálogo 2000 – Jubileo Sur Argentina

Fundación Servicio Paz y Justicia Argentina SERPAJ

Central de Trabajadores de Argentina CTA – Capital

Comisión Argentina para los Refugiados y Migrantes CAREF

Justicia, Paz e Integridad de la Creación - Misioneros Claretianos (Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay)

Consejo Latinoamericano de Iglesias- Región Río de la Plata

Attac-Argentina

Articulación de los Movimientos Sociales hacia el ALBA (Capítulo Argentina)

Frente Dario Santillán - Corriente Nacional

Movimiento por la Unidad Latinoamericano y el cambio social (MULCS)

Agrupación Kiki Lescano

Marea Popular

Marcha Patriótica (capítulo argentina)

Frente Popular Darío Santillán

Claudia Korol, Equipo de Educación Popular Pañuelos en Rebeldía

Resumen Latinoamericano

Movimiento de Ocupantes e Inquilinos MOI

Asociación por la Unidad de Nuestra América AUNA – Argentina

Movimiento de trabajadores de la Democracia Cristiana DC nacional

La Casita Augusto Conte Villa XXI, Barracas (Adriana Molinuevo, Coco Santarcieri)

Capítulo argentino de la Plataforma Interamericana de Derechos Humanos, Democracia y Desarrollo,  Coordinadora: Alba Lanzillotto

Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos

FeTERA  Flores (colectivo de base de la  Federación de trabajadores de la Energía de la República Argentina, en CTA): Aurora Tumanischwili Penelón, Guillermo López

Marta Speroni, Militante internacionalista por los DD. HH.

Alejandro Cabrera Britos, Delegado General ATE SENASA, DILAB/ Martínez, CTA

Carlos Guanciarrosa, Agrupación Enrique Mosconi, FeTERA en CTA

Carlos Loza, Junta interna de ATE, Asociación General de Puertos AGP en CTA

Eduardo Espinosa,  Asociación de Trabajadores del Estado (ATE en CTA),
Ministerio de Desarrollo Humano de la Provincia de Buenos Aires

Carina Maloberti, Consejo Directivo Nacional – ATE-CTA

Convocatoria por la Liberación Nacional y Social, Frente Sindical: Agrupación Martín Fierro  (Varela, Mar del Plata y Neuquén); Agrup. Político-Sindical Tolo Arce; Ctro. Cultural "Alejandro Olmos"; Convocatoria Alte. Brown; Convocatoria Matanza; Convocatoria Capital Federal; Convocatoria Rosario; Comunidad Campesina de Tartagal-Salta; Biblioteca Popular Fernando Jara-Cipoletti-Río Negro

María Rosa González, Comunicadora social

Herman Schiller, periodista y  conductor de los programas "Leña al fuego" y "Aguantando de pie"

Susana Rearte, Coordinadora en defensa del Patrimonio Público y de la Soberanía

 

Buenos Aires, 23 de octubre de 2013

 

Adj/ Carta de Organizaciones Dominicanas

Carta de Organizaciones Haitianas

 

CARTA DE ORGANIZACIONES DOMINICANAS

Santo Domingo, 1 de octubre 2013.

El conjunto de organizaciones abajo firmantes rechazamos la sentencia No. 168/13 del Tribunal Constitucional (TC) que arrebata la nacionalidad a 4 generaciones de personas que durante 8 décadas fueron registrados como dominicanas, al amparo de la Constitución y leyes vigentes.

La sentencia, que viola al menos quince artículos de la Constitución dominicana y que apela a criterios raciales para despojar la nacionalidad, afectará a miles de dominicanos y dominicanas de los más diversos orígenes, especialmente a aquellos de ascendencia haitiana a quienes el Estado ya les está quitando sus documentos de identidad dominicanos desde el año 2007.

El caso por el que el TC falló trataba de determinar si la Junta Central Electoral (JCE) vulneró derechos constitucionalmente protegidos con su negativa de entregarle la Cédula de Identidad a Juliana Deguis. Pero el TC manipuló la interpretación de las normas para imponer, con efecto retroactivo, la mentira de que la figura de “Tránsito” se refiere a si el inmigrante está regularizado o no. Un desvarío para tratar de convencer a la opinión pública de que hijos e hijas tienen que ser condenados por hechos que no estaban previstos por la ley, supuestamente cometidos por sus padres, antes de ellos nacer.

La Sentencia del TC se contradice. Por un lado ordena la entrega del Acta de Nacimiento a Juliana Deguis, mientras que por otro lado, ordena a la JCE que apodere a los tribunales ordinarios para que determinen la validez de las Actas de Nacimiento que les sean sometidas, cuando ya el mismo TC ha prejuzgado el asunto, declarando que dichas actas son ilegales y que las personas titulares son extranjeras.

Advertimos que la referida Sentencia se erigirá en el instrumento de segregación de la población nacional. A partir de ahora, seremos divididos entre dominicanos “puros” y dominicanos que, como por arte de magia, el TC ha convertido en “extranjeros” por el simple hecho de ser descendientes de inmigrantes.

Miles de dominicanos y dominicanas se verán impedidos de ejercer sus derechos fundamentales, enfrentarán cotidianamente el riesgo de deportaciones masivas, continuarán enfrentando dificultadas para estudiar, trabajar, pagar seguro médico, cotizar en el fondo de pensiones, contraer matrimonio civil, abrir cuentas bancarias, comprar, heredar; e inclusive, no podrán salir del país que ahora los rechaza, porque no podrán sacar o renovar pasaporte.

Miles de dominicanos y dominicanas continuarán transmitiendo a sus e hijas el estatus de apatridia que les afecta, un completo contrasentido, en el marco de la obligación que tiene el Estado de proteger a la niñez de todas las formas de discriminación y de garantizar el reconocimiento de su personalidad jurídica.

Esta sentencia también agravará la situación de marginalización y exclusión de miles de personas, e incidirá legativamente en las posibilidades de promover la gobernabilidad democrática.

Hacemos un llamado al Poder Ejecutivo y al Congreso Nacional para asuman con responsabilidad la búsqueda de una solución justa, racional, efectiva y definitiva a esta situación. Con esta Sentencia, el TC ha roto con el Constitucionalismo Americano, el Sistema Interamericano y el Sistema Internacional, y coloca al país en la mira de sanciones internacionales por incumplir con su obligación de proteger y garantizar  los derechos humanos de todos sus habitantes.

Insistimos en llamar a la sociedad dominicana a solidarizarse con las personas afectadas por esta decisión, sumándose a las actividades de movilización que están previstas y levantando su voz en todos los escenarios donde se intente imponer la mentira que sustenta esta sentencia del TC. También reiteramos el llamado a los amigos de la prensa, para que promuevan un abordaje exhaustivo del tema, recordando que no hay seres humanos ilegales y que la población afectada por la sentencia no es inmigrante sino dominicana, reconocida por el Estado como tal.

Las organizaciones de derechos humanos que suscriben este comunicado, estaremos intensificando de manera progresiva, sistemática y sostenida acciones de denuncia y movilización a nivel nacional e internacional, hasta que los derechos violados por esta sentencia sean restituidos.

Firman:

Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH)

Centro de Asesoría e Investigaciones Legales (CEDAIL)

Movimiento Socio Cultural para Trabajadores Haitianos (MOSCTHA)

Fundación Étnica Integral (FEI)

Red Jacques Viau

Movimiento de Mujeres Dominico- Haitianas (MUDHA)

Centro Cultural Dominico- Haitiano (CCDH)

Centro Bonó

Observatorio de Migrantes del Caribe (OBMICA)

Movimiento Reconocido

Visión Mundial República Dominicana

Asociación Scalabriniana al Servicio de la Movilidad Humana (ASCALA)

Mesa Nacional para las Migraciones y Refugiados (MENAMIRD)

Centro de Formación Social y Agraria (CEFASA)

 

CARTA DE LAS ORGANIZACIONES HAITIANAS

Puerto Príncipe, 3 de Octubre de 2013

 

Sr. Ruben Silié Valdez

Embajador de la Republica Dominicana en Haití

Objeto : Expresión de nuestra indignación en relación a la decisión del Tribunal Constitucional dominicano

Señor Embajador,

Por la presente, nosotras, organizaciones de la sociedad civil haitiana que firmamos esta carta, queremos manifestarle nuestra profunda tristeza e indignación frente a la decisión del Tribunal Constitucional dominicano de despojar a millares de personas de la nacionalidad dominicana, bajo el falaz pretexto que al momento de nacer, los padres o abuelos de ellos se encontrarían en situación irregular en la República dominicana.

Considerando la historia de la migración haitiana en su país y el discurso anti-haitiano mantenido en permanencia por un sector en República Dominicana, sabemos que esta decisión está dirigida mayormente a los descendientes de los inmigrantes haitianos estimados a más de 210.000 personas.

Señor Embajador, esta medida, es un fuerte golpe a los esfuerzos desplegados tanto en Haití como en República dominicana durante los últimos treinta años para mejorar las relaciones entre los dos países que comparten una misma isla.  Si el gobierno dominicano implementa tal decisión,  participará en la violación de los derechos fundamentales de decenas de millares de personas de varias generaciones que han nacido en República dominicana, han trabajado en ese territorio y han contribuido al desarrollo de ese país. Esta decisión pone a ciudadanas/os dominicanas/os en riesgo de ser víctimas de todo tipo de abusos y a hostigamientos administrativos permanentes. Dicha decisión puede convertirse en una lamentable jurisprudencia internacional que podría acarrear consecuencias nefastas sobre descendientes de inmigrantes dominicanos en otras regiones del mundo.  En suma, su país ha emprendido un peligroso camino que hace muy frágil no solamente el respeto a los derechos de sus propias/os ciudadanas/os sino también la relaciones dominico-haitianas por la creación de más desconfianza entre el pueblo haitiano y el pueblo dominicano.

Señor Embajador, hemos notado que desde hace cierto tiempo, una corriente en República Dominicana está desplegando abiertamente un discurso racista, anti-haitiano que promueve acciones punitivas en contra de la población de  inmigrantes haitianos y de sus descendientes y organiza marchas y actividades públicas xenófobas que son toleradas por su gobierno.  Nos parece que esta decisión del Tribunal Constitucional, constituye una especie de cheque en blanco dado a dicha corriente para legitimar numerosos abusos e injusticias.  Es una decisión racista, discriminatoria que viola númerosos principios de derechos humanos a los cuales la República Dominicana ha suscrito, tales como la Declaración Universal de Derechos Humanos en su artículo 15 o el Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos en su artículo 24.

La solicitud de depuración hecha por el Tribunal Constitucional a la Junta Central electoral con vistas a depurar la población dominicana en varias categorías de ciudadanos es un precedente peligroso que conlleva el riesgo de acarrear deslices. Considerando la historia de las relaciones entre Haití y la República dominicana, una historia marcada por momentos de solidaridad pero también por la masacre de 1937, le pedimos a su gobierno, Señor Embajador,  que no se encamine por esa vía en la que la corriente anti-haitiana quiere llevarlo. Más bien, es el momento para las autoridades dominicanas de revisitar las relaciones y la historia de los dos países para poner de relieve y promover actos históricos en favor de la vida y de la solidaridad y no acciones que alientan el odio, la división y que hasta pueden resultar en un nuevo genocidio.

Aprovechamos esa ocasión para felicitar a todas las Dominicanas y a todos los Dominicanos que han denunciado esta decisión del Tribunal constitucional y que trabajan para establecer relaciones armoniosas, justas y solidarias entre los dos pueblos.

Sírvase recibir, Señor Embajador, nuestras respetuosas salutaciones.

Firman :

Groupe d’Appui aux Rapatriés et aux Réfugiés (GARR)

Sant Pon Ayiti

Commission Episcopale Nationale Justice et Paix

Plateforme Haïtienne des Organismes de Droits Humains (POHDH)

Défense des Opprimés (DOP)

Mouvement des Femmes Haïtienne pour l’Education et le Développement (MOUFHED)

Bureau à Port-au-Prince du Service Jésuite aux Réfugiés et aux Migrants

Sèvis Ekimenik pou Devlopman ak Edikasyon Popilè (SEDEP)

Réseau National de Défense des Droits Humains (RNDDH)

Observatoire Haïtien de la Justice, ci-devant HSI (OHJ)

Plateforme Haitienne pour un Développement Alternatif (PAPDA)

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes