Los sucesos violentos de este lunes frente al Congreso Nacional

La Policía Nacional ni el Ejército  han debido intervenir en las cuitas políticas que suben y bajan en los alrededores del Congreso Nacional. Este lunes hubo un grupo denominado Fundación Equidad y Justicia Social, que encabeza el merenguero Johnny Ventura, simpatizante del doctor Leonel Fernández, que quiso instalar un campamento en los alrededores del Congreso Nacional, y la Policía Nacional le ofreció la oportunidad de hacer grandilocuente su denuncia.

Es un rejuego político, y el jefe de la Policía Nacional debe conocerlo, y evitar caer en excesos y en trampas como la que lo convierten en parte de un debate político, interno del Partido de la Liberación Dominicana. El diputado Henry Merán, peledeísta y leonelista, encabezó a un grupo de legisladores que se presentó a ofrecer apoyo a los interesados en instalarse para hacer vida cotidiana en unas carpas alrededor del Congreso, denunciando la pretendida reforma de la Constitución de la República de la que tanto se habla, para permitir la repostulación, por segunda ocasión, del presidente Danilo Medina.

Tanto Merán como otros diputados se convirtieron en las víctimas de las actuaciones de la Policía Nacional y los miembros del Ejército que allí estuvieron. Leonel Fernández, quien ya una vez compareció con una turba ante la Procuraduría General de la República, luego de dejar la presidencia en el año 2000, sabe lo que significa ser parte de un grupo díscolo y dispuesto a aguantar garrotazos y empujones. Lo ocurrido frente al Congreso Nacional este lunes fue mínimo frente a lo que ocurrido con el doctor Fernández en el año 2001, frente a la Procuraduría General de la República.

“Rechazo contundentemente el abuso cometido contra diputados y ciudadanos reprimidos hoy en el Congreso Nacional en un acto inaceptable y violento que cercena la institucionalidad y los principios democráticos de nuestro país. No habrá marcha atrás en la defensa de la Constitución”. Este fue el mensaje de anoche del doctor Fernández, tan pronto ocurrieron los incidentes.

Leonel dice defender la Constitución Dominicana, y favorece que los ciudadanos acudan al Congreso Nacional y se creen campamentos para evitar que se modifique la Constitución. Leonel anda buscando la candidatura presidencial del PLD, y esa conquista -de acuerdo a su criterio- depende de que la Constitución permanezca sin modificación, es decir prohibiendo a Danilo Medina una nueva repostulación.

Policías y militares no hacen nada en el Congreso. Mala decisión de quien decidió enviarlos para evitar que se instalaran las carpas. Ese lugar ha sido escenario de marchas, cercos, carpas y concentraciones. No hay que impedir que se hagan otra vez. Si existe un proyecto de reforma de la Constitución que siga su curso, se completen los procedimientos que la propia Constitución establece. Leonel y sus seguidores están actuando políticamente, y en consecuencia habría que actuar para responderles.

Es más, Leonel Fernández está demostrando que tiene un plan y que sus agallas son más atrevidas de lo que otros habían pensado. Está intentando evitar que el poder lo aplaste, como una vez él mismo hizo con Danilo Medina, cuando derrotado por el aparato del Estado, dijo que «me venció el Estado».

Leonel ha sido partidario de una Constitución que contemple un período de gobierno y una sola reelección. Igual al modelo de los Estados Unidos. Y que quien ejerza dos veces la presidencia se retire a escribir sus memorias y a realizar otras actividades, fuera del poder. Leonel, sin embargo, ha sido presidente en tres ocasiones, y está aspirando a una cuarta oportunidad para ejercer la presidencia de la República. No es cierto que esté defendiendo la Constitución. Está defendiendo su derecho a ser presidente de forma permanente. Fue él quien dijo que el PLD gobernaría hasta el 2044, de forma continua.

Leonel no está defendiendo el derecho de Temístocles Montás, Reinaldo Pared, Francisco Domínguez Brito, Andrés Navarro o Carlos Amarante Baret, todos peledeistas, y que no han sido presidentes de la República. Está defendiendo su derecho a volver a la presidencia por cuarta ocasión, y utiliza el argumento de que defiende la Constitución. Danilo ha ejercido la presidencia una vez, y se encuentra en el ejercicio de su segundo período. Si Danilo no puede, porque la Constitución se lo prohibe, tendría que trabajar para que otros peledeístas con tradición, formación, juventud y lealtad a su partido demuestren que sí es posible cambiar y alternarse en el ejercicio del poder.

Lo ocurrido este lunes ha sido un atropello inaceptable, y un error con consecuencias políticas. Como la oposición política está ausente del debate, se entiende que todo cuanto ocurre es atribuible a la contienda interna del PLD. Y no está bien que Leonel Fernández diga que defiende la Constitución, cuando en realidad busca su repostulación como candidato del PLD.

encuesta

¿Cree usted que la Junta Central Electoral ha respondido de manera correcta a críticas de Leonel Fernández?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.