Analítica cotidiana

El oro bolivariano, trasiego infame

I-UN POCO DE HISTORIA

La nomenclatura de este metal, tan codiciado desde el inicio de la humanidad interactuante, abarca desde el periodo helénico hasta nuestros días. Se le conoció como Aurum en latín y en los tiempos germánicos como Gulpa (que origino el termino Gold, en la anglosajonia medieval).

Su ocurrencia y disponibilidad esta determinada por diferentes formaciones geológicas, producto de procesos de lixiviación espontánea o inducida. Su disponibilidad esta condicionada a los procesos de extracción o de lavado hidrográfico.

Según el Concejo Mundial del Oro, para este 2019, el Oro minado llegara a las 190,000 Toneladas Métricas. Sin embargo, estos estimados podrían variar en un rango desde un 12% hasta un 22%, según sean las condiciones del mercado. De mantenerse la alza en los precios de la Onza Troy, la Tonelada Métrica de Oro podría llegar a valer alrededor de los US$48,000,000.00

Los tópicos anteriores los he desarrollado en el interés de informar al lector sobre la importancia de este mineral aurífero. Sin embargo, creo pertinente iniciar ya el desarrollo del tema que hoy nos ocupa.

II-LA RUTA DEL TRASIEGO.

Desde los litorales atlánticos hasta las márgenes de Asia, África y Europa, el trasiego del Oro venezolano ya ha marcado, geográficamente, una ruta, muy lucrativa, por cierto, para aquellos que saquean las arcas y yacimientos del patrimonio publica venezolano.

A)- The A-B-C  Alley:

      El ¨Callejón¨, compuesto por Aruba, Bonaire y Curazao, canaliza mas de 40 Toneladas Métricas, por año, hacia varios destinos, incluyendo la Republica Dominicana. El valor estimado, según el Departamento del Tesoro Estadounidense, oscila entre los US$1,400,000,000.00 hasta los 2,000,000,000. Aproximadamente.

Un aspecto muy relevante que facilita este trasiego es el hecho de que en esos territorios se utiliza, como instrumento encubridor, las zonas francas que operan al amparo de regímenes fiscales complacientes.

Es importante señalar, que el trasiego del Oro venezolano, NO se limita a los grandes contrabandistas y especuladores, si no también a muchas familias pudientes que han sacado sus joyas para poder mantenerse en el exilio. Más aún, todo aquel que tenga una joya de cierto valor, también las convierte en dólares americanos para subsistir dentro o fuera de Venezuela.

El Gobierno venezolano, está incentivando la extracción de Oro, artesanal o mecanizada, para poder así venderlo e el exterior a cambio de alimentos y otros suministros. Del 2016 al 2018, se han extraído, de esta manera, unas 30 toneladas, cuyo precio actual podría llegar a los US$1,440,000,000.00

Se calcula que unas 300,000 personas viven de esta actividad extractiva.

B)- Los depósitos Congelados

A pesar de este inmenso trasiego, el Oro, como comodity física, debe de descansar en bóvedas de bancos u otro intermediario financiero.

La deuda venezolana, ya de por si astronómica, impone un régimen de garantías para honrar esos compromisos y, por ende, garantizar el pago de estos.

Varias de estas instituciones han ejercido el derecho a la retención de fondos, garantizados con Oro venezolano, cuyo monto esta por los US 3,340,000,000.00

Para Venezuela resulta insolventable esta situación, ya que también se han impuesto embargos restrictivos al trasiego de Oro, originando si, un ¨tranque¨ económico y financiero.

Además, con la estrepitosa caída de la producción petrolera, la disponibilidad de divisas se hará cada vez mas insostenible, originando déficits fiscales enormes y consecuentemente, niveles de inflación inaguantables.

C)-Perspectivas de acopio del patrimonio aurífero trasegado

Evidentemente, que este patrimonio aurífero tendrá que ser reubicado, según lo demanden las condiciones geopolíticas del Estado venezolano.

En el caso de que el régimen bolivariano de Nicolas Maduro se perpetúe, entonces este patrimonio cautivo no retornara a Venezuela. Ya sea por garantías retenidas o por violaciones a los tratados de comercio auríferos internacionales.

Si ocurriese un cambio de mandos en Venezuela, entonces las nuevas autoridades tendrán que renegociar la deuda externa de Venezuela con sus acreedores, bajo condiciones privilegiadas, de manera que su economía no se hunda mas de lo que está.

Asimismo, se deberán aplicar controles de extracción y comercialización del Oro venezolano, para evitar el trasiego y contrabando de este. De esta manera, se podrá racionalizar, de una manera coherente con los estándares de la política monetaria internacional, la producción de Oro y sus derivados transformados por la orfebrería artesanal e industrial.

Los ahorros y beneficios de estas medidas se traducirán en la mitigación de:

  • La hambruna producto del desabasto,
  • La insalubridad producto de la obsolescencia y también
  • del desabasto.
  • La condición entrópica que afecta a la Industria Petrolera

y petroquímica.

  • El desajuste y desnivel en los medios de producción.

En resumen, el estado de descomposición social y político de Venezuela ha generado innumerables distorsiones en el acontecer económico d ese país. A tal punto de que han surgido estamentos de corrupción, al amparo del trasiego aurífero y el contrabando inmisericorde de su patrimonio económico y financiero.

De seguir así, solo se prevé un colapso total y el surgimiento de una dinámica social devastadora e irreductible.

encuesta

¿Cree usted que Gonzalo ya aventaja a Leonel con 6%, según afirmó?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.