OPINIÓN

Oye ¿Será momento de acudir a un consultor?

¿Vale la pena pagarle a consultor para resolver mis problemas? ¿Por qué buscar un consultor? ¿Cómo podría otro resolver los problemas que yo no he resuelto?

Preguntas como estas se hacen clientes, emprendedores y dueños de negocios. Muchas veces no externan sus dudas claramente, pero durante las entrevistas y reuniones puede percibir sus dudas y ansiedades sobre proceso de consultoría.

Hay que decir que un consultor y un asesor no es la misma cosa. Un asesor hace recomendaciones y te libera de dudas, tal vez te guía en un proceso, sin embargo un consultor, interviene tu empresa y ataca los problemas más urgentes y necesarios para dar estabilidad a un área de negocio.

Entonces, ¿cómo te responde estas preguntas?

Antes que todo es importante que un dueño de negocio entienda en que temas es experto y en qué temas no lo es. Si en aquellos temas que no es experto está teniendo problemas entonces es hora de buscar ayuda. Siendo honestos con nosotros mismos podemos definir rápidamente si necesitamos esa ayuda.

Igualmente, si estas estancado en un problema y crees que tal vez lo puedes resolver con un poco de ayuda, lo que necesitas es tal vez un asesoría. Es decir alguien que te de los conocimientos necesarios darle forma algún proyecto o resolver algún problema.

Vale la pena pagarle a un consultor, siempre y cuando este esté preparado para solventar la situación y te hayas dado cuenta que por tus propias fuerzas es imposible de hacer.

Conozco dueños de negocios que por el hecho de no pagar un consultor se mantienen en el mismo problema sin salir de él. Es un proceso muy personal por el que pasan los clientes para reconocer que necesitan ayuda, y los entiendo. Sin embargo es necesario. Los pequeños negocios, en su mayoría, necesitan soporte para hace engranaje de sus estructuras y sus sistemas, casi nunca el equipos de una pequeña empresa podrá resolver solo todos sus retos. A menos que el CEO tenga todas las competencias necesarias para manejar los problemas que se dan en un pequeña empresa.

La otra duda que salta, es ¿si yo no pude solucionar este problema, como podrá resolverlo otro? Falso, cada consultor que haya experimentado caídas y éxitos, pueda dar luces a sus clientes de cómo hacer las cosas con nuevas estrategias para su empresa, para ellos no podemos desconfiar totalmente ni tener incertidumbre por lo desconocido. Busca una buena referencia, evalúa el curriculum, haz algunas preguntas oportunas y confía en el proceso.

A la hora de contratarlo, pide un plan o un contrato por escrito, en el que ambas partes se comprometan a llevar a cabo esos objetivos, ese plan es indispensable para cubrir con esos objetivos planteados.

También es importante entender que el consultor, se convierte también en un profesor, en una fuente de conocimiento para tu nutrir tu empresa. En mi caso en eso consiste mi propuesta de valor, en ofrecer a los clientes una experiencia de aprendizaje y cambio que los ayude a solucionar problemas de manera que los edifique y de un resultado en el rendimiento de la compañía. Sea esto en procesos, en clientes, gestión humana o finanzas. Dependerá de la prioridad de cada cliente. Mucho más sin son pequeños empresarios.

¡Feliz día!

Disfruta y crece.

encuesta

¿Cree usted que los partidos cumplirán el mandato legal de incluir de 40 a 60% de mujeres en las candidaturas?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.