Derecho para la gente

Embajador ante España y el Ministro de Cultura ¿Quién tiene la razón?

La semana pasada se hizo público que el Ministerio de Cultura no participará en la Feria del Libro de Madrid, que inicia el 30 de mayo y tiene a la República Dominicana como país invitado. Esto debido a que su Ministro, Eduardo Selman, no fue consultado para la organización de nuestra presentación en dicho evento. Desde el inicio se obvió a este órgano, así como también a la Dirección General de la Feria Internacional del Libro de Santo Domingo, dirigida por Ruth Herrera. Pues, el Embajador del país en España, Olivo Rodríguez Huertas, decidió suscribir con los organizadores de la Feria el correspondiente protocolo y designó una comisión para estructurar el programa, la cual está compuesta por José Rafael Lantigua, Soledad Álvarez y Minerva del Risco. Y me pregunto, ¿Dónde quedó el principio de coordinación al cual está sujeta la actuación del Ministerio de Relaciones Exteriores?

Éste está consagrado en el Artículo 138 constitucional. Cabe destacar que la coordinación es un principio organizativo que busca la unidad en la actuación administrativa entre entes diferentes o entidades de distintos ámbitos de una misma administración, no relacionados por el principio de jerarquía. El Tribunal Constitucional español lo define como la fijación de medios y de sistemas de relación que hacen posible la información recíproca, la homogeneidad técnica en determinados aspectos y la acción conjunta de las administraciones coordinadora y coordinada en el ejercicio de sus respectivas competencias, de manera que se logre la integración de actos parciales en la globalidad del sistema (STC 27/1987).  Este principio busca evitar duplicidad de funciones, contradicciones en una misma materia, riesgos de producir derroches sobre costes materiales como de esfuerzos por la superposición y reducir disfunciones que, de subsistir impedirían o dificultaría el funcionamiento del mismo.

Pero, además, la propia Ley Orgánica No. 630-16 del Ministerio de Relaciones Exteriores y del Servicio Exterior, obliga a este Ministerio a someterse a la coordinación de los asuntos de política exterior cuando así la materia a tratarse lo requiera: “Los asuntos de política exterior en los que intervenga los órganos de la administración central, así como las entidades descentralizadas o autónomas del Estado, en razón de su naturaleza, deben ser coordinados por el Ministerio de Relaciones Exteriores, con los respectivos órganos rectores de la materia” (Artículo 7). Hay que recordar, que el Ministerio de Cultura es el órgano encargado de coordinar nuestro Sistema Nacional de Cultura y el responsable de llevar a cabo las políticas, planes, programas y proyectos de desarrollo cultural del país. Además, es el representante del Estado en todas las actividades culturales y enlace con las instituciones públicas y privadas, sean o no del sector cultural, tanto a nivel nacional como internacional. Por lo que, en la especie a ambos ministerios les tocaba sentarse en la mesa de trabajo para planificar y trazar las pautas de todo lo concerniente al desarrollo de este evento.

Es importante señalar que no se trata de exhibir el éxito de un proyecto personal, porque no lo es. Cuando el legislador impuso este principio, pensó en el trabajo en equipo y en la intervención de distintos órganos con destrezas diversas, lo que conduciría al resultado de decisiones más acertadas, fructíferas y beneficiosas para el país. Por tanto, se busca que la consecuencia de una vinculación entre autoridades y funciones diferentes logre una actividad administrativa coherente, eficaz y uniforme. Con esto no intento decir que las decisiones tomadas por el Embajador Extraordinario y Plenipotenciario del país en España son desafortunadas, sino que el cumplimiento de la norma no está de más, es de carácter obligatorio.

encuesta

¿Cree usted que la oposición y Leonel Fernández derrotaron plan reeleccionista de Danilo Medina?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.