Pentagrama

El danilismo y la insoslayable obligación del impedimento constitucional

“Los tiranos se rodean de hombres malos porque les gusta ser adulados y ningún hombre de espíritu elevado les adulará”, (Sócrates)

Creo,que, si se considera un nuevo renglón en el libro de Guinness y su récord, el constitucionalismo de los últimos cinco años como valoración de la segunda década del presente siglo 21, marcaría para República Dominica un hito histórico insuperable, digno ser consignado como algo inaudito e impensable de difícil manifestación en sociedad civilizada alguna.

Definitivamente, ser vicioso y no virtuoso, es lo que dimensionalmente nos hace distintos existencialmente. Una cosa es aspirar a lo bueno, a lo útil y a lo bondadoso, que es lo que constituye en sí mismo una virtud, lo opuesto sería el vicio y; a decir del filósofo Aristóteles en su Ética a Nicómaco, el hombre virtuoso no hace maldad, porque la misma constituye un error intelectual en razón de que la maldad promovida contra otros, a quien más daño hace es al que la procura confines malévolo.

“Sonó el Primer Cañonazo de la Reelección”.  ¿y qué cañonazo? O una estrategia de un plan de campaña orientado a atentar contra el orden constitucional. Uno de los aduladores del discípulo de Mijaíl Bakunin y su anarquía dijo en el 2015 que esa vez 12 millones de dólares no eran un obstáculo para lograr imponer la reelección, como resulto ser.

La modificación constitucional de 2015 y su Vigésimo Transitorio, las leyes 33-18 y 15-19, la modificación de los Estatutos y el remplazo del Congreso del PLD por el Comité Central, parecieron ser el Santo Grial del danilismo para atrapar el León en su salto por el Aro del fuego presidencial. Destruir la institucionalidad, conspirar contra el orden constitucional, imponer un autoritarismo con viso de perpetuidad; por el solo hecho de destruir una persona y un liderazgo, no es la mejor suerte para una sociedad haber sido gobernada por un espíritu tan pequeño y gobernada por un ser de tan alta pobreza humana. Llevarse por delante un país sólo para que Leonel Fernández no sea presidente, es a todas luces la mayor demencia política de que puede ser presa un Estado, una Nación, un País o una Sociedad.

¿Cuándo la Junta Central Electoral pondrá cascabel a los Gatos? ¿cómo es posible que la JCE no haga prevalecer el respeto a la constitución y las leyes que rigen la materia de su competencia, como manda la constitución? ¿Cuándo pondrá la JCE un stop a senadores, diputados y funcionarios en el uso irresponsable de los bienes, funciones y recursos del Estado en favor de un despropósito anticonstitucional como la reelección?

El danilismo en una maldad sin precedente armó una telaraña normativa para atrapar a otros en su trama mamotrética y han resultados ellos atrapados y sin salida en la misma. El art. 25 de la ley 33-18 numeral 10 obliga a la JCE poner coto al señor ministro de Obras Públicas y Comunicaciones, ya. Por si le sirve de algo a la JCE y a la histeria reeleccionista, cito la norma de referencia que sanciona la inconducta danilista reeleccionista y con ello concluyo: “(ley 33-18, art.25.10) Usar, en cualquier forma y a cualquier título, los bienes y los fondos públicos pertenecientes a cualesquiera de los niveles o instancias del Estado, en provecho propio o de los candidatos por ellos postulados, salvo la contribución señalada en la presente ley”(Artículo 25.- Prohibiciones), fin de la cita.

 

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.