Punta de Lanza

El miedo y la certeza de la vida

“Madre ya no estés triste, la primavera volverá. Madre con la palabra libertad

(Madre, Silvio Rodríguez, canción del álbum Diaz y Flores, 1975).

A través de mis artículos les he hecho participar de mis estados de ánimo. Les he narrado alegrías y tristezas. He delimitado principios irrenunciables de mi ética de vida y he expresado en lo que creo. En estos días he estado meditativa, y me saltó a la cara una sensación de miedo, por asuntos que hasta la fecha me habían sido absolutamente extraños. Miedo a la idea de que estoy envejeciendo, 52, camino a octubre 18 y sus 53. Por un momento, olvidé todo eso de que los 50 son los nuevos 40. Y las expresiones consoladoras al estilo “ahora es que me siento bien”, “tengo salud y más tiempo para mí”; o la clásica, “si no te pasa el tiempo, es que te moriste, así que disfrútalo” …  Nada me servía de “consuelo” me entre profundamente en el miedo.

Lo importante es lo que ha surgido en mí, a partir de vivir la intensidad de ese momento doloroso. Recordé mis documentales de Mujeres Extraordinarias, todas las situaciones por la que atravesaron sus protagonistas y como lograron sobreponerse a todos los vendavales desde la entereza y la dignidad. Y me dije, Yildalina, recuerda que la primavera vuelve al alma. Y a partir de ahí, construí esta reflexión que quiero compartirles:

El miedo es una emoción básica y necesaria, cumple un rol especial para lograr la supervivencia. Nos ayuda a poner los resguardos necesarios y suficientes que debemos construir para subsistir.

El miedo no se trata de cobardía. A pesar del desagrado que nos provoca, porque nos hace sentir en indefensión, es lo que nos permite activar los mecanismos adaptativos y nuestra capacidad para reaccionar rápidamente ante el peligro. Propicia reflexión pertinente sobre cuando tendríamos que retirarnos y cuando vale la pena continuar. En definitiva, contribuye con nuestra seguridad.

Tener la capacidad para aprehender lo positivo del miedo, hace que podamos anticipar situaciones y prepararnos para las mismas. Nos ayuda a entender nuestras vulnerabilidades y sensibilidades, así que al igual que otras emociones, deberíamos darnos el permiso de sentirla sin que nos abrume, desespere, o nos lleve a grados incontrolables de tribulación.

Estoy consciente de que los años pasan, es cierto que la sociedad funciona estableciendo parámetros de valorización y que esas escalas por lo regular son discriminadoras. De ahí la necesidad de adquirir la precaución y la templanza de la experiencia; y aceptar incluso el miedo. Desde ahí, vivir en libertad y con optimismo, para también abrigar la “suerte” como compañera del camino.

Reitero que, para mí, lo importante es abrazar ángeles, construir sueños, aceptar los retos, vislumbrar oportunidades; jugar en las nubes (como Heidi), levantar el vuelo tantas veces como sea necesario. Vivir de cara al sol, a la luna, a las estrellas, al mar, a las montañas, al viento, a la lluvia, a la alegría, a la gente. Respirar, inspirar, cantar, bailar, saltar, besar, llorar, abrazar, reír y amar, amar y volver a amar.

Espero tener la suficiente lucidez para entender que, en dosis altas y no controladas, el miedo puede ser un enemigo peligroso, porque domina nuestro accionar.  Así que, me recomiendo y les recomiendo, sentirlo y abrazarlo para que nos sea útil, y sea el empuje y el estímulo para vencer obstáculos. La convicción y la claridad del camino, la resistencia y la perseverancia. El aprendizaje necesario. Albricias, que felicidad entender que vivir sin miedo no significa no sentirlo, sino usarlo a tu favor.

No es inocencia, sé que hay barreras estructurales, sociales, culturales, económicas y más… Me refiero a qué sabiendo que esas están ahí, y todos los días tienes que luchar para vencerlas; las internas, las que nos salen del instinto, del alma y de la preparación, aprovechémosla y hagamos que sean nuestra mejor carta de presentación. Para así, tener la certeza de que, con tantas injusticias sistemáticas, la alegría es revolución.

encuesta

¿Cree usted que el caso de César el Abusador será juzgado a fondo?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.