Agora

De dictadura, democracia.. y de ese 58.4%

El sermón de las siete palabras, durante los actos litúrgicos de la iglesia católica de la pasada Semana Santa, replanteó el debate en nuestro país sobre si es o no correcto que se caracterice como dictadura a los gobiernos del PLD, sobre todo el actual. Los siete sacerdotes que tuvieron a cargo las siete palabras aprobaron y ampliaron el temor expresado por el Arzobispo Metropolitano de que si el país no despierta podríamos caer en una dictadura. Ese temor, compartido por diversos sectores de la oposición política y de la sociedad civil, plantea la discusión sobre el concepto dictadura y el siempre pertinente tema de la democracia. Ademas, naturalmente, sobre la naturaleza del partido en que se ha sostenido el PLD para gobernar.

La idea de dictadura que ha quedado en el imaginario colectivo, sobre todo del de este país, es la de un gobierno policíaco, abiertamente represivo, sin el más mínimo resquicio para expresar públicamente opiniones desafectas al régimen, con cárceles llenas de presos políticos, con partido único y periódico único, etc.. Esas no son las características del actual ni de los anteriores gobiernos del PLD. Pero sí son elementos característicos de una dictadura, y de este gobierno, el acoso, humillación, amenazas y persecución a los jueces que osen ser independientes, que se integren las Altas Cortes esencialmente con jueces militantes y/o afines al partido del gobierno.

Igualmente, la compra masiva o extorsiones a la mayoría de comunicadores de la prensa escrita, radial, televisiva y digital, para que escriban a favor del régimen o para que omitan informaciones que lo desfavorezca, la compra o extorsión a la mayoría de congresistas para cambiar la Constitución y/o posibilitar la reelección del Presidente. El hecho de que este gobierno haya surgido de unas elecciones (por demás inicuas), no es suficiente para decir que no es o que no pueda devenir en dictadura. Abundan ejemplos de gobiernos dictatoriales que han surgido por vía democrática. Uno de los problemas de la democracia, es que a través de ella pueden surgir gobiernos dictatoriales; por ejemplo el de Hitler. Nada más, nada menos.

En general, los gobiernos son reflejos del partido de sus presidentes. El PLD nunca ha sido un partido esencialmente democrático. Recordemos que Bosch nunca aceptó una idea sobre la táctica de ese partido que no fuese la suya. Para imponerla no titubeó en amenazar con abandonarlo si esta no era asumida por todo el partido y en más de una ocasión lo hizo, tanto en el entonces PRD, como en el PLD. El actual enfrentamiento entre Leonelistas y Danilista es un reflejo de la incapacidad de ese partido de dirimir sus conflictos internos a través de métodos realmente democráticos: avasallan al adversario interno. Cuando son gobierno avasallan la oposición.

Es esa irrefrenable propensión a la intolerancia, al desprecio hacia quien piense de modo diferente a ese partido, ese lastre/ADN del PLD, lo que le impide política e ideológicamente gobernar teniendo como marco los valores esenciales de la democracia. Incluso los simplemente formales. Es por eso que insisto que los análisis sobre la vocación autoritaria del PLD, no dejan de ser incompletos si nos quedamos en las actuales diferencias entre Leonel y Danilo, ni mucho menos en decir si el uno es o no peor que el otro, si el uno es más o menos capaz que el otro, ni tampoco sobrevalorar las condiciones de uno para concluir que ganará la puja que contra el otro.

Decir que los hijos se descompusieron en el camino, que olvidaron las lecciones de su padre: la honradez, sin, en este caso, plantearse sin medias tintas que también de ese padre heredaron la incapacidad de procesar y tolerar las diferencias es hacer el análisis del tema PLD en gran medida maniqueo. Ninguna colectividad política está libre de las ideas originarias de su fundador o fundadores, puede que sus seguidores al final cambien algunos elementos de las ideas primigenias con con fue fundada, incluso hasta sustanciales, pero la esencia de sus propuestas y de su accionar práctico le vienen de su principal fundador.

Quizás, unas vacaciones fuera del poder podría ayudarlo a convertirse en partido democrático, tolerante de las ideas contrarias, sean de sus militantes o de sus adversarios. Quizás sea ese el deseo del 58.4% de la población, expresado en la ultima Encuesta Gallup/Hoy. Ese 58.4% no es un dato que  deba ser usado como prueba o argumento concluyente de que el PLD es un partido esencialmente propenso a la intolerancia, tampoco que constituye una prueba de que sus gobiernos, sobre todo el actual, son una dictadura como las dictaduras clásicas, o la que tiene este pueblo en su imaginario, como me dirían sus corifeos. No, simplemente planteo que no es casual la propensión del PLD al irrespeto de las reglas que norman la legalidad democrática de las instituciones, sean estas partidarias o del Estado.

Me limito a plantear que puede no ser una casualidad que un 58.4% de los encuestados en la referida encuesta dijera que es conveniente que este país  sea conducido por otro partido. En tal sentido, quienes tengan oído que escuchen ese sentir y actúen en consecuencia de cara al próximo 2020, porque como bien dijese Juan Bolívar Díaz en su último articulo en este periódico, la “República Dominicana no merece volver a la iniquidad electoral del 2016”. De que no sea así, agrego, depende fundamentalmente de todos aquellos que dicen ser de la oposición. 

encuesta

¿Cree usted que la Suprema Corte de Justicia está dirigiendo de manera correcta el juicio del caso Odebrecht?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.