Opinión

A la Promoción de la Libertad, las gracias

1.- En un medio social como en el que vivimos hoy los dominicanos y las dominicanas, en el cual están presentes vicios sociales como odio, mezquindad, malevolencia, deshonra y desprecio, resulta agradable ser favorecido por personas que bien conocen a aquel a quien expresan distinción. Además, porque es prueba de que las taras que afean la sociedad dominicana no han penetrado a todos los grupos sociales, ya que la solidaridad se mantiene como la más alta expresión de la especie humana.

I.- Un encuentro fraterno de la Promoción de la Libertad. Reconocimiento

2.- El jueves 16 de marzo en curso, con motivo de nuestra promoción recordar el cincuenta y dos aniversario de la investidura como profesionales del derecho, efectuamos un acto en la ciudad capital en el cual mis compañeros y compañeras me hicieron un reconocimiento como Miembro Prominente de la Promoción de la Libertad.

3.- El doctor Julio Aníbal Suárez, ejemplo de hidalguía ciudadana, y mi amigo entrañable, hizo un bosquejo biográfico de mi persona, en el que precisó.

Semblanza

“Si algo ha caracterizado a nuestra promoción de abogados es que ha sido pródiga en facilitar al país hombres probos y capacitados que han servido a la patria desde funciones públicas, el ejercicio profesional del derecho y en los centros académicos”.

“Legisladores, Jueces Supremos y de otras categorías, Secretarios de Estado, Embajadores, Directores Generales, Oficiales de Alta Graduación, de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, administradores de empresas, decanos de facultades de Derecho, dirigentes religiosos, publicistas, comentaristas y directores de Radio y Televisión, son una pequeña muestra del intenso accionar de los miembros de la promoción en el quehacer nacional”.

“El menos resaltante por no haber ocupado una alta función del Estado o desempeñado una actividad de índole pública, ha sido ejemplo para su comunidad por la pulcritud de su ejercicio profesional o su comportamiento cívico”.

“Los éxitos de los miembros de la Promoción de la Libertad, enaltecen al colectivo y llenan de orgullo a cada uno de nosotros. En cada conmemoración que realizamos, prima no tan solo el deseo de un deleite festivo para celebrar la vida y rememorar los viejos tiempos de la estancia universitaria, sino para fortalecer el espíritu de fraternidad y armonía que ha acompañado a nuestras relaciones y reconocer los logros alcanzados por nuestro conglomerado”.

“Mención especial entre los integrantes, merece el Doctor Ramón Antonio Veras-Negro-, no solo por su limpia trayectoria como abogado en ejercicio y letrado con amplia formación, sino porque ha hecho de su existencia un instrumento de servicio para la comunidad, arriesgando vida propia y familiar, enfrentando tiranías, a déspota ilustrado y a los autores de los males que gravitan en la sociedad e impiden nuestro desarrollo material e institucional, como son el narcotráfico, la corrupción y la impunidad”.


“Comenzó a manifestar su preocupación social, cuando la palabra libertad constituía un crimen y el reclamo de derecho daba lugar a las torturas y la muerte, militando en el grupo Los Panfleteros, el más noble núcleo opositor de la Era de Trujillo, por la juventud de sus integrantes”.

“Con ideas revolucionarias y antiimperialistas, las que aún sostiene, a pesar de su edad, enfrentó todo acto de injusticia y arbitrariedad cometido contra la ciudadanía, lo que le mereció cárcel y atropellos, sin descuidar en un solo momento su ejercicio y formación profesional”.

“En su favor tiene haber ocupado la Presidencia del Consejo Mundial de la Paz; Presidente del Capítulo Dominicano del Tribunal Antiimperialista de Nuestra América (TANA). También fue Presidente del Comité Dominicano de Solidaridad con Haití; vicepresidente del Comité Dominicano de la Paz; Presidente del Comité Amigos de Cuba, Seccional de Santiago de los Caballeros; miembro fundador de la Asociación de Abogados de Santiago, en la que por dos ocasiones ocupó la Secretaría General y la Presidencia”.

“En sus inquietudes como escritor, ha publicado: Inmigración, Haitianos y Esclavitud; Migración Caribeña y un Capítulo Haitiano; la República Popular de Corea, faro de oriente; De la calle a los Estrados por justicia y libertad; Carmen, Cáncer y Lucha; Los Panfleteros de Santiago, Tortura y Desaparición; Parte de mi vida: para mis hijos, nietas y nietos; un Caso de Legítima Defensa y Dos Temas y un Tiempo”.

“El Doctor Veras tiene inéditas 65 obras relacionadas con la carrera armamentista; la solidaridad internacional, los derechos humanos y las libertades públicas; el narcotráfico y el fenómeno de la corrupción, los vicios sociales; temas militares y policiales; el servicio judicial y sus debilidades, el Caso Baniter y Mi posición con relación Haití”.

“Por su gran labor y cotidiano batallar, el Dr. Veras ha sido reconocido por la Universidad Autónoma de Santo Domingo como Profesor Honoris Causa y por el Municipio de Santiago como Ciudadano Meritorio”.

“El último lauro obtenido por el Dr. Veras, fue el reconocimiento que le hizo el Institute for Latino Studies, del Berkeley College, al entregarle un diploma por sus grandes aportes a la Paz Mundial”.

“Motivo más que suficiente para que este colectivo reconozca al Dr. Veras, como Miembro Prominente de nuestra promoción, reconocimiento con el cual nos honramos nosotros mismos, porque, como ya hemos dicho anteriormente, este grupo se enriquece con el triunfo de sus integrantes. Felicidades, doctor Veras”.

II.- Entrega y contenido del pergamino

4.- Luego de la  intervención de Julio Aníbal Suárez, el doctor Ramón Blanco Fernández, quien fuera profesor de los estudiantes de la Promoción de la Libertad, procedió a entregarme un pergamino con el siguiente contenido:

Promoción abogados UASD-1967.

“POR CUANTO, la conducta del Doctor Ramón Antonio Veras, ha estado enmarcada dentro del ejercicio honesto del Derecho, y un permanente accionar en el servicio a la colectividad, siendo un portaestandarte de la ética y la moral en todas sus actividades”.

“POR CUANTO, la conducta y los aportes del doctor Veras le han hecho merecedor de grandes reconocimientos nacionales e internacionales, entre los que se destaca el otorgado por el Instituto de Estudios Latinos, de la Universidad de Berkeley, Estados Unidos, por sus aportes a la paz mundial”.

“POR CUANTO, nuestra promoción se prestigia al contar entre sus integrantes notables al Dr. Ramón Antonio Veras”.

“Por tales razones, y para que conste y sirva de ejemplo a las nuevas generaciones de abogados, hemos acordado designarle “Miembro Prominente de la Promoción de la Libertad”.

III.- Mis reflexiones ante la distinción que me hizo la Promoción de la Libertad

5.- A mis compañeros de estudios universitarios presentes en el encuentro les hice saber que aunque creo que, como José Martí: “Yo no trabajo por mi fama, puesto que toda la del mundo cabe en un grano de maíz”, me sentía muy alegre y agradecido por el gesto que habían tenido para conmigo, que es proceder propio del compañerismo existente entre los miembros de la Promoción de la Libertad, que se ha traducido en franca hermandad. Nada nos separa; es una unión que no se limita a colegas; se extiende al grado de emparentados, compenetración que solo llega a forjarse por los vínculos sanguíneos.

6.- Hemos demostrado que la unión solo es posible si hay franqueza entre quienes procuran mantenerse juntos. La sinceridad, la lealtad en el trato determina el mantenimiento de la armonía. La cordialidad impone la combinación del buen proceder y la honestidad. La común buena fe ha sido la química, la sintonía para llevarse bien y hacer buena liga la Promoción de la Libertad.

7.- La Promoción de la Libertad, aunque no es homogénea desde el punto clasista e ideológico, nos hemos acostumbrado a la familiaridad con naturalidad; estamos habituados a tratarnos con sencillez, sin formalidad alguna. Compartimos sin recelos, y no conocemos la desconfianza.

8.- Tengo justos motivos para sentirme regocijado por la distinción que recibí de mis compañeros, porque sé que la Promoción de la Libertad cuenta con mujeres y hombres de grandes méritos como profesionales del derecho, en la judicatura, la cátedra universitaria y otras actividades al margen del accionar con la toga y el birrete. Muchos de los jóvenes que se graduaron como doctoras y doctores en derecho en la UASD 1967, reúnen condiciones que les hacen dignos de merecimientos como recompensa a sus aportes a  la colectividad dominicana.

9.- Mis compañeros de la Promoción de la Libertad, que nos conocimos en 1961, aunque nos graduamos en 1967, saben que en mi vida he tratado de ser coherente, y que he actuado en política tratando de que impere la justicia, desaparezca la desigualdad, la discriminación, los privilegios, y por instaurar en el país un sistema en el cual no predomine la degradación ética y moral.

10.- Los mismos que me han distinguido como Miembro Prominente de la Promoción de la Libertad, aquellos con los cuales me he tratado por más de cincuenta y siete años, son testigos de que por convicción ideológica no estoy de acuerdo con la forma como está organizada la sociedad dominicana en el orden económico, político y social.

11.- Meditando con respecto a la distinción que me hicieron mis compañeros de estudios, he razonado en el sentido de que la decisión emitida en torno a mi persona puede servir como mensaje a los jóvenes del país, para que sepan que sin sugerirlo, aspirar ni proponérselo, un ser humano puede ser valorado por su actitud, por su disposición a cumplir con lo que cree es su deber como simple ciudadano. No hay que hacer mucho esfuerzo para ser responsable, pues basta con proceder ajustándose a sus ideales.

12.- Una de las motivaciones que impulsó a la comunidad de la Promoción de la Libertad para distinguirme es mi presencia enfrentando los problemas de mi país. Al respecto puedo decir que el ser humano no debe incidir en la vida pública pensando en llegar a ser famoso, ganar notoriedad ni aspirar a que lo califiquen de reputado o renombrado. El ciudadano o la ciudadana que cumple por convicción con el dictado de su conciencia, jamás puede perseguir con su accionar ganar prestigio, popularidad o ser acreditado.

13.-  No hace otra cosa que proceder correctamente, honrar su deber y compromiso social aquel profesional del derecho que hace uso de la toga y el birrete para defender a los perseguidos y presos por su posición política. Resulta un contrasentido esperar satisfacción o pago por algo que es un deber de conciencia; la puesta en práctica de lo que es y debe ser la realización de un mandato.

14.- Quiero que mis hijos, nietas y nietos sepan que los homenajes, exaltaciones y otras manifestaciones de admiración no me llevan a ser diferente a como he sido en todo el curso de mi existencia. Cualquier muestra de afecto hacia mi persona me llega al alma; el trato cariñoso lo valoro inmensamente; acepto como un fino regalo el que se me valore como ser humano con mis defectos y escasas virtudes. Creo que lo que define a la persona es su actitud ante la vida, y particularmente yo lo único a que aspiro es pasar por este mundo cumpliendo con mi deber mientras viva, aportar dentro de mis posibilidades, y honrar la obligación que me he impuesto de accionar ante todo lo que significa injusticia, sin importar que se manifieste en mi país u otros lugares del planeta tierra.

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Contáctanos vía WhatsApp y haz tus denuncias aquí