La columna de Miguel Guerrero

Encerrados en una trampa

Los ciudadanos de este país han sido políticamente educados para ver como malo todo lo que hace un gobierno y bueno cuanto propone la oposición o absolutamente a la inversa. Esa es una trampa y salir de ella nos puede ayudar a curar las heridas sembradas en la conciencia nacional por años de rivalidades partidarias, cada vez más difíciles de sanear.

Por décadas he escuchado y leído sobre el concepto de las prioridades del liderazgo político. Todos han señalado la educación, la salud y más recientemente la seguridad ciudadana y la preservación del  medio ambiente, entre otras, como las principales, sobre las que es necesario actuar y hacerlo rápido. Pero como siempre ocurre entre nosotros, ponerse de acuerdo y aunar esfuerzos para encararlas ha sido  imposible. A juzgar por la experiencia de nuestra larga transición democrática, la sociedad y los gobiernos han sido víctimas de esa inconsistencia y falta de visión que nos oscurece el porvenir. Lo fueron primero los del Reformista, luego los del PRD y ahora, por supuesto, los del PLD.

Muchos países han salido a flote, en medio de grandes adversidades a veces superiores a la suma de todas nuestras desgracias como nación, porque han sabido eludir a tiempo esa trampa. Y como yo la evito no me resulta difícil admitir lo bueno de un gobierno y lo malo de la oposición y lo mismo cuando el primero yerra y el segundo acierta. Por eso, si queremos avanzar debemos dejar a un lado esa estupidez de que todo cuanto hace un gobierno es malo y aceptar como válido toda propuesta de oposición, o al revés, por irrealista que parezca. El ego político a fin de cuentas alienta el desacuerdo, por creerse erróneamente que todo el mérito le corresponde al Presidente que alcance una meta, cuando corresponde a todos si se logra por medio de acciones conjuntas. Los compromisos políticos necesariamente no conllevan una renuncia a los principios.

encuesta

¿Considera correcto que Leonel Fernández lidere protesta frente al Congreso contra la reforma constitucional?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.