Fogaraté

País mal administrado

Cuando uno emprende con alegre libertad cualquier ruta finsemanaria, y ve la soberana verticalidad de nuestras cordilleras, y la elegre fiesta tintineante de nuestros arroyos, y la elegante parsimonia de nuestros ríos cardinales, y el verde cien por ciento que se pierde en cualquier distancia, y la transparencia del aire portador de alas, y las nubes que desde el Este nos traen el generoso regalo del agua, y el laborioso afán de los hombres y mujeres más simples que buscan cada parto labrantío…Cuando uno goza este enorme privilegio que nos ha tocado inevitablemente piensa: “¡Carajo, qué país tan rico y tan mal administrado!” 

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Contáctanos vía WhatsApp y haz tus denuncias aquí