Firme

Babel en la política dominicana

La maldición bíblica de la Torre de Babel parece signar la actividad política nacional contribuyendo a que cada vez sea mayor la proporción de dominicanos que desconfían de los partidos y sus líderes, especialmente los jóvenes que en alta proporción sólo sueñan con emigrar a otros lares en busca de mejores alientos de vida y esperanza.

Las encuestas han mostrado hasta la saciedad que más de dos tercios de la población desconfía de la política y que los partidos figuran entre las instituciones menos apreciadas, en porcentajes que oscilan entre 16 y 24 por ciento, pero nuestros políticos rehúsan darse por enterados y se confortan con que  todavía el 70 por ciento acude a las elecciones.

Están jugando con fuego, porque la experiencia regional indica un descalabro del partidismo político, con la desaparición o reducción de los que dominaron por décadas, como el PRI y el PAN en México, Adecos y copeyanos en Venezuela, el APRA y Acción Popular en Perú, el peronismo en Argentina, liberales y colorados en Colombia, Liberación Nacional en Costa Rica, y lo mismo en Panamá, Guatemala, El Salvador, Ecuador, y Bolivia. En muchos casos el declive de los partidos ha dado paso a inestabilidad y crisis política e institucional.

Es impresionante la algarabía que registra la política dominicana, por ejemplo que en el gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD) estén discutiendo todavía si celebrarán sus elecciones primarias con padrón abierto, cerrado, semi abierto o semi cerrado, siete meses después que ellos mismos impusieron la Ley de Partidos 33-18 que estableció modalidades específicas, y cuatro meses después de decidir que se acogerían al padrón abierto, para que todo el que esté en el registro nacional de electores pueda votar en la elección de sus candidatos.

Hace 9 días los peledeístas sorprendieron anunciando la posibilidad de utilizar el padrón semi abierto o semi cerrado, resultado de la exclusión de los ciudadanos que estén inscritos en otros partidos, modalidad que no incluyeron en la ley, tras años de debates y algarabías, aunque había precedentes de su uso en el país. Pero entre ellos hay disparidad, unos dicen que sólo es una propuesta y otros que fue decidido. Pero ahora en el Comité Político, variando la opción adoptada en noviembre por su  Comité Central, que según la ley 33-18 es el órgano autorizado, por nombre y apellido, para decidir.

Los argumentos para renunciar al padrón abierto son ridículos, como ese de que los opositores del Partido Revolucionario Moderno (PRM) podrían decidir las candidaturas del PLD. Asombra que no sepan que las instituidas primarias simultáneas, organizadas por la Junta Central Electoral, no permitirían doble voto. El PRM decidió padrón cerrado, es decir que sólo sus miembros elegirán sus candidatos. No podrán volver a su mesa o colegio para votar por las candidaturas del PLD. Sólo podrían hacerlo dejando de votar por los de su partido, y sería absurdo que quienes disputan sus candidaturas manden sus militantes a votar por otro partido.

Tampoco podrían votar por las candidaturas del PLD los militantes de los otros partidos que han optado por las primarias simultáneas, es decir, el PRD, Alianza País y Opción Democrática, a menos que quieran reducirlos o liquidarlos. Los que sí podrían votar en las primarias peledeístas son los militantes de los partidos que no se acogieron a las primarias simultáneas, llamados a elegir mediante asambleas en fechas diversas. Como están en el padrón nacional, nadie les puede objetar si se presentan a votar por candidatos del PLD. Pero eso lo sabían quienes bregaron más de un año por imponer el padrón abierto.

Otra sinrazón es la afirmación de que los del PRM están inscribiendo sin su consentimiento, es decir fraudulentamente, a “cientos de miles de peledeístas”. La lucha interna impediría una maniobra tan absurda, que les traería graves consecuencias si sólo algunos cientos demuestran que los inscribieron sin su consentimiento. Pero además, para qué si no van a concurrir a votar y sólo serviría para reducir la proporción de sus propios militantes, lo que no podría ser ocultado al ser la JCE quien cuenta los votos y emite resultados.

Esos ruidos son una distracción absurda, cuando llega a la mitad el mes en que se espera que el presidente Danilo Medina cumpla el plazo que se dio para informar si buscará la reelección que le prohíbe su propia Constitución, o si la reformará de nuevo “pagando el precio que sea necesario”, desde luego con los recursos del Estado, para perpetuarse en el poder.-

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.