La columna de Miguel Guerrero

Haití no es un problema dominicano

Decir que Haití no es un  problema dominicano, sino otro país con sus peculiaridades y tradiciones diferentes a las nuestras, no es un acto de xenofobia.  Su destino como nación le corresponde a los haitianos, no a los dominicanos.  Atribuirnos la obligación de ceder la nacionalidad a cuantos hijos de ilegales de ese país nazcan en territorio nacional, equivaldría a ceder nuestro derecho de elegir y ser elegidos, lo que algunos han llamado con mucho acierto el eventual abandono de nuestra soberanía y la creación de dos naciones en el territorio nacional con idénticos derechos.

La inmigración ilegal sobrepasa ya la capacidad del país para asimilarla. Ha contribuido a empobrecer el empleo y reducido por igual  las oportunidades de trabajo de cientos de miles de dominicanos desplazados por una masiva y creciente mano de obra dispuesta a aceptar condiciones laborales inferiores a causa de su propio estatus. Los problemas de esta inmigración incontrolada están repercutiendo negativamente en la imagen nacional en el exterior. Hemos sufrido serios reveses en el ámbito internacional, con una condena en la Corte Interamericana de Derechos Humanos a causa del no otorgamiento de la nacionalidad a dos niñas hijas de ilegales haitianos nacidas en la República. Y el Congreso de Estados Unidos concedió un premio de los derechos humanos a la activista dominico-haitiana Sonia Pierre, fallecida tiempos después, por sus  sistemáticas denuncias de maltrato a los haitianos en el país.

No se trata de un problema étnico como se trata de hacer ver en la comunidad internacional, con la insólita ayuda de organizaciones locales. Muchos dominicanos somos tan negros, mulatos  y pobres como los nacionales del estado vecino. Lo que está en discusión es el derecho que asiste al país de dictar sus leyes sobre un asunto tan sensitivo como el de la inmigración; un derecho al que no se renuncia.

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.