Un cuento de Caperucita

Ramón Colombo - 12 de febrero de 2019 - 12:03 am - Deja un comentario

Los variados productos de este poderoso sector empresarial se venden en unos 50 mil establecimientos en todo el país, cada uno con por lo menos tres empleados (incluyendo un “delívery”). Su derrama económica directa llega, además, a centenares o miles de protectores: policías, soldados, políticos y funcionarios de toda categoría. Impacta, con grandes inversiones, los sectores inmobiliario, automotriz, comercial, hotelero, transportista y gastronómico. El capital que mueve en los bancos,  en pesos y dólares, es sencillamente incalculable…¿Qué van a acabar con el negocio de las drogas?… (Mejor que nos hagan uno de Caperucita).

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

Contáctanos vía WhatsApp y haz tus denuncias aquí