Soberanamente, somos el país del blindaje casi perfecto

Rafael R. Ramírez Ferreira - 10 de febrero de 2019 - 12:04 am - Deja un comentario

“Hacer bien a los malvados, es

A veces, tan perjudicial, como

Actuar mal con los buenos”.

Bien sabido es que el poder se debe proyectar, so pena de consumirse en sí mismo a pesar de que muchas veces, esa extensión lo carboniza, como sucedió con Mussolini y su ambición por crear un imperio conquistando Etiopia o como le sucedió a Hitler, que trato de tomar el ejemplo conquistador del “Duce”. Quizás esa ambición, sea la madre de ese lenguaje que trata de justificar toda acción para proyectarse en el tiempo. Y funciona, pero no por siempre, ya que llega un momento que la duda y el pesimismo se adueña de aquellos que soportan los sufrimientos de esa acción.

Recuerdo una frase que era muy usada en aquellos casos donde cualquier persona que se mostraba insaciable para colmar sus ambiciones la señalaban diciendo; ¿pero, es que no tiene hiel?  A pesar de que, por encima de esto, somos libres y de ello nos jactamos aún y cuando vemos determinados y privilegiados políticos (sean civiles, militares o policiales) que pierden la visión hasta de la dignidad y la moral, donde hasta el renunciar los hunde más en el fango de la desvergüenza.

Puede que a estos personajes nunca se les haya probado indelicadeza alguna, pero el hecho de, no implica el qué. Por ese camino vemos “líderes” que sin ser su obligación y mucho menos estar dentro de sus funciones, se erigen en salvadores y desprendidos de todo, regalan y donan a los necesitados cosas en las cuales el Estado gasta una fortuna dentro o fuera del presupuesto de la Nación para satisfacer esas necesidades, pero ellos, en su “desprendimiento”, hasta en mochilas gastan una millonada, dinero que se asignan ellos mismos como demostración de su desvelo por los estudiantes más pobres a pesar de que un 4% del presupuesto nacional es destinado para esas y otras necesidades y como referente, hasta colocan a su lado la imagen de algún  gran Patriota. Pero como no ha existido régimen de consecuencia alguna, continúan por el mismo carril.

Y el pueblo pasible, en espera de algún político redentor que le declare la guerra a la corrupción que nos carcome, y proclame un “Tora, tora, tora” como hicieron los Japoneses en su ataque sorpresa, indicando que ya no había vuelta atrás, aunque solo lograron despertar un monstruo que estaba dormido pero que, en este caso, despierte a la justicia sorda, ciega y muda que tenemos, y logre abrir la chatarrería que acabe con los blindajes y las impunidades.

Todo se justifica o se niega, siempre y cuando esté o no con las “estadísticas” oficiales que en la mayoría de los casos siempre están bien maquilladas y dispuestas a complacer los deseos de quienes nos mal gobiernan. La Cepal dice que la desigualdad se ha incrementado pero, los teóricos argumentan y desmienten, respondiendo que la realidad es que: “La Rep. Dom. Ha experimentado una significativa reducción de la pobreza”. Aleluya.

De igual manera se ha reducido todo, porque: La Frontera está blindada, ¿Cuántas veces lo hemos escuchado? Pero, continúan las penetraciones de todo tipo de ilegalidades; la economía está blindada y tanto la pobreza como el analfabetismo son cosas del pasado, en tanto crecen como la verdolaga los “Solidarios” y cuantas acciones cívicas se inventan a granel; los “Super-Truhanes”, perdón, Super Tucanos, han blindado de manera tal los cielos dominicanos que los vuelos ilegales y la penetración de drogas han tenido que ser desviados para traerlos por mar, muy a pesar que otro jefe marinero expresó que también los mares estaban blindados, ¿entonces qué? Pues nada, que nos quejamos si nos, y lo hacemos también sí. Porque lo cierto es, que hasta los políticos están blindados, sellados  e inmunizados. ¡Sí señor!

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

Contáctanos vía WhatsApp y haz tus denuncias aquí