Justicia y bien común

¡No a la manipulación mediática!

Los medios de comunicación y su rol social.

Hoy día, muchos medios de comunicación están sufriendo una carencia de objetividad e imparcialidad.

Pues muchos de ellos se prestan para engrandecer, engreír y burocratizar a los funcionarios públicos y privados, quienes contrario a su esencia en su mayoría no funcionan, contribuyendo a su ineficiencia, perdiendo la visión, el rumbo y apartándolos de sus roles.

A propósito de roles, cabe señalar que como consecuencia de esa misma realidad existe una ausencia de ejecución de los mismos y es responsabilidad de los mass media alertar a la sociedad para que cada funcionario cumpla su rol. De esta misma manera, cada ciudadano debe jugar el suyo de acuerdo a la posición o a la acción que le corresponda realizar dentro de la organización social del Estado Dominicano.

Como función social los medios de comunicación y sus actores deben cumplir su esencia de informar, educar y entretener a los habitantes de toda sociedad; promover la probidad en las familias, en las funciones públicas y privadas de cada persona.

Su posición en el juego de roles debe consistir en utilizar sus mensajes para motivar e involucrar a la familia en el civismo, la urbanidad y sobre todo en revertir la anomia que se vive en el país, que si bien es cierto debe ser controlada por el sistema estatal, los medios somos los llamados a dar la alerta y la atención para que no sigamos creciendo en el desorden, en el irrespeto, en la violencia y en la intolerancia.

Es imperativo para la República Dominicana que los medios de comunicación y sus principales actores, puedan influir en defender el ejercicio pleno de los derechos fundamentales de las personas a través de la participación interactiva y democrática en las tomas de decisiones de la cosa pública, con el objetivo principal de desarrollar un proyecto de nación en que reine la igualdad y la sociedad sea más participativa y justa.

La prensa es también llamada Cuarto Poder, término atribuido al escritor y orador Edmund Burke, quien lo utilizó a mediados del siglo XVIII para referirse a la Prensa que tanta influencia ha ganado detrás de los poderes del Estado (Ejecutivo, legislativo y judicial).

Hoy día esta incidencia ha sobrepasado la fuerza de aquel entonces, por lo que actualmente, es ilimitado y en muchas ocasiones supera en dominio a los demás poderes. Es lamentable que en nuestro país la opinión pública, que concreta dicho poder, esté en prisión, presa de la oferta y la demanda.

Este poder coloca a los medios de comunicación en un control social alternativo, el cual puede construir o representar seriamente la voz del pueblo. Por otro lado, los medios y sus actores tienen la tarea de alertar a través del monitoreo y escrutinio los males que dañan las instituciones públicas y privadas.

Estos deben ser una especie de vacuna o antibiótico para prevenirnos de los males y sanar la salud social. Cuanto más objetiva, responsable y transparente es la actuación de los medios de comunicación habrá mayor garantía de que los ciudadanos puedan gozar de sus libertades fundamentales y un estado de derecho pleno. ¡No a la manipulación mediática!

Publicado por primera vez en enero 2011 y en ocho años todo sigue de mal en peor.

Dios les bendiga siempre, pueblo dominico.

El autor es mayor general retirado PN, periodista, miembro fundador y vocero de la Asociación de Policías y Militares Activos y Jubilados Dominicanos, APODOM, Pro Dignidad y Derechos. Incluye a todos los veteranos.

encuesta

¿La reelección de Radhamés Camacho en la Cámara de Diputados empeorará las contradicciones entre danilistas y leonelistas en el PLD?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.