Recordando a Yma Súmac

Miguel Guerrero - 12 de enero de 2019 - 12:07 am - Deja un comentario

Yma Súmac ha sido una de las voces femeninas más prodigiosas que jamás haya existido. Tenía 86 años cuando murió en noviembre del 2008 y se dice que aún entonces su voz se asemejaba a la de un arpa, cuando subía a escalas donde pocas  sopranos han logrado alcanzar. Su carrera no se desarrolló únicamente en el campo clásico. Incursionó también con éxito en diversos géneros populares. Sus agudos eran de una extraordinaria belleza alcanzando las cinco octavas, desde cuyas alturas podía pasar a registros graves con enorme facilidad y rapidez.

Dominó como muy pocas la técnica de la coloratura. Eso le permitía sucesiones de notas rápidas, extendiendo así una misma vocal a varias notas sucesivas, una condición requerida en las óperas de Bellini, como es el caso de Norma y La Puritana; Rossini, en El Barbero de Sevilla, Una italiana en Argel y La cenicienta; y Donizetti, en Elixir de Amor y La hija del regimiento, entre otras.

De origen peruano, vivió  mayormente en Los Ángeles, donde murió de un cáncer del colon. Su carrera se inició en la adolescencia y muchos dominicanos de mi generación la recuerden con nostalgia porque vino en más de una oportunidad al país, en ocasión de los célebres aniversarios de La Voz Dominicana, la emisora de Petán Trujillo, el patán hermano del dictador que hizo de la radio y la televisión un feudo personal.

Al recordarla me remontó a aquellos lejanos días en que la escuché cantar por primera vez, creando en mí una fuerte y agradable impresión que no he superado y que influyó después poderosamente en mis inclinaciones musicales. El cóndor pasa, en su voz, fue una experiencia musical inolvidable. El dulce y brillante color de su lirismo dejó en miles de amantes de su voz un recuerdo imperecedero. Con su muerte se apagó una de las altas figuras femeninas del canto lírico y popular.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.