Cápsulas etnográficas

Niñez, navidad y alcohol

Las celebraciones festivas de las navidades y fin de año ofrecen espacios de alegría y compartir en familias y comunidades. Lamentablemente también son momentos de reproducción de patrones culturales que incrementan la vulnerabilidad de la niñez y adolescencia.

En el informe del Centro Operativo de Emergencia (COE) del 3 de enero de este año (2019) se reportan 811 casos de personas intoxicadas por alcohol, “de las cuales 52 resultaron ser menores entre 8 y 17 años de edad”. (HOY, 3 enero 2019).

El consumo de alcohol está legalmente prohibido para la población infantil y adolescente según el código de protección al menor (artículos 21, 22 y 23). Esta disposición no se cumple claramente en: familias, comunidades y establecimientos. Estudios cualitativos realizados en diferentes territorios del país constatan a través de la observación en tandas matutinas, vespertinas y nocturnas de lugares públicos, la presencia de niños, niñas y adolescentes consumiendo cualquier tipo de bebida alcohólica desde ron, cerveza, vino “La Fuerza” , “mamajuana” y/o clerén.

Muchas familias son permisivas y promueven el consumo del alcohol en sus hijos (sexo masculino) menores de 15 años, sostenidas en una percepción errada de que el alcohol favorece a la “virilidad” del niño-adolescente, vinculándose así alcohol con masculinidad.  

Algunas de las causas de la presencia significativa del “alcohol” en población infantil y adolescente son:

  • Inducción al alcohol por personas adultas y familiares en una lógica de “probar” o de simplemente darle “un traguito”
  • Débil conciencia sobre los graves daños del alcohol en las condiciones de salud física, mental, psicológica de niños, niñas y adolescentes
  • Presencia de pautas culturales que establecen vínculo estrecho entre consumo de alcohol y diversión

En el ámbito familiar y vecinal existe preocupación por el consumo de marihuana, crack y cocaína, pero esto no ocurre con el alcohol. No se reconoce las graves consecuencias del alcohol en la salud y que este es también una droga, pero legal.  

Los estudios realizados sobre el consumo de drogas ilícitas demuestran que inicia con las “licitas” como las bebidas alcohólicas y el cigarrillo. Las bebidas alcohólicas  no solo inician, siguen formando parte de la diversidad de mezclas de sustancias adictivas (alcohol-marihuana-tabaco-crack) que generan graves daños a la salud y a la vida de nuestra niñez y adolescencia.

Las familias y las comunidades necesitan ser orientadas por los organismos de protección a la niñez sobre las consecuencias del consumo del alcohol a temprana edad, y priorizar la generación de cambios en las lógicas culturales que refuerzan este consumo. Los operativos de prevención de riesgos-emergencia deben integrar el componente de protección a la niñez y adolescencia en todos los ámbitos.  

Este articulo fue publicado originalmente en el periódico HOY

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Contáctanos vía WhatsApp y haz tus denuncias aquí