El canto lírico más noble hizo honor  a tres maestros

Pura Tayson, una de las vocalistas del Concierto de Canción Lirica en la sala Aida Bonelly de Diaz, en el Teatro Nacional.

SANTO DOMINGO, República Dominicana.-Cada expresión del arte tiene su expresión, su cultura sus exponentes y la canción por su naturaleza misma, no es excepción.  Hay canciones y tendencias para todos los gustos, desde el clasicismo operático, la canción lírica, la popular y las expresiones del fenómeno urbano.

Pura Tayson, una de las vocalistas del Concierto de Canción Lirica en la sala Aida Bonelly de Diaz, en el Teatro Nacional.
Pura Tyson, una de las vocalistas del Concierto de Canción Lirica en la sala Aida Bonelly de Diaz, en el Teatro Nacional.

Desde luego la canción lírica, parece ser la menos promovida y la más necesitada de difusión para dotar a las juventudes de hoy de una sensibilidad estética musical, más marcaras por el “BOM-BOM electrónico para el masivo y competitivo mercado de lo urbano, que por la expresión de un arte de alma y sonidos del alma.

El concierto permitió el disfrute de las voces de:  Belkis Hernández, Modesto Acosta, Vivian Lovelace, Alberto Durán, Dorka Quezada, Antonia Chabebe, Otilio Castro, Frank Lendor, Juan Cuevas y Pura Tyson.

El concierto fue dividido en dos partes, con una latinoamericana en que se incluyeron las piezas Kolavina (Eduardo Caba, de Bolivia); Canción del Árbol del Olvido (A. Ginasteras) y Se equivoco la paloma (C. Gustavino), ambas de Argentina; Estrellita y Lejos de Ti, ambas de Manuel Ponce, de México); (La Rosa Blanca (José Martí, de Cuba); Espero de ti (R. Prats, de Cuba)’; Desesperanza (María Escobar, de Venezuela) y Canción del Triste Amor (de Juana de Ibarborou-Ernesto Lecuona, de Uruguay y Cuba, respectivamente).

El concierto fue la oportunidad para reconocer tres maestros del canto alto en la formación de tres o cuatro generaciones de cantantes liricos: Farida Dina de Pena, Iván Orlando Domínguez y Frank Lendor recibieron un emotivo homenaje con sendas placas de cristal óptico, en el marco del Concierto en la Sala Aida Bonelly de Diaz. El reconocimiento, entregado por la directora de la Compañía, profesora Ondina Matos de Lendor, ante un público solicito y cómplice alcanzo una emoción tal que se expreso en lagrimas y extendidos aplausos.

La segunda parte fue exclusivamente criolla: Desesperanza (Fidel Rodríguez); Canción de Cuna (Enrique de Marchena); Margarita del Campo (Pancho García); Nadie sabe (Raudo Saldana); En el fondo del mar (Claudio Blanco) y He vuelto a ti (Luis Rivera).

También se cantó Niñita de Pescadores G. Mistral -Argentina- con arreglo de Aura Marina del Rosario; Prodigio (José Dolores Cerón) y Caracola (A.M. del Rosario).

El gran cierre del concierto fue un coral a cargo de todos los vocalistas, haciendo Dulce Serenidad (Don Luis Rivera), para cerrar una noche de arte de alta canción lírica, con el aplauso de los 105 asistentes, todos motivados en esta expresión artística trascendental

encuesta

¿Cree usted que la reelección ya fue derrotada, como afirman los seguidores de Leonel Fernández?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.