Sol y Luna fija muy alto la comedia romántica criolla

Foto: Fuente externa/Sol y luna es una muestra cómo lograr una obra artística sensible y bien lograda.

SANTO DOMINGO, República Dominicana.-Desde que vimos En la Cárcel de la Victoria (2004), algo imperceptible nos dijo que nos encontrábamos ante un director que desarrollaría una carrera de grandes éxitos.  Para entonces, las películas se hacían a puro golpe de efectivo, sin ninguna ley de cine que las amparara.

El paso del tiempo, vendrían a ratificar ese criterio. Mostró  el camino de la gran comedia comercial con Sanky Panky, (2007) con la que descubrió a los ojos de la gente, el potencial que representaba Fausto Mata, despertando un gigante atractivo del cine de masas.

Como cineasta siguió su instinto. Le importo poquísimo lo que de su obra se dijera en redes y mentideros y  entregó   otros  títulos a la cinematografía dominicana:

  • Sanky Panky II, (2013),
  • Santi Clo (2008),
  • Sanky Panky 2 (2013),
  • No hay más remedio (2014) – en que ofreció oportunidad a lucirse en pantalla a tres grandes maestros del teatro (Salvador Pérez Martínez, Ángel Haché e Ivan  Guerra),
  • y la emotiva “Mañana no te olvides” (2017), además de los documentales:
  • Yemen para el Grupo EIG y NatGeo en el 2010 y
  • Hay un país en el mundo (2017),- injustamente desvalorizada por cierta critica-  en los que mostraba un estilo de finísima y fuerte garra comunicacional.

Ahora Pintor entrega, con Sol y Luna su obra, hasta el momento, más importante,  con la que recrea esquemas del género, logra el rendimiento extremo de sus actores,  bordea con éxito los ganchos del cine de formula, se apoya en la excelencia de recursos técnicos, sobre todo en fotografía (que capta con bucólica fidelidad a Santiago de Compostela y sus ambientes perfumados de medioevo y su mar costero bravío), la música que penetra el alma con sus aires caribeños y regionalmente ibéricos y una edición   precisa, elegante y respetuosa del ritmo de los hechos.

Dalisa Alegría es sorprendente. Alcanza la mejor actuación de su carrera, al cargar con el peso dramático del amor no correspondido y lucirse en el marco de una comedia.

La cinta establece un intenso y fresco estándar actoral, un dominio de sus recursos técnicos y traza línea que marca un nuevo horizonte, la definida por un producto de calidad, y realizado con la suma de talento y corazón.

Actuaciones

Frank Perozo convence y satisface como en un  personaje creíble y joven, se renueva al transmitir esa amalgama de sentimientos de  vacilación, vulnerabilidad y cobardía masculina en su relación con la mujer.

Nerea Barros, (Goya 2015, a la Mejor Actriz Revelación por “La isla mínima”) conquista al público con el mágico magnetismo de sus ojos, logra hacernos militantes de su actitud rebelde, irreverente y apasionada.

Manuel Manquina (El tío) cumple con brillantez con la representación del español vivaz, mini-empresario y buscador de los chances de la vida.

Dalisa Alegría es sorprendente. Alcanza la mejor actuación de su carrera, al cargar con el peso dramático del amor no correspondido y lucirse en el marco de una comedia. No la habíamos disfrutado tan plenamente y constituye su punto más alto, actoralmente. Supera las expectativas de la sexista exhibición de sus formas corporales. Actúa y lo hace a conciencia.

Micky Montilla, supera todos los papeles de reparto anteriores, (casi siempre muy accesorias) para aprovechar   y desplegar sus facultades histriónicas y llevarse mérito de la mejor actuación de humor físico, hiperactivo e inolvidable.

Freddy Ginebra tiene un papel correcto como personaje de tercera edad, y entrega una actuación aceptable, pero ya tenemos hambre de verlo en otros niveles interpretativos. Hay que lograr que deje de ser el Duende de Casa de Teatro, que a todos nos agrada por su buen decir.

Dirección

José Enrique “Pinky” al parecer tenía claro que no debía recorrer el cine de comedia marcado por las fórmulas, los finales felices y el instrumental narrativo previsible.

Pinky, que procura aparentemente una comedia romántica, deviene en un reflejo de la vacilación y la infidelidad, eternamente masculinas, contrapuestas con esa legitima necesidad femenina del amor autentico y sin mentiras, correspondido y sin teatralidad fingida.

Es la historia que nos ha tocado vivir a todos, solo que sin película que lo denuncie. Para exponer Sol y Luna, se apoya en un humor fino, sensitivo y orgánico, que solo es expresivo y físico con la desternillante actuación de Montilla.

Imperdible desde todo punto de vista, hay que agradecer su exhibición al 12 Festival de Cine Global Dominicano.

FICHA TECNICA

TITULO: Sol y Luna

Dirección y guion: Jose Enrique Pintor

Países: España y RD

Duración 1: 40

Musicalización: Jose Enrique Echenique

Productor ejecutivo: Antonio Sánchez

Elenco: Frank Perozo, Nerea Barros, Dalisa Alegría, Mickey Montilla, Manuel Manquina, Freddy Ginebra.

SINOPSIS

Javier (Frank Perozo), cineasta y novio de Sol (Dalisa Alegría) con quien trata con distancia, descuido y el temor al compromiso de vida, tiene que viajar a Galicia a filmar testimonios, donde se encuentra con Luna (Nerea Barros) una envolvente e irreverente chica que lo lleva a una  historia de amor. Javier queda, mentiras incluidas, suspendido entre las dos.

 

encuesta

¿Cree correcto que los políticos que tienen procesos pendientes en la Justcia sean inscritos como candidatos?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.