Remedio para la hepatitis también sirve para la chikunguña y la fiebre amarilla

El fármaco sofosbuvir, utilizado en el tratamiento de la hepatitis C crónica, se mostró eficaz también para combatir los virus de la chikunguña y la fiebre amarilla, según un estudio de investigadores de la Universidad de Sao Paulo (USP) cuyos resultados fueron divulgados este jueves. Para estas enfermedades aún no hay una vacuna o medicamento específico aprobado.
Aldo Rodríguez Villouta - 8 de noviembre de 2018 - 12:06 pm - Deja un comentario

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La chikunguña es uno de los virus que se transmite a través de la picadura del mosquito Aedes aegypti, responsable también por la transmisión del dengue, el zika y la fiebre amarilla, y produce en su fase aguda síntomas similares a los del dengue, con dolores de cabeza y musculares, fiebre o náuseas.

El estudio pertenece a un trabajo de doctorado de varios alumnos del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Sao Paulo (ICB-USP), bajo la orientación del profesor Lucio Freitas-Junior, informó la Fundación de Apoyo a la Investigación en el Estado de Sao Paulo (Fapesp), entidad que financió el proyecto.

Eliminó el virus sin dañar las células

“Las células humanas infectadas por el virus de la chikunguña fueron tratadas con sofosbuvir y el fármaco eliminó el virus sin dañar las células. La droga se mostró 11 veces más efectiva contra el virus que contra las células”, afirmó una de las autoras del trabajo, Rafaela Milan Bonotto, según un reporte de la Agencia Efe.

El profesor responsable de la investigación, Freitas-Junior, subrayó la importancia de que el sofosbuvir sea ya un fármaco aprobado para el uso humano pues reduce mucho el tiempo en el que puede estar disponible en el mercado para tratar la chikunguña, así como los costes estimados para hacerlo.

“El sofosbuvir es una droga que ya pasó todo el proceso de aprobación para uso humano lo que permite que pueda ser utilizada contra la chikunguña en entre uno y tres años. El costo de la investigación clínica, estimado en unos 500.000 dólares, sería mucho menor también”, apuntó Freitas-Junior.

El investigador recordó que la chikunguña provoca una enfermedad grave no sólo por el episodio agudo en sí sino por las secuelas que puede dejar, tales como dolores articulares que durante meses o años pueden incapacitar a las personas infectadas.

“El sofosbuvir es un elemento concreto que puede convertirse en una herramienta poderosa para luchar contra este virus. Los resultados de nuestra investigación posibilitan que las instituciones eventualmente interesadas inicien los ensayos clínicos”, afirmó Freitas-Junior.

Este hallazgo es importante también para la salud pública ya que los investigadores apuntan que está prevista una epidemia del virus para los próximos dos años en Brasil, país que sufrió este año un repunte de los casos de fiebre amarilla, una enfermedad que también puede ser combatida con este fármaco, según un estudio que los mismos investigadores publicarán próximamente.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.